Éxodo 34: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Las nuevas Tablas de la Ley [ 1 | 5 ]

1-5 [bj] Éx. 19; Éx. 32. 1 [bti] Éx. 32. 19; Deut. 9. 17

1 El Señor dijo a Moisés: “Talla dos tablas de piedra iguales a las primeras, y yo escribiré en ellas las mismas palabras que estaban escritas en las que tú rompiste. 2 Prepárate, además, para subir mañana temprano a la montaña del Sinaí, y después quédate allí, a mi disposición, en la cumbre de la montaña.

3 [bj] Éx. 19. 12s

3 Que nadie suba contigo ni se haga ver en toda la extensión de la montaña, y que tampoco el ganado se detenga a pastar delante de ella”.
4 Moisés talló dos tablas de piedra iguales a las primeras, y a la madrugada del día siguiente subió a la montaña del Sinaí, como el Señor se lo había ordenado, llevando las dos tablas en sus manos.

5-9 [bj] Éx. 33. 18-23

5 El Señor descendió en la nube, y permaneció allí, junto a él. Moisés invocó el nombre del Señor.

Aparición del Señor a Moisés [ 6 | 9 ]

6 [bj] Éx. 3. 14+ [bp] Sal. 86. 15; Sal. 103. 8; Jl. 2. 13; Jn. 1. 14

6 El Señor pasó delante de él y exclamó: “El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad.

7 [bj] Éx. 20. 5-6; Núm. 14. 18; Núm. 14. 18; Deut. 5. 9-10; Sal. 86. 15; Jer. 32. 18; Nah. 1. 3; Jl. 2. 13; Jn. 1. 14 [bti] Deut. 7. 9-10

7 Él mantiene su amor a lo largo de mil generaciones y perdona la culpa, la rebeldía y el pecado; sin embargo, no los deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos, hasta la tercera y cuarta generación”. 8 Moisés cayó de rodillas y se postró,

9 [bj] Éx. 32. 11-14

9 diciendo: “Si realmente me has brindado tu amistad, dígnate, Señor, ir en medio de nosotros. Es verdad que este es un pueblo obstinado, pero perdona nuestra culpa y nuestro pecado, y conviértenos en tu herencia”.

Renovación de la Alianza [ 10 | 13 ]

10 [bj] Éx. 20. 1+; Jn. 1. 17; Deut. 2. 7; +Deut. 23. 20; +Deut. 7. 1

10 El Señor le respondió: Yo voy a establecer una alianza. A la vista de todo el pueblo, realizaré maravillas como nunca se han hecho en ningún país ni en ninguna nación. El pueblo que está contigo verá la obra del Señor, porque yo haré cosas tremendas por medio de ti.

11-13 [ba] Éx. 23. 20-24. 32-33

11 Observa bien lo que te mando. Yo expulsaré de tu presencia a los amorreos, los cananeos, los hititas, los perizitas, los jivitas y los jebu-seos.

12 [bj] Éx. 23. 32-33; Éx. 34. 13; Núm. 33. 52 [bp] Deut. 7. 1-6

12 No hagas ningún pacto con los habitantes del país donde vas a entrar, porque ellos serían una trampa para ti. 13 Antes bien, derriben sus altares, destruyan sus piedras conmemorativas y talen sus postes sagrados.

Las prescripciones de la Alianza [ 14 | 28 ]

14 [bj] Deut. 4. 24+ [bp] Éx. 20; Deut. 5

14 No te postrarás delante de ningún otro dios, porque el Señor se llama “Celoso”: él es un Dios celoso. 15 No hagas ningún pacto con los habitantes de aquel país, no sea que cuando ellos se prostituyan con sus dioses y les ofrezcan sacrificios, te inviten también a ti y tengas que comer de las víctimas sacrificadas. 16 Tampoco tomes a sus hijas como esposas de tus hijos, porque cuando ellas se prostituyan con sus dioses, harán que también ellos se prostituyan.

17 [bj] Éx. 20. 4+; Éx. 23. 14+; Éx. 12. 1+ [bti] Lev. 19. 4; Deut. 5. 8; Deut. 27. 15

17 No te fabricarás dioses de metal fundido.

18 [bti] Éx. 12. 14-20; Lev. 23. 6-8; Núm. 28. 16-25

18 Observarás la fiesta de los Ácimos. Durante siete días comerás panes ácimos, como yo te lo he mandado; y lo harás en el tiempo señalado del mes de Abib, porque en ese mes saliste de Egipto.

19 [bj] Éx. 13. 11+

19 Todos los primogénitos me pertenecen. Los primogénitos de tu ganado mayor y menor, si son machos, serán para mí. 20 Al primogénito del asno, en cambio, lo rescatarás con un cordero, y si no lo rescatas, deberás desnucarlo. También rescatarás a todos los primogénitos entre tus hijos. Y nadie se presentará delante de mí con las manos vacías.

