Martes 3 - Durante el año

CANTOS PARA HOY...

LECCIONARIO

Lectura * Año I

Aquí estoy para hacer tu voluntad.
Lectura de la carta a los Hebreos
Podemos elegir entre estas Biblias...

1 La Ley, en efecto - al no tener más que la sombra de los bienes futuros y no la misma realidad de las cosas - con los sacrificios repetidos año tras año en forma ininterrumpida, es incapaz de perfeccionar a aquellos que se acercan a Dios. 2 De lo contrario, no se hubieran ofrecido más esos sacrificios, porque los que participan de ellos, al quedar purificados una vez para siempre, ya no tendrían conciencia de ningún pecado. 3 En cambio, estos sacrificios renuevan cada año el recuerdo del pecado, 4 porque es imposible que la sangre de toros y chivos quite los pecados. 5 Por eso, Cristo, al entrar en el mundo, dijo: “Tú no has querido sacrificio ni oblación; en cambio, me has dado un cuerpo. 6 No has mirado con agrado los holocaustos ni los sacrificios expiatorios. 7 Entonces dije: ‘Aquí estoy, yo vengo -como está escrito de mí en el libro de la Ley- para hacer, Dios, tu voluntad’”.

8 Él comienza diciendo: “Tú no has querido ni has mirado con agrado los sacrificios, los holocaustos, ni los sacrificios expiatorios, a pesar de que están prescritos por la Ley”. 9 Y luego añade: “Aquí estoy, yo vengo para hacer tu voluntad.” Así declara abolido el primer régimen para establecer el segundo. 10 Y en virtud de esta voluntad quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una vez para siempre.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año I [9]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

2Esperé confiadamente en el Señor:
él se inclinó hacia mí
y escuchó mi clamor.
4Puso en mi boca un canto nuevo,
un himno a nuestro Dios.

Ant.: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

7Tú no quisiste víctima ni oblación;
pero me diste un oído atento;
no pediste holocaustos ni sacrificios,
8entonces dije: “Aquí estoy.

Ant.: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

9En el libro de la Ley está escrito
lo que tengo que hacer:
yo amo, Dios mío, tu voluntad,
y tu ley está en mi corazón”.

Ant.: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

10Proclamé gozosamente tu justicia
en la gran asamblea;
no, no mantuve cerrados mis labios,
tú lo sabes, Señor.

Ant.: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

11No escondí tu justicia dentro de mí,
proclamé tu fidelidad y tu salvación,
y no oculté a la gran asamblea
tu amor y tu fidelidad.

Ant.: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!
***
Ant. ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

Lectura * Año II

David y todo Israel llevaban el Arca en medio de una gran alegría.
Lectura del Segundo libro de Samuel
Podemos elegir entre estas Biblias...
11 El Arca del Señor permaneció tres meses en la casa de Obededóm de Gat, y el Señor bendijo a Obededóm y a toda su familia.

12 Cuando informaron a David: “El Señor ha bendecido a la familia de Obededóm y todos sus bienes a causa del Arca de Dios”, David partió e hizo subir el Arca de Dios desde la casa de Obededóm a la Ciudad de David, con gran alegría. 13 Los que transportaban el Arca del Señor avanzaron seis pasos, y él sacrificó un buey y un ternero cebado. 14 David, que sólo llevaba ceñido un efod de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor. 15 Así, David y toda la casa de Israel subieron el Arca del Señor en medio de aclamaciones y al sonido de trompetas.

17 Luego introdujeron el Arca del Señor y la instalaron en su sitio, en medio de la carpa que David había levantado para ella, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión delante del Señor. 18 Cuando David terminó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de comunión, bendijo al pueblo en nombre del Señor de los ejércitos. 19 Después repartió a todo el pueblo, a toda la multitud de Israel, hombres y mujeres, una hogaza de pan, un pastel de dátiles y uno de pasas de uva por persona. Luego todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año II [3]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : El señor es el Rey de la gloria.

7 ¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!

Ant.: El señor es el Rey de la gloria.

8 ¿Y quién es ese Rey de la gloria?
Es el Señor, el fuerte, el poderoso,
el Señor poderoso en los combates.

Ant.: El señor es el Rey de la gloria.

9 ¡Puertas, levanten sus dinteles,
levántense, puertas eternas,
para que entre el Rey de la gloria!

Ant.: El señor es el Rey de la gloria.

10 ¿Y quién es ese Rey de la gloria?
El Rey de la gloria
es el Señor de los ejércitos.

Ant.: El señor es el Rey de la gloria.
***
Ant. El señor es el Rey de la gloria.

ALELUIA

I. Del Leccionario:

Te alabao, Padre, Señor del cielo y de la Tierra
porque revleste los misterios del Reino a los pequeños.

II. De la Biblia:
Podemos elegir entre estas Biblias...

25 En aquel tiempo, Jesús dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.

+ EVANGELIO

El que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre.
+ Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Marcos
R. ¡Gloria a Ti, Señor!
Podemos elegir entre estas Biblias...

31 Entonces llegaron su madre y sus hermanos y, quedándose afuera, lo mandaron llamar. 32 La multitud estaba sentada alrededor de Jesús, y le dijeron: «Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera». 33 El les respondió: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». 34 Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de él, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. 35 Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre».

Palabra del Señor.

R. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!