Viernes 1 - Durante el año

CANTOS PARA HOY...

LECCIONARIO

Lectura * Año I

Esfórcémonos por entrar en ese reposo.
Lectura de la carta a los Hebreos
Podemos elegir entre estas Biblias...

1 Temamos, entonces, mientras permanece en vigor la promesa de entrar en el Reposo de Dios, no sea que alguno de ustedes se vea excluido. 2 Porque también nosotros, como ellos, hemos recibido una buena noticia; pero la Palabra que ellos oyeron no les sirvió de nada, porque no se unieron por la fe a aquellos que la aceptaron. 3 Nosotros, en cambio, los que hemos creído, vamos hacia aquel Reposo del cual se dijo: “Entonces juré en mi indignación: ‘Jamás entrarán en mi Reposo.’”

3 En realidad, las obras de Dios estaban concluidas desde la creación del mundo, 4 ya que en cierto pasaje se dice acerca del séptimo día de la creación: Y Dios descansó de todas sus obras en el séptimo día; 5 y en este, a su vez, se dice: Jamás entrarán en mi Reposo. 6 Ahora bien, sabemos que la entrada a ese Reposo está reservada a algunos, y que los primeros que recibieron la buena noticia no entraron en él, a causa de su desobediencia. 7 Por eso, Dios nuevamente fija un día - un hoy - cuando muchos años después, dice por boca de David las palabras ya citadas: “Si hoy escuchan su voz, no endurezcan su corazón.”

8 Porque si Josué hubiera introducido a los israelitas en ese Reposo, Dios no habría hablado después acerca de otro día. 9 Queda, por lo tanto, reservado un Reposo, el del séptimo día, para el Pueblo de Dios. 10 Y aquel que entra en el Reposo de Dios descansa de sus trabajos, como Dios descansó de los suyos. 11 Esforcémonos, entonces, por entrar en ese Reposo, a fin de que nadie caiga imitando aquel ejemplo de desobediencia.

12 Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Ninguna cosa creada escapa a su vista, sino que todo está desnudo y descubierto a los ojos de aquel a quien debemos rendir cuentas.

14 Y ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. 15 Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario, él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. 16 Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.

1 Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados. 2 Él puede mostrarse indulgente con los que pecan por ignorancia y con los descarriados, porque él mismo está sujeto a la debilidad humana. 3 Por eso debe ofrecer sacrificios, no solamente por los pecados del pueblo, sino también por sus propios pecados. 4 Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios como lo fue Aarón.

5 Por eso, Cristo no se atribuyó a sí mismo la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: “Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy”.

6 Como también dice en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”.

7 Él dirigió durante su vida terrena súplicas y plegarias, con fuertes gritos y lágrimas, a aquel que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su humilde sumisión. 8 Y, aunque era Hijo de Dios, aprendió por medio de sus propios sufrimientos qué significa obedecer. 9 De este modo, él alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, 10 porque Dios lo proclamó Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec.

11 Sobre esto tendríamos que decir muchas cosas, pero es difícil explicárselas, porque ustedes son lentos para comprender.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año I [3]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. 1: ¡No olvidemos las proezas del Señor!
Ant. 2: Recordemos las acciones del Señor.

3Lo que hemos oído y aprendido,
lo que nos contaron nuestros padres,
4bclo narraremos a la próxima generación:
son las glorias del Señor y su poder,

Ant.: ¡No olvidemos las proezas del Señor!

5El Señor dio una norma a Jacob,
estableció una ley en Israel,
y ordenó a nuestros padres
enseñar estas cosas a sus hijos.

Ant.: ¡No olvidemos las proezas del Señor!

6Así las aprenderán las generaciones futuras
y los hijos que nacerán después;
y podrán contarlas a sus propios hijos,
7para que pongan su confianza en Dios,
para que no se olviden de sus proezas
y observen sus mandamientos.

Ant.: ¡No olvidemos las proezas del Señor!

8Así no serán como sus padres,
una raza obstinada y rebelde,
una raza de corazón inconstante
y de espíritu infiel a Dios.

Ant.: ¡No olvidemos las proezas del Señor!
***
Ant. ¡No olvidemos las proezas del Señor!

Lectura * Año II

Ustedes clamarán a causa del rey, pero el Señor no les responderá.
Lectura del Primer libro de Samuel
Podemos elegir entre estas Biblias...

