Salmo 126 (125): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

El tono de este poema -como el del Salmo 85 - refleja elocuentemente la situación espiritual de los israelitas al término del exilio. El edicto de Ciro (538 a. C.), que autorizó la vuelta de los cautivos a la patria, había provocado un inesperado cambio político y era motivo de la más intensa alegría. Pero al mismo tiempo, la restauración nacional se realizaba en medio de muchas dificultades, y los vaticinios proféticos (Is.40 - 55) no acababan de cumplirse plenamente. Por eso Israel pide al Señor que "cambie la suerte" de Sión (v.4), para que la fatigosa siembra se transforme en una gozosa cosecha (vs.5-6).

ORACIÓN DE LOS REPATRIADOS

1 [bj] Jb. 8. 21

1 * Canto de peregrinación.
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía que soñábamos:

2 [bj] Ez. 36. 36

2 nuestra boca se llenó de risas
y nuestros labios, de canciones.
Hasta los mismos paganos decían:
"¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!".

3 [bj] Lc. 1. 49

3 ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros
y estamos rebosantes de alegría!
4 * ¡Cambia, Señor, nuestra suerte
como los torrentes del Négueb!

5 [bj] Is. 25. 8-9; Bar. 4. 23; Apoc. 21. 4

5 Los que siembran entre lágrimas
cosecharán entre canciones.

6 [bj] Jer. 31. 9; Is. 65. 19; Jn. 12. 24; 16. 20

6 El sembrador va llorando
cuando esparce la semilla,
pero vuelve cantando
cuando trae las gavillas.
126 1

Ver 14. 7; 85. 2

1. 14. 7:

7 ¡Ojalá venga desde Sión la salvación de Israel! Cuando el Señor cambie la suerte de su pueblo, se alegrará Jacob, se regocijará Israel.

2. 85. 2:

2 Fuiste propicio, Señor, con tu tierra, cambiaste la suerte de Jacob;