Salmo 97 (96): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

La frase inicial de este “Himno a la realeza del Señor” (Sal 47; 93; 96; 98 - 99) es una solemne proclamación, que anuncia el advenimiento del Reino de Dios, inaugurado por una teofanía de la que participan todos los elementos de la naturaleza (vs.1-5). Esta manifestación del Señor como Rey signifca el triunfo definitivo de la justicia (v.6) y es un motivo de júbilo para su Pueblo (vs.8, 11). La exhortación final (v.12) parece estar dirigida a la comunidad congregada en el Templo, que actualizaba cultualmente la victoria del Señor sobre sus enemigos y el establecimiento de su Reino.

SALMO 97 (96)

LA MANIFESTACIÓN DE LA REALEZA DIVINA [ 1 | 12 ]

1 [bj] Sal. 93. 1+ [bnp] Apoc. 19. 6

1 ¡El Señor reina! Alégrese la tierra,
regocíjense las islas incontables.

2 [bj] Sal. 85. 11+

2 * Nubes y Tinieblas lo rodean,
la Justicia y el Derecho son
la base de su trono.

3 [bj] Sal. 18. 9; Sal. 50. 3 [blpd] Sal. 18. 8-16; Sal. 68. 8-11; Sal. 77. 17-19 [bnp] Apoc. 11. 5

3 * Un fuego avanza ante él
y abrasa a los enemigos a su paso;

4 [bj] Sal. 77. 19

4 sus relámpagos iluminan el mundo;
al verlo, la tierra se estremece.

5 [bj] Sal. 68. 3

5 Las montañas se derriten como cera
delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.

6 [bj] Sal. 50. 6 [blpd] Sal. 96. 13; Sal. 98. 9

6 * Los cielos proclaman su justicia
y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 [bj] Sal. 96. 5 [bnp] Is. 42. 17

7 Se avergüenzan los que sirven a los ídolos,
los que se glorían en dioses falsos;
todos los dioses se postran ante él.

8 [bj] Sal. 48. 12

8 Sión escucha y se llena de alegría,
se regocijan las ciudades de Judá,
a causa de tus juicios, Señor.

9 [bj] Sal. 83. 19 [bnp] Sal. 47. 3

9 Porque tú, Señor, eres el Altísimo:
estás por encima de toda la tierra,
mucho más alto que todos los dioses.
10 Tú amas, Señor, a los que odian el mal,
proteges la vida de tus fieles
y los libras del poder de los malvados.

11 [bj] Sal. 112. 4; Sal. 4. 7; Sal. 36. 10

11 Nace la luz para el justo,
y la alegría para los rectos de corazón.

12 [bj] Sal. 30. 5 [bnp] Sal. 112. 4; Jer. 21. 12

12 Alégrense, justos, en el Señor
y alaben su santo Nombre.
3-5

Ver 18. 8-16; 50. 3; 68. 8-11; 77. 17-19

1. 18. 8-16:

8 Entonces tembló y se tambaleó la tierra; vacilaron los fundamentos de las montañas, y se conmovieron a causa de su furor; 9 de su nariz se alzó una humareda, de su boca, un fuego abrasador, y arrojaba carbones encendidos.

10 El Señor inclinó el cielo, y descendió con un espeso nubarrón bajo sus pies; 11 montó en el Querubín y emprendió vuelo, planeando sobre las alas del viento.

12 Se envolvió en un manto de tinieblas; un oscuro aguacero y espesas nubes lo cubrían como un toldo; 13 las nubes se deshicieron en granizo y centellas al fulgor de su presencia.

14 El Señor tronaba desde el cielo, el Altísimo hacía oír su voz; 15 arrojó sus flechas y los dispersó, multiplicó sus rayos y sembró la confusión.

16 Al proferir tus amenazas, Señor, al soplar el vendaval de tu ira, aparecieron los cauces del mar y quedaron a la vista los cimientos.

2. 50. 3:

3 ya viene nuestro Dios, y no callará; un fuego devorador lo precede, la tempestad ruge a su alrededor.

3. 68. 8-11:

8 Señor, cuando saliste al frente de tu pueblo, cuando avanzabas por el desierto, 9 tembló la tierra y el cielo dejó caer su lluvia, delante del Señor –el del Sinaí– delante del Señor, el Dios de Israel.

10 Tú derramaste una lluvia generosa, Señor: tu herencia estaba exhausta y tú la reconfortaste; 11 allí se estableció tu familia, y tú, Señor, la afianzarás por tu bondad para con el pobre.

4. 77. 17-19:

17 Cuando te vieron las aguas, Señor, cuando te vieron las aguas, temblaron, ¡se agitaron hasta los abismos del mar!

18 Las nubes derramaron aguaceros, retumbaron los densos nubarrones y zigzaguearon tus rayos.

19 El trueno resonó en la bóveda del cielo, tus relámpagos iluminaron el mundo, tembló y se tambaleó la tierra.
6

Ver 50. 6; 96. 13; 98. 9

1. 50. 6:

6 ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez!

2. 96. 13:

13 Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad.

3. 98. 9:

9 Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud.