Mateo 1: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

EL EVANGELIO DE LA INFANCIA DE JESÚS

Ya en el Evangelio de la infancia, Mateo nos anticipa quién es Jesús de Nazaret. Su “genealogía” se ha ido gestando a lo largo de toda la historia de Israel, que en él llega a su plenitud. Como “hijo de David”, él es el Mesías anunciado por los Profetas y esperado por el Pueblo judío. Como “hijo de Abraham”, es fuente de bendición para todos los hombres. Pero él es mucho más todavía: es “Dios con nosotros” (1. 23). María lo concibió en su seno por obra del Espíritu Santo, y José, al darle el nombre de “Jesús” (1. 25), asumió sobre él la función paterna y lo incorporó legalmente a su linaje davídico.

Todos los relatos de la infancia tienen un estilo literario propio del Antiguo Testamento, en el que abundan las apariciones, los sueños y las repetidas intervenciones del “Ángel del Señor”. De esa manera, se quiere destacar la trascendencia de los acontecimientos narrados. Por eso, mucho más importante que el aspecto anecdótico es el sentido religioso de aquellos relatos. Así, por ejemplo, la adoración de los “magos”, que representan a los pueblos paganos, significa que la Salvación no está reservada exclusivamente al Pueblo elegido, sino que es para todas las naciones. Asimismo, por su huida a Egipto y su vuelta a la Tierra prometida, Jesús aparece como otro Moisés, que se pone al frente de su Pueblo y lo conduce al Reino de Dios.

Genealogía de Jesús [ 1 | 17 ] *

|| Lc. 3. 23-38

1 [bj] Gn. 2. 4a; Gn. 5. 1; Is. 11. 1; Gn. 12; Mt. 9. 27; Gál. 3. 16 [bjl] Deut. 25. 5; 2 Sam. 7. 12-15 [ncbsj] Jn. 20. 30; Rom. 4. 11; Gál. 3. 7-9 [cbl] Gn. 2. 4a; Gn. 5. 1

1 * Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham:

2 [bj] Gn. 22. 18; Gn. 25. 26; Gn. 29. 35; 1 Crón. 1. 34-35

2 Abraham fue padre de Isaac; Isaac, padre de Jacob; Jacob, padre de Judá y de sus hermanos.

3 [bj] Gn. 38. 27-30; 1 Crón. 2. 1-5; Heb. 7. 14; 1 Crón. 2. 9-12

3 Judá fue padre de Fares y de Zará,
y la madre de estos fue Tamar.
Fares fue padre de Esrón;
Esrón, padre de Arám;
4 Arám, padre de Aminadab;
Aminadab, padre de Naasón;
Naasón, padre de Salmón.

5 [bj] Jos. 2. 1; Rt. 4. 12-22

5 Salmón fue padre de Booz,
y la madre de este fue Rahab.
Booz fue padre de Obed,
y la madre de este fue Rut.
Obed fue padre de Jesé;

6 [bj] 1 Sam. 17. 12; 2 Sam. 12. 24; 1 Crón. 2. 15; 1 Crón. 3. 5

6 Jesé, padre del rey David.
David fue padre de Salomón,
y la madre de este fue la que había sido mujer de Urías.

7 [bj] 1 Crón. 3. 10-16

7 Salomón fue padre de Roboám;
Roboám, padre de Abías;
Abías, padre de Asaf;
8 Asaf, padre de Josafat;
Josafat, padre de Jorám;
Jorám, padre de Ozías.
9 Ozías fue padre de Joatám;
Joatám, padre de Acaz;
Acaz, padre de Ezequías;

10 [bti] 2 Rey. 21. 18-25

10 Ezequías, padre de Manasés.
Manasés fue padre de Amós;
Amós, padre de Josías;

11 [bj] 2 Rey. 24. 14-16 [ncbsj] Jer. 27. 20

11 Josías, padre de Jeconías y de sus hermanos,
durante el destierro en Babilonia.

12 [bj] Esd. 3. 2

12 Después del destierro en Babilonia:
Jeconías fue padre de Salatiel;
Salatiel, padre de Zorobabel;
13 Zorobabel, padre de Abiud;
Abiud, padre de Eliacím;
Eliacím, padre de Azor.
14 Azor fue padre de Sadoc;
Sadoc, padre de Aquím;
Aquím, padre de Eliud;
15 Eliud, padre de Eleazar;
Eleazar, padre de Matán;
Matán, padre de Jacob.

16 [bj] Lc. 1. 27; Mt. 27. 17 [bjl] Éx. 30. 22; Jn. 1. 41

16 * Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo. 17 El total de las generaciones es, por lo tanto: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta el destierro en Babilonia, catorce generaciones; desde el destierro en Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones.