4 Entonces se reunieron todos los ancianos de Israel y acudieron a Samuel en Ramá. 5 "Tú ya eres viejo, le dijeron, y tus hijos no siguen tus pasos. Ahora danos un rey para que nos gobierne, como lo tienen todas las naciones". 6 A Samuel le disgustó que le dijeran: "Danos un rey para que nos gobierne" , y oró al Señor.

7 El Señor dijo a Samuel: "Escucha al pueblo en todo lo que ellos digan, porque no es a ti a quien rechazan: me rechazan a mí, para que no reine más sobre ellos.

10 Samuel comunicó todas las palabras del Señor al pueblo que le pedía un rey, 11 diciendo: "Este será el derecho del rey que reinará sobre ustedes. Él tomará a los hijos de ustedes, los destinará a sus carros de guerra y a su caballería, y ellos correrán delante de su carro. 12 Los empleará como jefes de mil y de cincuenta hombres, y les hará cultivar sus campos, recoger sus cosechas, y fabricar sus armas de guerra y los arneses de sus carros. 13 Tomará a las hijas de ustedes como perfumistas, cocineras y panaderas. 14 Les quitará a ustedes los mejores campos, viñedos y olivares, para dárselos a sus servidores. 15 Exigirá el diezmo de los sembrados y las viñas, para entregarlo a sus eunucos y a sus servidores. 16 Les quitará sus mejores esclavos, sus bueyes y sus asnos, para emplearlos en sus propios trabajos. 17 Exigirá el diezmo de los rebaños, y ustedes mismos serán sus esclavos. 18 Entonces, ustedes clamarán a causa del rey que se han elegido, pero aquel día el Señor no les responderá".

19 El pueblo se negó a escuchar la voz de Samuel, e insistió: "¡No! Habrá un rey sobre nosotros, 20 y así seremos como todas las naciones. Nuestro rey nos juzgará, saldrá al frente de nosotros y combatirá en nuestros combates". 21 Samuel escuchó todas las palabras del pueblo y las repitió en presencia del Señor. 22 El Señor dijo a Samuel: "Escúchalos y dales un rey" . Entonces Samuel dijo a los hombres de Israel: "Vuelvan cada uno a su ciudad".

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año II [5]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. 1: ¡Cantaré eternamente tu misericordia, Señor!
Ant. 2: ¡Cantaré eternamente tus misericordias, Señor!

16¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte!
Ellos caminarán a la luz de tu rostro;
17se alegrarán sin cesar en tu Nombre,
serán exaltados a causa de tu justicia.

Ant.: ¡Cantaré eternamente tu misericordia, Señor!

18Porque tú eres su gloria y su fuerza;
con tu favor, acrecientas nuestro poder.
19Sí, el Señor es nuestro escudo,
el Santo de Israel es realmente nuestro rey.

Ant.: ¡Cantaré eternamente tu misericordia, Señor!
***
Ant. ¡Cantaré eternamente tu misericordia, Señor!

ALELUIA

I. Del Leccionario:

Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros
y Dios ha visitado a su pueblo.

II. De la Biblia:
Podemos elegir entre estas Biblias...
16 Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo».

+ EVANGELIO

El Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados.
+ Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Marcos
R. ¡Gloria a Ti, Señor!
Podemos elegir entre estas Biblias...

1 Unos días después, Jesús volvió a Cafarnaún y se difundió la noticia de que estaba en la casa. 2 Se reunió tanta gente, que no había más lugar ni siquiera delante de la puerta, y él les anunciaba la Palabra. 3 Le trajeron entonces a un paralítico, llevándolo entre cuatro hombres. 4 Y como no podían acercarlo a él, a causa de la multitud, levantaron el techo sobre el lugar donde Jesús estaba, y haciendo un agujero descolgaron la camilla con el paralítico. 5 Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados».

6 Unos escribas que estaban sentados allí pensaban en su interior: 7 «¿Qué está diciendo este hombre? ¡Está blasfemando! ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?» 8 Jesús, advirtiendo en seguida que pensaban así, les dijo: «¿Qué están pensando? 9 ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: 'Tus pecados te son perdonados', o 'Levántate, toma tu camilla y camina'? 10 Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados 11 -dijo al paralítico- yo te lo mando, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa». 12 El se levantó en seguida, tomó su camilla y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada y glorificaba a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto nada igual».

Palabra del Señor.

R. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!