Salmo 98 (97): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Las ideas que desarrolla este “Himno a la realeza del Señor” (Sal. 47; 93; 96 - 97; 99) son muy afines con las del Salmo 96, y su fuente de inspiración es también Is. 40 - 66.

INVITACIÓN A PROCLAMAR LA REALEZA DEL SEÑOR

1 [bj] =Sal. 96. 1; Is. 52. 10; Is. 59. 16; Is. 63. 5 [bc] Is. 42. 10; Sal. 149. 1; Sal. 4. 4; Sal. 33. 3; Éx. 15. 6. 21; Sal. 18. 36; Sal. 21. 9; Sal. 89. 11. 14; Is. 12. 5; Jer. 20. 13; Sal. 9. 12; Sal. 30. 5; Sal. 68. 5. 33 [bnp] Apoc. 5. 9; Apoc. 14. 3; Is. 40. 10

1 * Salmo.
Canten al Señor un canto nuevo,
porque él hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria.

2 [bj] Sal. 96. 2 [bnp] Is. 52. 10

2 El Señor manifestó su victoria,
reveló su justicia a los ojos de las naciones:
3 se acordó de su amor y su fidelidad
en favor del pueblo de Israel.
Los confines de la tierra han contemplado
el triunfo de nuestro Dios.

4 [bj] Sal. 96. 1; Is. 52. 9 [bnp] Sal. 150 [bc] Sal. 100. 1-2

4 Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos.
5 Canten al Señor con el arpa
y al son de instrumentos musicales;

6 [bj] Sal. 47. 6; Éx. 19. 16

6 con clarines y sonidos de trompeta
aclamen al Señor, que es Rey.

7 [bj] =Sal. 96. 11 [bnp] Is. 44. 23; Is. 55. 12

7 * Resuene el mar y todo lo que hay en él,
el mundo y todos sus habitantes;

8 [bj] Is. 55. 12

8 aplaudan las corrientes del océano,
griten de gozo las montañas al unísono.

9 [bj] =Sal. 96. 13; =Sal. 67. 5 [bnp] Is. 62. 11

9 * Griten de gozo delante del Señor,
porque él viene a gobernar la tierra:
él gobernará al mundo con justicia,
y a los pueblos con rectitud.
98 1

“Un canto nuevo”: ver nota 33. 3. Ver Éx. 15. 6; Is. 52. 10; 59. 16; 63. 5.

1. Éx. 15. 6:

6 Tu mano, Señor, resplandece por su fuerza, tu mano, Señor, aniquila al enemigo.

2. Is. 52. 10:

10 El Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios.

3. 59. 16:

16 Él vio que no había nadie, se sorprendió de que nadie interviniera. Entonces su brazo lo socorrió y su justicia lo sostuvo.

4. 63. 5:

5 Miré, y no había quien me socorriera; me sorprendí de que nadie me sostuviera. Entonces me socorrió mi brazo y mi furor me sostuvo.
9

Ver 50. 6; 96. 13; 97. 6.

1. 50. 6:

6 ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez!

2. 96. 13:

13 Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad.

3. 97. 6:

6 Los cielos proclaman su justicia y todos los pueblos contemplan su gloria.