Miqueas 5: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

La restauración de la dinastía davídica [ 1 | 5 ]

1 [bj] Mt. 2. 6; Jn. 7. 42 [blpd] 1 Sam. 17. 12; Gn. 35. 19; 48. 7; Rt. 4. 11 [bnp] Is. 11; Mt. 2. 1 [bp] Rt. 4. 18-22; 1 Sam. 17. 12

1 * Y tú, Belén Efratá, tan pequeña entre los clanes de Judá,
de ti me nacerá el que debe gobernar a Israel:
sus orígenes se remontan al pasado,
a un tiempo inmemorial.

2 [bj] Is. 7. 14 [bnp] Is. 10. 21s

2 Por eso, el Señor los abandonará
hasta el momento en que dé a luz
la que debe ser madre;
entonces el resto de sus hermanos
volverá junto a los israelitas.
3 Él se mantendrá de pie y los apacentará
con la fuerza del Señor,
con la majestad del nombre del Señor, su Dios.
Ellos habitarán tranquilos,
porque él será grande hasta los confines de la tierra.

4 [bj] Jue. 6. 24; Am. 1. 3+ [blpd] Is. 9. 6; 11. 6. 9; Zac. 9. 10; Sal. 72. 7

4 ¡Y él mismo será la paz!
Si Asiria invade nuestro país
y pisa nuestros palacios,
le opondremos siete pastores
y ocho príncipes del pueblo:

5 [bj] Sal. 2. 9 [bnp] Gn. 10. 8-12

5 Ellos apacentarán a Asiria con la espada
y al país de Nemrod con el acero.
Y él nos librará de Asiria,
si llega a invadir nuestro país
y pisa nuestra frontera.

La misión del Resto de Israel [ 6 | 7 ]

6 [bj] Is. 4. 3+; Os. 14. 6

6 Entonces, el resto de Jacob será,
en medio de pueblos numerosos,
como rocío que baja del Señor,
como chaparrón sobre la hierba,
que no espera en el hombre
ni aguarda nada de los seres humanos.

7 [bnp] Gn. 49. 9

7 Entonces, el resto de Jacob será entre las naciones,
en medio de pueblos numerosos,
como un león entre los animales de la selva,
como un cachorro de león entre los rebaños:
cuando él pasa, pisotea y destroza,
sin que nadie pueda librar.

Abolición de las guerras y de la idolatría [ 8 | 14 ]

8 Que tu mano se alce contra tus adversarios
y sean extirpados todos tus enemigos.

9 [bj] Os. 14. 4; Zac. 9. 10 [bp] Is. 2. 6-22ss; Deut. 17. 16

9 Aquel día –oráculo del Señor–
yo extirparé tus caballos de en medio de ti
y haré desaparecer tus carros de guerra;

10 [bnp] Os. 10. 14

10 extirparé las ciudadelas de tu país
y derribaré todas tus fortalezas;

11 [bp] Deut. 18. 9-14

11 extirparé de tus manos los sortilegios
y no tendrás más adivinos;

12 [bnp] Jer. 10. 14s

12 extirparé de en medio de ti
tus ídolos y tus piedras conmemorativas,
y ya no volverás a postrarte
ante la obra de tus manos;

13 [bj] Éx. 23. 24+; Éx. 34. 13+ [bp] Jue. 6. 25

13 arrancaré de en medio de ti tus postes sagrados
y derribaré tus ídolos.
14 ¡Y me vengaré con ira y furor
de las naciones que no hayan obedecido!
5 1-5

Esta es la más célebre de las profecías contenidas en el libro de Miqueas. El pueblo de Israel está humillado por sus enemigos (4. 14), pero de uno de los más modestos clanes de Judá verá surgir a su Libertador. Él lo apacentará con el poder del Señor y le traerá la prosperidad y la paz.

1

“Efratá” era el nombre de un clan instalado en la región de Belén (1 Sam. 17. 12), pero después pasó a ser sinónimo de Belén (Gn. 35. 19; 48. 7; Rt. 4. 11). A este clan pertenecía David, el antepasado del Rey Mesías. Ver Mt. 2. 6; Jn. 7. 42

1. 1 Sam. 17. 12:

12 David era hijo de aquel Efrateo de Belén de Judá, llamado Jesé, que tenía ocho hijos. En tiempos de Saúl, Jesé era ya un hombre viejo, de edad avanzada,

2. Gn. 35. 19:

19 Así murió Raquel, y fue enterrada junto al camino de Efratá, o sea, de Belén.

3. 48. 7:

7 Yo quiero que así sea, porque a mi regreso de Padán, mientras íbamos por la tierra de Canaán, a poca distancia de Efratá, se me murió tu madre Raquel, y yo la sepulté allí, junto al camino de Efratá, es decir, de Belén”.

4. Rt. 4. 11:

11 Toda la gente que estaba en la puerta de la ciudad y los ancianos respondieron: “Somos testigos. ¡Que el Señor haga a esta mujer semejante a Raquel y a Lía, las dos que edificaron la casa de Israel! ¡Que llegues a ser poderoso en Efratá y adquieras renombre en Belén!

5. Mt. 2. 6:

6 'Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel'".

6. Jn. 7. 42:

42 ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?».
2

Ver Is. 7. 14

1. Is. 7. 14:

14 Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel.
4

“¡Y él mismo será la paz!”: ver Is. 9. 6; 11. 6.9; Zac. 9. 10; Sal. 72. 7. “Siete” y ”ocho”: esta progresión numérica es un procedimiento literario para indicar un número indeterminado pero considerable.

1. Is. 9. 6:

6 Su soberanía será grande, y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará todo esto.

2. 11. 6.9:


3. Zac. 9. 10:

10 Él suprimirá los carros de Efraím y los caballos de Jerusalén; el arco de guerra será suprimido y proclamará la paz a las naciones. Su dominio se extenderá de un mar hasta el otro, y desde el Río hasta los confines de la tierra.

4. Sal. 72. 7:

7 Que en sus días florezca la justicia y abunde la paz, mientras dure la luna;
5

“Nemrod” era un héroe mitológico de la tradición asiro-babilónica (Gn. 10. 8-12).

1. Gn. 10. 8-12:

8 Cus fue padre de Nemrod, que llegó a ser el primer guerrero sobre la tierra. 9 El fue un valiente cazador delante del Señor. Por eso se dice: «Valiente cazador delante del Señor como Nemrod». 10 Babilonia, Erec y Acad - todas ellas están en la región de Senaar - fueron el núcleo inicial de su reino. 11 De esa región salió para Asur, y edificó Nínive, con sus plazas urbanas, Calaj, 12 y Resen, entre Nínive y Calaj. Está última era la capital.