Martes 9 - Durante el año

CANTOS PARA HOY...

LECCIONARIO

Lectura * Año I

Me quedé completamente ciego.
Lectura del libro de Tobías
Podemos elegir entre estas Biblias...

9 Aquella misma noche, después de bañarme, salí al patio y me acosté a dormir junto a la pared, con la cara descubierta a causa del calor. 10 Yo no sabía que arriba, en la pared, había unos gorriones; de pronto, su estiércol caliente cayó sobre mis ojos, produciéndome unas manchas blancas. Me hice atender por los médicos, pero cuantos más remedios me aplicaban, menos veía a causa de las manchas, hasta que me quedé completamente ciego. Así estuve cuatro años privado de la vista, y todos mis parientes estaban afligidos. Ajicar me proveyó de lo necesario durante dos años, hasta que partió para Elimaida.

11 Desde ese momento, mi esposa Ana empezó a trabajar en labores femeninas: hilaba lana, 12 enviaba el tejido a sus clientes y recibía el pago correspondiente. Una vez, el siete del mes de Distros, terminó un tejido y lo entregó a sus clientes. Estos le pagaron lo que correspondía y, además, le regalaron un cabrito para comer. 13 Cuando entró en mi casa, el cabrito comenzó a balar. Yo llamé a mi mujer y le pregunté: “¿De dónde salió este cabrito? ¿No habrá sido robado? Devuélvelo a sus dueños, porque no podemos comer nada robado”. 14 Ella me respondió: “¡Pero si es un regalo que me han hecho, además del pago!”. Yo no le creí e insistía en que lo devolviera a sus dueños, llegando a enojarme con ella por este asunto. Entonces ella me replicó: “¿Para qué te sirvieron tus limosnas y tus obras de justicia? ¡Ahora se ve bien claro!”.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año I [4]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : El corazón del justo confía en el Señor.

1¡Aleluya!
Alef
Feliz el hombre que teme al Señor
Bet
y se complace en sus mandamientos.
2Guímel
Su descendencia será fuerte en la tierra:
Dálet
la posteridad de los justos es bendecida.

Ant.: El corazón del justo confía en el Señor.

7Mem
No tendrá que temer malas noticias:
Nun
su corazón está firme, confiado en el Señor.
8Sámec
Su ánimo está seguro, y no temerá,
Ain
hasta que vea la derrota de sus enemigos.

Ant.: El corazón del justo confía en el Señor.

9Pe
Él da abundantemente a los pobres:
Sade
su generosidad permanecerá para siempre,
Cof
y alzará su frente con dignidad.

Ant.: El corazón del justo confía en el Señor.
***
Ant. El corazón del justo confía en el Señor.

Lectura * Año II

Esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva.
Podemos elegir entre estas Biblias...

11 Ya que todas las cosas se desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes, 12 esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego. 13 Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia.

14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche. 15 Tengan en cuenta que la paciencia del Señor es para nuestra salvación, como les ha escrito nuestro hermano Pablo, conforme a la sabiduría que le ha sido dada,

17 Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza. 18 Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria, ahora y en la eternidad!

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año II [6]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!

2Antes que fueran engendradas las montañas,
antes que nacieran la tierra y el mundo,
desde siempre y para siempre, tú eres Dios.

Ant.: ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!

3Tú haces que los hombres vuelvan al polvo,
con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”.
4Porque mil años son ante tus ojos
como el día de ayer, que ya pasó,
como una vigilia de la noche.

Ant.: ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!

9Nuestros días transcurren
bajo el peso de tu enojo,
y nuestros años se acaban como un suspiro.
10Nuestra vida dura apenas setenta años,
y ochenta, si tenemos más vigor:
en su mayor parte son fatiga y miseria,
porque pasan pronto, y nosotros nos vamos.

Ant.: ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!

14Sácianos en seguida con tu amor,
y cantaremos felices toda nuestra vida.
16Que tu obra se manifieste a tus servidores,
y que tu esplendor esté sobre tus hijos.

Ant.: ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!
***
Ant. ¡Tú eres nuestro refugio, Señor!

ALELUIA

I. Del Leccionario:

El Padre de nuestro Señor Jesucristo,
ilumine nuestros corazones,
para que podamos valorar la esperanza
a la que hemos sido llamados.

II. De la Biblia:
Podemos elegir entre estas Biblias...

17 Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un espíritu de sabiduría y de revelación que les permita conocerlo verdaderamente. 18 Que él ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos,

+ EVANGELIO

Den al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.
+ Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Marcos
R. ¡Gloria a Ti, Señor!
Podemos elegir entre estas Biblias...

13 Le enviaron después a unos fariseos y herodianos para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones. 14 Ellos fueron y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarla o no?». 15 Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: «¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario». 16 Cuando se lo mostraron, preguntó: «¿De quién es esta figura y esta inscripción?». Respondieron: «Del César». 17 Entonces Jesús les dijo: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios». Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta.

Palabra del Señor.

R. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!