1 Corintios 11: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

[1 al 1]

1 Sigan mi ejemplo, así como yo sigo el ejemplo de Cristo.

LAS ASAMBLEAS LITÚRGICAS Y LOS DONES DEL ESPÍRITU

Las reuniones litúrgicas creaban no pocos problemas en la Iglesia de Corinto. Algunos no eran tan importantes, como el uso del velo por parte de las mujeres. Otros, en cambio, eran sumamente graves, como los desórdenes y abusos introducidos en la celebración de la Eucaristía. En cuanto a lo primero, Pablo prefiere no entrar en discusiones y aconseja atenerse a la costumbre (11.16). Con respecto a lo segundo, él dirige una severa advertencia a la comunidad, dejando bien en claro el carácter profundamente fraternal que debe tener la «Cena del Señor» (11.20-22).

Pablo previene también contra una falsa concepción de los «carismas» o dones especiales otorgados por Dios a los creyentes, en los que se manifiesta de manera ostensible la presencia y la acción del Espíritu en la vida de la comunidad. Los dones más espectaculares –como el «don de lenguas» (12.10)– eran muy valorados en Corinto, y esto hacía que las asambleas litúrgicas se desarrollaran en un clima de exaltación religiosa muy similar al de ciertos ritos paganos (14. 23). Por eso el Apóstol recuerda que los «carismas» no están destinados al mero provecho personal de quien los recibe. Como todos los dones de Dios, deben contribuir al «bien común» (12.7) y a la «edificación de la comunidad» (14.5). De allí que el don por excelencia sea el «amor», al que Pablo presenta como el «camino más perfecto» (12.31), incomparablemente superior a todos los carismas imaginables (13.1-3). Sin el amor, los otros «dones espirituales» (12.1) pierden su valor. Lo demás es transitorio, sólo el amor «no pasará jamás» (13.8).

El velo de las mujeres [ 2 | 16 ]

2 * Los felicito porque siempre se acuerdan de mí y guardan las tradiciones tal como yo se las he transmitido. 3 Sin embargo, quiero que sepan esto: Cristo es la cabeza del hombre; la cabeza de la mujer es el hombre y la cabeza de Cristo es Dios. 4 En consecuencia, el hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra a su cabeza; 5 y la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, exactamente como si estuviera rapada. 6 Si una mujer no se cubre con el velo, que se corte el cabello. Pero si es deshonroso para una mujer cortarse el cabello o raparse, que se ponga el velo.
7 El hombre, no debe cubrir su cabeza, porque él es la imagen y el reflejo de Dios, mientras que la mujer es el reflejo del hombre. 8 En efecto, no es el hombre el que procede de la mujer, sino la mujer del hombre; 9 ni fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. 10 * Por esta razón, la mujer debe tener sobre su cabeza un signo de sujeción, por respeto a los ángeles. 11 Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer. 12 Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios.
13 * Juzguen por ustedes mismos: ¿Les parece conveniente que la mujer ore con la cabeza descubierta? 14 ¿Acaso la misma naturaleza no nos enseña que es una vergüenza para el hombre dejarse el cabello largo, 15 mientras que para la mujer es una gloria llevarlo así? Porque la cabellera le ha sido dada a manera de velo. 16 Por lo demás, si alguien es amigo de discusiones, le advertimos que entre nosotros se acostumbra usar el velo y también en las Iglesias de Dios.

Abusos en las celebraciones eucarísticas [ 17 | 22 ]

17 Y ya que les hago esta advertencia, no puedo felicitarlos por sus reuniones, que en lugar de beneficiarlos, los perjudican. 18 Ante todo, porque he oído decir que cuando celebran sus asambleas, hay divisiones entre ustedes, y en parte lo creo. 19 Sin embargo, es preciso que se formen partidos entre ustedes, para que se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud. 20 Cuando se reúnen, lo que menos hacen es comer la Cena del Señor, 21 porque apenas se sientan a la mesa, cada uno se apresura a comer su propia comida, y mientras uno pasa hambre, el otro se pone ebrio. 22 ¿Acaso no tienen sus casas para comer y beber? ¿O tan poco aprecio tienen a la Iglesia de Dios, que quieren hacer pasar vergüenza a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Los voy a alabar? En esto, no puedo alabarlos.

La Cena del Señor [ 23 | 27 ]

23 * Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, 24 dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía». 26 Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva. 27 Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor.

Condiciones para celebrar la Eucaristía [ 28 | 34 ]

28 Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; 29 porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. 30 Por eso, entre ustedes hay muchos enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto. 31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos condenados. 32 Pero el Señor nos juzga y nos corrige para que no seamos condenados con el mundo. 33 Así, hermanos, cuando se reúnan para participar de la Cena, espérense unos a otros. 34 * Y si alguien tiene hambre, que coma en su casa, para que sus asambleas no sean motivo de condenación. Lo demás lo arreglaré cuando vaya.
11 2

Las «tradiciones» son la enseñanza y la fe que los corintios recibieron al convertirse. Ver 15. 1-8; 2 Tes. 2. 15.

10

Se trata de los «ángeles» que, según las ideas judías, presidían la asamblea cultual.

13-16

El mismo Apóstol percibe la debilidad de su argumentación y concluye la discusión autoritariamente, apelando a la práctica de las Iglesias de Judea.

23-25

Ver Éx. 24. 4-8; Mt. 26. 26-29; Mc. 14. 22-25; Lc. 22. 14-20; 1 Cor. 10. 16-17. Este es el testimonio más antiguo referente a la Cena del Señor.

34

No se ve claro si el Apóstol corrige los abusos de los corintios, o bien, reprueba la misma comida que precedía a la celebración de la Eucaristía.