Salmo 135 (134): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Basta una simple lectura de este Salmo para advertir que ha sido compuesto con elementos tomados de otros himnos litúrgicos, en especial, de los Salmos 113.1; 115.4-8; 136.17-22. A pesar de esto, forma un conjunto orgánico, que se caracteriza por la ordenada distribución de sus partes. Después de una exhortación a la alabanza (vs.1-4), se exalta el poder de Dios, manifestado en las obras de la creación (vs.5-7) y en la liberación de su Pueblo (vs.8-14). Luego viene una profesión de fe en el único Dios, en abierta polémica contra las creencias del paganismo. Por último, se exhorta a todo el Pueblo a bendecir al Señor “que habita en Jerusalén” (vs.19-21).

ACCIÓN DE GRACIAS POR LOS BENEFICIOS DE DIOS

1 ¡Aleluya!
Invitación a la alabanza [1 | 4]
Alaben el nombre del Señor,
alábenlo, servidores del Señor,
2 los que están en la Casa del Señor,
en los atrios del Templo de nuestro Dios.
3 Alaben al Señor, porque es bueno,
canten a su Nombre, porque es amable;
4 porque el Señor eligió a Jacob,
a Israel, para que fuera su posesión.

Las obras del Señor en la naturaleza [ 5 | 7 ]

5 Sí, yo sé que el Señor es grande,
nuestro Dios está sobre todos los dioses.
6 * El Señor hace todo lo que quiere
en el cielo y en la tierra,
en el mar y en los océanos.
7 Levanta las nubes desde el horizonte,
con los relámpagos provoca la lluvia,
saca a los vientos de sus depósitos.

Las obras del Señor en favor de su Pueblo [ 8 | 14 ]

8 * Él hirió a los primogénitos de Egipto,
tanto a los hombres como a los animales:
9 realizó señales y prodigios
–en medio de ti, Egipto–
contra el Faraón y todos sus ministros.
10 * Derrotó a muchas naciones
y mató a reyes poderosos:
11 a Sijón, rey de los amorreos,
a Og, rey de Basán,
y a todos los reyes de Canaán.
12 * Y dio sus territorios en herencia,
en herencia a su pueblo, Israel.
13 Tu Nombre, Señor, permanece para siempre,
y tu recuerdo, por todas las generaciones:
14 porque el Señor defiende a su pueblo
y se compadece de sus servidores.

Reprobación de la idolatría [ 15 | 18 ]

15 * Los ídolos de las naciones son plata y oro,
obra de las manos de los hombres:
16 tienen boca, pero no hablan;
tienen ojos, pero no ven;
17 tienen orejas, pero no oyen,
y no hay aliento en su boca.
18 ¡Que sean como ellos los que los fabrican,
y también los que confían en ellos!

Doxología final [ 19 | 21 ]

19 * Pueblo de Israel, bendice al Señor;
familia de Aarón, bendice al Señor;
20 familia de Leví, bendice al Señor;
fieles del Señor, bendigan al Señor.
21 ¡Bendito sea el Señor desde Sión,
el que habita en Jerusalén!
¡Aleluya!