Lunes 33 - Durante el año

CANTOS PARA HOY...

LECCIONARIO

Lectura * Año I

Una gran ira se descargó sobre Israel.
Lectura del Primer libro de los Macabeos
Podemos elegir entre estas Biblias...

10 De ellos surgió un vástago perverso, Antíoco Epífanes, hijo del rey Antíoco, que había estado en Roma como rehén y subió al trono el año ciento treinta y siete del Imperio griego. 11 Fue entonces cuando apareció en Israel un grupo de renegados que sedujeron a muchos, diciendo: “Hagamos una alianza con las naciones vecinas, porque desde que nos separamos de ellas, nos han sobrevenido muchos males”. 12 Esta propuesta fue bien recibida, 13 y algunos del pueblo fueron en seguida a ver al rey y este les dio autorización para seguir las costumbres de los paganos. 14 Ellos construyeron un gimnasio en Jerusalén al estilo de los paganos, 15 disimularon la marca de la circuncisión y, renegando de la santa alianza, se unieron a los paganos y se entregaron a toda clase de maldades.

41 El rey promulgó un decreto en todo su reino, ordenando que todos formaran un solo pueblo 42 y renunciaran a sus propias costumbres. Todas las naciones se sometieron a la orden del rey 43 y muchos israelitas aceptaron el culto oficial, ofrecieron sacrificios a los ídolos y profanaron el sábado. 54 El día quince del mes de Quisleu, en el año ciento cuarenta y cinco, el rey hizo erigir sobre el altar de los holocaustos la Abominación de la desolación. También construyeron altares en todos las ciudades de Judá. 55 En las puertas de las casas y en las plazas se quemaba incienso. 56 Se destruían y arrojaban al fuego los libros de la Ley que se encontraban, 57 y al que se lo descubría con un libro de la Alianza en su poder, o al que observaba los preceptos de la Ley, se lo condenaba a muerte en virtud del decreto real.

62 Sin embargo, muchos israelitas se mantuvieron firmes y tuvieron el valor de no comer alimentos impuros; 63 prefirieron la muerte antes que mancharse con esos alimentos y quebrantar la santa alianza, y por eso murieron. 64 Y una gran ira se descargó sobre Israel.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año I [14]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : ¡Dame vida, Señor, y guardaré tus mandamientos!

53Me lleno de indignación ante los pecadores,
ante los que abandonan tu ley.
61Los lazos de los malvados me rodean,
pero yo no me olvido de tu ley.

Ant.: ¡Dame vida, Señor, y guardaré tus mandamientos!

134Líbrame de la opresión de los hombres,
y cumpliré tus mandamientos.
150Se acercan a mí los que me persiguen con perfidia,
los que están alejados de tu ley.

Ant.: ¡Dame vida, Señor, y guardaré tus mandamientos!

155La salvación está lejos de los impíos,
porque no buscan tus preceptos.
158Veo a los pecadores y siento indignación,
porque no cumplen tu palabra.

Ant.: ¡Dame vida, Señor, y guardaré tus mandamientos!
***
Ant. ¡Dame vida, Señor, y guardaré tus mandamientos!

Lectura * Año II

Fíjate bien desde donde has caído y conviértete.
Lectura del libro del Apocalipsis
Podemos elegir entre estas Biblias...

1 Revelación de Jesucristo, que le fue confiada por Dios para enseñar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto. Él envió a su Ángel para transmitírsela a su servidor Juan. 2 Este atestigua que todo lo que vio es Palabra de Dios y testimonio de Jesucristo. 3 Feliz el que lea, y felices los que escuchen las palabras de esta profecía y tengan en cuenta lo que está escrito en ella, porque el tiempo está cerca.

4 Yo, Juan, escribo a las siete Iglesias de Asia. Llegue a ustedes la gracia y la paz de parte de aquel que es, que era y que viene, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, 5 y de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos, el Rey de los reyes de la tierra. Él nos amó y nos purificó de nuestros pecados, por medio de su sangre,

6 e hizo de nosotros un Reino sacerdotal para Dios, su Padre. ¡A él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén.

10 El Día del Señor fui arrebatado por el Espíritu y oí detrás de mí una voz fuerte como una trompeta, que decía: 11 «Escribe en un libro lo que ahora vas a ver, y mándalo a las siete Iglesias: a Éfeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardes, a Filadelfia y a Laodicea».

1 Escribe al Ángel de la Iglesia de Éfeso: «El que tiene en su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los siete candelabros de oro, afirma: 2 “Conozco tus obras, tus trabajos y tu constancia. Sé que no puedes tolerar a los perversos: has puesto a prueba a quienes usurpan el título de apóstoles, y comprobaste que son mentirosos. 3 Sé que tienes constancia y que has sufrido mucho por mi Nombre sin desfallecer. 4 Pero debo reprocharte que hayas dejado enfriar el amor que tenías al comienzo. 5 Fíjate bien desde dónde has caído, conviértete y observa tu conducta anterior. Si no te arrepientes, vendré hacia ti y sacaré tu candelabro de su lugar preeminente.

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial * Año II [1]

Podemos rezar con estas Biblias...o CANTAR...
Ant. : Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida.

1 ¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
2 sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche!

Ant.: Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida.

3 Él es como un árbol
plantado al borde de las aguas,
que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien.

Ant.: Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida.

4 No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.
6 porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal.

Ant.: Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida.
***
Ant. Al vencedor, le daré a comer del árbol de la vida.

ALELUIA

I. Del Leccionario:

Yo soy la Luz del mundo.
El que me sigue, tendrá la luz de la Vida,
dice el Señor.

II. De la Biblia:
Podemos elegir entre estas Biblias...

12 Jesús les dirigió una vez más la palabra, diciendo: «Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida».

+ EVANGELIO

¿Qué quieres que haga por ti? Señor, que yo vea otra vez.
+ Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Lucas
R. ¡Gloria a Ti, Señor!
Podemos elegir entre estas Biblias...

35 Cuando se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. 36 Al oír que pasaba mucha gente, preguntó qué sucedía. 37 Le respondieron que pasaba Jesús de Nazaret. 38 El ciego se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!». 39 Los que iban delante lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». 40 Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando lo tuvo a su lado, le preguntó: 41 «¿Qué quieres que haga por ti?». «Señor, que yo vea otra vez». 42 Y Jesús le dijo: «Recupera la vista, tu fe te ha salvado». 43 En el mismo momento, el ciego recuperó la vista y siguió a Jesús, glorificando a Dios. Al ver esto, todo el pueblo alababa a Dios.

Palabra del Señor.

R. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!