21 [bj] Éx. 20. 8+ [bti] Éx. 23. 12; Éx. 31. 15; Lev. 23. 3; Deut. 5. 13-14

21 Durante seis días trabajarás, pero el séptimo día deberás descansar, incluso en tiempo de siembra y de cosecha.

22 [bti] Lev. 23. 15. 39-43; Núm. 28. 26-31

22 Celebrarás también la fiesta de las Semanas, la de los primeros frutos de la cosecha del trigo; y además, la fiesta de la Recolección, al término del año.
23 Tres veces al año todos los varones se presentarán delante del Señor, el Dios de Israel. 24 Porque yo voy a desposeer a las naciones delante de ti y ensancharé tus fronteras, y cuando subas a presentarte ante el Señor, tu Dios, tres veces al año, nadie codiciará tu territorio.

25 [bj] Éx. 12. 15-20; Éx. 12. 10

25 No ofrecerás nada fermentado junto con la sangre de la víctima sacrificada en mi honor, y no quedará para el día siguiente la víctima inmolada en la fiesta de la Pascua.

26 [bj] Deut. 26. 1+; Deut. 23. 19 [bti] Deut. 26. 2

26 Llevarás a la casa del Señor, tu Dios, lo mejor de los primeros frutos de tu suelo. No harás cocer un cabrito en la leche de su madre.

27 [bj] Éx. 34. 10

27 Después el Señor dijo a Moisés: “Consigna por escrito estas palabras, porque ellas son las cláusulas de la alianza que yo hago contigo y con Israel”.

28 [bj] Éx. 24. 18+; Mt. 4. 2; Mt. 20. 1+

28 Moisés estuvo allí con el Señor cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber. Y escribió sobre las tablas las palabras de la alianza, es decir, los diez Mandamientos.

El rostro radiante de Moisés [ 29 | 35 ]

29 [bj] 2 Cor. 3. 7s; 2 Cor. 4. 6 [bp] Sal. 34. 6 [bnp] Éx. 33. 7-11 [bti] 2 Cor. 3. 7-16

29 * Cuando Moisés bajó de la montaña del Sinaí, trayendo en sus manos las dos tablas del Testimonio, no sabía que su rostro se había vuelto radiante porque había hablado con el Señor. 30 Al verlo, Aarón y todos los israelitas advirtieron que su rostro resplandecía, y tuvieron miedo de acercarse a él. 31 Pero Moisés los llamó; entonces se acercaron Aarón y todos los jefes de la comunidad, y él les habló. 32 Después se acercaron también todos los israelitas, y él les transmitió las órdenes que el Señor le había dado en la montaña del Sinaí.

33 [bj] Jn. 1. 17

33 Cuando Moisés terminó de hablarles, se cubrió el rostro con un velo. 34 Y siempre que iba a presentarse delante del Señor para conversar con él, se quitaba el velo hasta que salía de la Carpa. Al salir, comunicaba a los israelitas lo que el Señor le había ordenado, 35 y los israelitas veían que su rostro estaba radiante. Después Moisés volvía a poner el velo sobre su rostro, hasta que entraba de nuevo a conversar con el Señor.
34

Esta narración era originariamente un duplicado “yahvista” de los capítulos 19-20. Al ubicar el texto junto al episodio del ternero de oro y de la ruptura de las tablas, el redactor definitivo modificó ligeramente el texto, para presentarlo como una “segunda” subida de Moisés al Sinaí y como una “renovación” de la Alianza. Esta renovación incluye, como momento esencial la promulgación del “decálogo cultual”, que contiene preceptos relativos al sábado, a las fiestas, a los sacrificios y a los primogénitos, todos ellos introducidos por la prohibición de la idolatría (vs. 17-26).

29-35

El rostro “radiante” de Moisés es un reflejo de la gloria divina: signo de su íntima familiaridad con Dios y medio para conferir autoridad a sus palabras y a su misión. Ver 2 Cor. 3. 7-17.

1. 2 Cor. 3. 7-17:

7 Ahora bien, si el ministerio que lleva a la muerte –grabado sobre piedras– fue inaugurado con tanta gloria que los israelitas no podían fijar sus ojos en el rostro de Moisés, por el resplandor –aunque pasajero– de ese rostro, 8 ¡cuánto más glorioso será el ministerio del Espíritu! 9 Y si el ministerio que llevaba a la condenación fue tan glorioso, ¡cuál no será la gloria del ministerio que conduce a la justicia! 10 En realidad, aquello que fue glorioso bajo cierto aspecto ya no lo es más en comparación con esta gloria extraordinaria. 11 Porque si lo que era transitorio se ha manifestado con tanta gloria, ¡cuánto más glorioso será lo que es permanente!

12 Animados con esta esperanza, nos comportamos con absoluta franqueza, 13 y no como Moisés, que se cubría el rostro con un velo para impedir que los israelitas vieran el fin de un esplendor pasajero. 14 Pero se les oscureció el entendimiento, y ese mismo velo permanece hasta el día de hoy en la lectura del Antiguo Testamento, porque es Cristo el que lo hace desaparecer. 15 Sí, hasta el día de hoy aquel velo les cubre la inteligencia siempre que leen a Moisés. 16 Pero al que se convierte al Señor, se le cae el velo. 17 Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.