Mateo 4: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Las tentaciones de Jesús en el desierto [ 1 | 11 ]

|| Mc. 1. 12-13; Lc. 4. 1-13

1 * Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el demonio.

2 [bj] Heb. 2. 18; 4. 5; Sal. 69. 10; Éx. 34. 28; 24. 18; Deut. 9. 9; 1 Rey. 19. 8

2 Después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, sintió hambre.

3 [bj] Jb. 2. 1-7

3 Y el tentador, acercándose, le dijo: “Si tú eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes”.

4 [bj] <Deut. 8. 3; Sab. 16. 26

4 * Jesús le respondió:
4 “Está escrito:
El hombre no vive solamente de pan,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

5 [bj] Mt. 27. 53; Dn. 3. 28 [bla] Is. 52. 1

5 * Luego el demonio llevó a Jesús a la Ciudad santa y lo puso en la parte más alta del Templo,

6 [bj] <Sal. 91. 11-12 [bla] Mt. 27. 40

6 * diciéndole: “Si tú eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito:
Dios dará órdenes a sus ángeles,
y ellos te llevarán en sus manos
para que tu pie no tropiece con ninguna piedra».

7 [bj] <Deut. 6. 16 [bla] 1 Cor. 10. 9 [bti] Éx. 17. 2-7; Núm. 14. 22; Sal. 78. 18

7 * Jesús le respondió:
7 “También está escrito:
No tentarás al Señor, tu Dios”.

8 [bj] Apoc. 21. 10; Deut. 34. 1-4

8 El demonio lo llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor,

9 [bnp] Dn. 3. 5. 10. 15 [bla] Mt. 2. 11; 18. 26; 1 Cor. 14. 25; Apoc. 4. 10; 22. 8-9

9 y le dijo: “Te daré todo esto, si te postras para adorarme”.

10 [bj] 16. 23-28; <Deut. 6. 13

10 * Jesús le respondió:
10 “Retírate, Satanás, porque está escrito:
Adorarás al Señor, tu Dios,
y a él solo rendirás culto”.

11 [bj] 1 Rey. 19. 5-8; Mt. 26. 53; Sal. 91. 11

11 Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se acercaron para servirlo.

El comienzo de la predicación de Jesús [ 12 | 17 ]

|| Mc. 1. 14-15; Lc. 4. 14-15

12 [bj] Jn. 4. 1-3. 43. 45

12 Cuando Jesús se enteró de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea.

13 [bj] Mt. 13. 53s

13 Y, dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, a orillas del lago, en los confines de Zabulón y Neftalí, 14 para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías:

15 [bj] <Is. 8. 23-9. 1; 1 Mac. 5. 15; Jn. 7. 52

15 * ¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí,
camino del mar, país de la Transjordania,
Galilea de las naciones!

16 [bj] Lc. 1. 79s; Jn. 8. 12; Rom. 2. 19 [bti] Jn. 1. 5; Hech. 26. 18; Rom. 13. 12; 1 Ped. 2. 9

16 El pueblo que se hallaba en tinieblas
vio una gran luz;
sobre los que vivían en las oscuras regiones de la muerte,
se levantó una luz.

17 [bj] Dn. 7. 14 [bti] Mt. 3. 2 [nba2] Mc. 1. 14-15

17 A partir de ese momento, Jesús comenzó a proclamar: “Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca”.

Los primeros discípulos [ 18 | 22 ]

|| Mc. 1. 16-20; Lc. 5. 1-11

18 [bj] Jn. 1. 35-42; Mt. 10. 2

18 Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores.

19 [bj] Jn. 21. 3; 2 Rey. 6. 19; Ez. 47. 10; Mt. 8. 19-22; 13. 47-50; 19. 27

19 Entonces les dijo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”. 20 Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron.

21 [bla] Mt. 13. 47

21 Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. 22 Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron.

La actividad de Jesús en Galilea [ 23 | 25 ]

|| 9. 35; Lc. 4. 44; Mc. 1. 39; 3. 7-8; Lc. 6. 17-18

23 [bj] ||Mc. 1. 39; 3. 7-8; Lc. 4. 14-15. 44; 6. 17-18; =Mt. 9. 35; Is. 35. 5 [blpd] Lc. 4. 16-21 [bla] Mt. 12. 15; 14. 35; Mc. 3. 7-8; 6. 54

23 * Jesús recorría toda la Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente.

24 [bla] Mc. 6. 55

24 Su fama se extendió por toda la Siria, y le llevaban a todos los enfermos, afligidos por diversas enfermedades y sufrimientos: endemoniados, epilépticos y paralíticos, y él los curaba.

25 [bla] Mc. 3. 7-8 [bti] Mt. 8. 1; 12. 15; Lc. 6. 17

25 * Lo seguían grandes multitudes que llegaban de Galilea, de la Decápolis, de Jerusalén, de Judea y de la Transjordania.
4 1

En la Biblia, el «desierto» es con frecuencia el lugar de prueba, y se lo imaginaba poblado de animales salvajes. Ver Mc. 1. 12-13

1. Mc. 1. 12-13:

12 En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, 13 donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían.
4

Deut. 8. 3

1. Deut. 8. 3:

3 Te afligió y te hizo sentir hambre, pero te dio a comer el maná, ese alimento que ni tú ni tus padres conocían, para enseñarte que el hombre no vive solamente de pan, sino de todo lo que sale de la boca del Señor.
5

«La parte más alta del Templo»: probablemente se trata de la cornisa de uno de los grandes pórticos por los que se accedía a la explanada del Templo.

6

Sal. 91. 11-12

1. Sal. 91. 11-12:

11 porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos.

12 Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra;
15-16

Is. 8. 23b-9. 1. Los cinco nombres geográficos que cita el profeta Isaías, señalan las regiones del norte de Galilea y de la Transjordania que fueron conquistadas por los asirios en el año 734 a. C.

1. Is. 8. 23b-9. 1:

23b En un primer tiempo, el Señor humilló al país de Zabulón y al país de Neftalí, pero en el futuro llenará de gloria la ruta del mar, el otro lado del Jordán, el distrito de los paganos.

1 El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz; sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz.
23

Las «sinagogas» son los edificios donde los judíos se reúnen para leer y explicar la Palabra de Dios. Ver Lc. 4. 16-21

1. Lc. 4. 16-21:

16 Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. 17 Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos 19 y proclamar un año de gracia del Señor.

20 Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él. 21 Entonces comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír».
25

La «Decápolis» –palabra de origen griego que significa «diez ciudades»– era una confederación de ciudades independientes, la mayoría de las cuales estaban situadas al este del Jordán.