La concepción virginal y el nacimiento de Jesús [ 18 | 25 ]

|| Lc. 2. 1-7

18 [bjl] Lc. 1. 26-27; Lc. 2. 5 [bnp] Lc. 1. 27-35

18 * Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.

19 [ncbsj] Deut. 22. 20-21

19 José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.

20 [bj] Gn. 16. 7; Jn. 5; Hech. 7. 38; Lc. 1. 35

20 Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo.

21 [bj] Lc. 1. 31; Sal. 130. 8; Ecli. 46. 1; Hech. 3. 16; Hech. 4. 12

21 * Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados”.
22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta:

23 [bj] 🡔Is. 7. 14; Is. 8. 8. 10

23 * ‘La Virgen concebirá
y dará a luz un hijo a quien pondrán
el nombre de Emanuel,
que traducido significa: «Dios con nosotros»’.
24 Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa,

25 [bj] 2 Sam. 6. 23; Lc. 2. 7

25 y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.
1

1 La finalidad de esta genealogía es demostrar que en Jesús se cumple la promesa hecha por Dios a Abraham, y que él es el Mesías, descendiente de David. Ver nota 1. 16.

La genealogía de Mateo llega solamente hasta Abraham, padre del Pueblo judío, y va de padres a hijos, mientras que la de Lucas es más universal –ya que se remonta hasta Adán, cabeza de toda la humanidad– y va de hijos a padres. El cómputo de tres series de catorce generaciones está fundado sobre la cifra 7, que tiene un carácter simbólico.

1

“Hijo de David”: este es el título por excelencia que los judíos daban al futuro Mesías, de quien se esperaba la restauración del reino de David. Por eso la Iglesia primitiva aplicó este título a Cristo. Ver 9. 27; 12. 23; 20. 30-31; 21. 9; 22. 41-45; Lc. 1. 32; Jn. 7. 42; Rom. 1. 3; 2 Tim. 2. 8; Apoc. 5. 5; 22. 16;

1. 9. 27:

27 Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: “Ten piedad de nosotros, Hijo de David”.

2. 12. 23:

23 La multitud, asombrada, decía: “¿No será este el Hijo de David?”.

3. 20. 30-31:

30 Había dos ciegos sentados al borde del camino y, al enterarse de que pasaba Jesús, comenzaron a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de nosotros!”. 31 La multitud los reprendía para que se callaran, pero ellos gritaban más: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de nosotros!”.

4. 21. 9:

9 La multitud que iba delante de Jesús y la que lo seguía gritaba: «¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas!».

5. 22. 41-45:

41 Mientras los fariseos estaban reunidos, Jesús les hizo esta pregunta: 42 "¿Qué piensan acerca del Mesías? ¿De quién es hijo?". Ellos le respondieron: "De David". 43 Jesús les dijo: "¿Por qué entonces, David, movido por el Espíritu, lo llama "Señor", cuando dice:

44 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies?

45 Si David lo llama "Señor", ¿cómo puede ser hijo suyo?".

6. Lc. 1. 32:

32 él será grande y se lo llamará Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,

7. Jn. 7. 42:

42 ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?».

8. Rom. 1. 3:

3 acerca de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, nacido de la estirpe de David según la carne,

9. 2 Tim. 2. 8:

8 Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico,

10. Apoc. 5. 5:

5 Pero uno de los Ancianos me dijo: «No llores: ha triunfado el León de la tribu de Judá, el Retoño de David, y él abrirá el libro y sus siete sellos».

11. 22. 16:

16 Yo, Jesús, he enviado a mi mensajero para dar testimonio de estas cosas a las Iglesias. Yo soy el Retoño de David y su descendencia, la Estrella radiante de la mañana.
16

“Cristo” significa “Ungido”, o sea, “consagrado por la unción”, y es la traducción griega de la palabra hebrea “Mesías”.

18

Los prometidos no cohabitaban, pero el vínculo que los unía era tan estrecho que se los llamaba con el nombre de “esposo” y “esposa”, y para romper ese vínculo era necesaria un acta de divorcio (Deut. 22. 23-24). El matrimonio se hacía efectivo el día en que la prometida era conducida con una gran ceremonia a la casa del esposo. Ver nota 25. 1.

1. Deut. 22. 23-24:

23 Si una joven virgen está comprometida con un hombre, y otro la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella, 24 se hará salir a los dos a la puerta de esa ciudad y los matarán a pedradas: a la joven por no haber pedido auxilio, a pesar de que estaba en la ciudad; y al hombre por haber violado a la mujer de su prójimo. Así harás desaparecer el mal de entre ustedes.
23

Is. 7. 14.

1. Is. 7. 14:

14 Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel.