Isaías 29: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Asedio y liberación de Jerusalén [ 1 | 8 ]

1 [blpd] Ez. 43. 15-16

1 * ¡Ay, Ariel, Ariel, ciudad contra la que acampó David!
Añadan un año a otro año,
que las fiestas completen su ciclo:
2 entonces yo oprimiré a Ariel,
habrá gemidos y quejidos,
y tú serás para mí como un «ariel».

3 [bj] 🡕Lc. 19. 43

3 Yo acamparé contra ti, como David,
te cercaré con empalizadas
y levantaré contra ti torres de asalto.

4 [bp] Is. 8. 19ss; 1 Sam. 28

4 Abatida, hablarás desde la tierra
y tu palabra saldrá débilmente del polvo;
tu voz vendrá de la tierra, como la de un espectro,
y tu palabra será un susurro desde el polvo.
5 Pero el tropel de tus adversarios
quedará reducido a polvo,
y el tropel de los tiranos
será como paja que se lleva el viento.
De repente, en un instante,

6 [bj] Éx. 13. 22+; Éx. 19. 16+ [bp] Sal. 18

6 serás visitada por el Señor de los ejércitos,
con trueno, fragor y gran estruendo,
huracán, tempestad y llama de fuego devorador.

7 [bp] Sal. 73. 20; Jb. 20. 8

7 Pasará como un sueño, una visión nocturna,
el tropel de todas las naciones
que atacaban a Ariel,
todos los que combatían contra ella y su fortaleza
y la tenían cercada.
8 Como el hambriento sueña que come,
y se despierta con el estómago vacío;
como el sediento sueña que bebe,
y se despierta exhausto, con la garganta seca,
así le sucederá al tropel de todas las naciones
que atacan a la montaña de Sión.

La ceguera del pueblo [ 9 | 12 ]

9 ¡Pásmense y quédense pasmados,
enceguézcanse y quédense ciegos!
¡Embriáguense, pero no con vino,
vacilen, pero no por la bebida!

10 [bj] Is. 19. 14; 1 Sam. 16. 14; 🡕Rom. 11. 8

10 Porque el Señor ha derramado sobre ustedes
un espíritu de letargo,
les ha cerrado los ojos –los profetas–
les ha cubierto sus cabezas –los videntes–

11 [bp] Is. 8. 16; Dn. 12. 9

11 y toda visión es para ustedes
como las palabras de un libro sellado.
Se lo dan a uno que sabe leer, diciéndole: “Lee esto”. Pero él responde: “No puedo, porque el libro está sellado”.
12 Le dan el libro a uno que no sabe leer, diciéndole: “Lee esto” . Y él responde: “No sé leer”.

Contra el formalismo religioso [ 13 | 14 ]

13 [bj] 🡕Mt. 15. 8-9; 🡕Col. 2. 22 [bc] 🡕Mc. 7. 6

13 * El Señor ha dicho:
Este pueblo se acerca a mí con la boca
y me honra con los labios,
pero su corazón está lejos de mí,
y el temor que me tiene
no es más que un precepto humano,
aprendido por rutina.

14 [bj] 🡕1 Cor. 1. 19 [bp] Jer. 9. 22-23

14 * Por eso, yo seguiré haciendo prodigios,
prodigios estupendos, en medio de este pueblo:
desaparecerá la sabiduría de sus sabios
y se eclipsará la inteligencia de sus inteligentes.

Contra los que obran a espaldas del Señor [ 15 | 16 ]

15 [bj] Jb. 22. 13; Sal. 10. 4 [bp] Sal. 94. 7

15 Ay de los que traman secretamente
para ocultar sus proyectos al Señor,
de los que actúan en la oscuridad
y dicen: “¿Quién nos ve y quién nos conoce?”.

16 [bj] Is. 45. 9; Is. 64. 7; Jer. 18. 1-6; Jer. 19. 1-13; Sab. 12. 12; Ecli. 33. 13; 🡕Rom. 9. 20-21 [bp] Is. 10. 15

16 * ¡Qué desatino el de ustedes!
¿Acaso se puede pensar
que el alfarero es igual al barro
para que la obra diga al que la hizo:
«No me ha hecho él»,
y la vasija diga de su alfarero:
«No entiende nada»?

Perspectivas de salvación [ 17 | 24 ]

17 ¿No falta poco, muy poco tiempo,
para que el Líbano se vuelva un vergel
y el vergel parezca un bosque?

18 [bp] Is. 35. 5

18 Aquel día, los sordos oirán
las palabras del libro,
y verán los ojos de los ciegos,
libres de tinieblas y oscuridad.

19 [bj] 1 Sam. 2. 5ss+; 1 Sam. 6. 3+

19 Los humildes se alegrarán más y más en el Señor
y los más indigentes se regocijarán en el Santo de Israel.
20 Porque se acabarán los tiranos,
desaparecerá el insolente,
y serán extirpados los que acechan para hacer el mal,

21 [bp] Am. 5. 12

21 los que con una palabra hacen condenar a un hombre,
los que tienden trampas al que actúa en un juicio,
y porque sí no más perjudican al justo.

22 [bj] Is. 41. 8; Is. 51. 2 [bp] Sof. 3. 11

22 Por eso, así habla el Señor,
el Dios de la casa de Jacob,
el que rescató a Abraham:
En adelante, Jacob no se avergonzará
ni se pondrá pálido su rostro.
23 Porque, al ver lo que hago en medio de él,
proclamarán que mi Nombre es santo,
proclamarán santo al Santo de Jacob
y temerán al Dios de Israel.

24 [bp] Deut. 1. 27

24 Los espíritus extraviados llegarán a entender
y los recalcitrantes aceptarán la enseñanza.
29 1

La palabra “Ariel” que aquí designa a la ciudad de Jerusalén, ha dado lugar a diversas interpretaciones. Etimológicamente podría significar “ciudad de Dios” o “montaña de Dios”. Además, en Ez. 43. 15-16, este término hebreo designa el “ara”, o sea la parte del altar donde se queman las víctimas. Es probable que el oráculo juegue con todos estos sentidos: Jerusalén, la “ciudad” y la “montaña de Dios”, será como un “altar” (v. 2), donde arderán las víctimas de la lucha descrita en este oráculo.

1. Ez. 43. 15-16:

15 Desde allí hasta el ara del altar había dos metros, y por encima de ella sobresalían cuatro cuernos. 16 El ara medía seis metros de largo por seis de ancho: era un cuadrado perfecto.
13

Ver Mt. 15. 8-9.

1. Mt. 15. 8-9:

8 Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. 9 En vano me rinden culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos».
14

Ver 1 Cor. 1. 19.

1. 1 Cor. 1. 19:

19 Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes.
16

Ver Rom. 9. 20.

1. Rom. 9. 20:

20 Pero tú, ¿quién eres para discutir con Dios? ¿Puede el objeto modelado decir al que lo modela: Por qué me haces así?