Oficio de Lecturas: Martes 1 - Durante el año

N° de semana del SALTERIO ROMANO: 1

CANTOS PARA HOY...

INVOCACIÓN INICIAL

* Si es la PRIMER ORACIÓN del día [Oficio de Lecturas o Láudes]:

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.
Sal. 50. 17

* Si NO es la primer oración del día: [Cualquiera de las horas...]

V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor, date prisa en socorrerme.
Sal. 39. 14

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. AMÉN.

* Sal. 103. 31 * Lc. 2. 14 * Rom. 14. 11 * Rom. 16. 25 * Apoc. 1. 4. 8 * Apoc. 4. 8 * Apoc. 19. 7

INVITATORIO

Ir al INVITATORIO MONÁSTICO DE HOY

* El Invitatorio se dice como introducción a todo el Conjunto de la oración cotidiana. Se antepone o bien al Oficio de lectura o bien a las Laudes, según se comience el día por una u otra acción litúrgica. * Sin embargo, cuando el rezo del Oficio del día se inicia con las Laudes, en el Invitatorio puede omitirse, si se juzga oportuno, el salmo con su antífona y decirse únicamente el versículo Señor, abre mis labios. * Se dice luego el salmo 94 (o bien el salmo 99, el 66, o el 23), con la antífona correspondiente, en forma responsorial. Antes de iniciarse el salmo, se recita la antífona y la asamblea la repite. Luego la antífona se va repitiendo después de cada una de las estrofas del salmo. * Cuando el Oficio es recitado por una sola persona, no es necesario repetir la antífona del Invitatorio después de cada estrofa; basta con que se diga una sola vez antes de empezar el salmo. * La antífona para el Invitatorio, en las solemnidades y en las fiestas, se toma del respectivo Propio o Común. * En las memorias de los santos, a no ser que tengan antífona propia, puede elegirse la del Común o la de la feria. * Si para el Invitatorio se escoge el salmo 99, el 66 o el 23, y el salmo escogido formara ya parte de la salmodia del día, se diría entonces en su lugar, en la salmodia, el salmo 94. * A continuación se dice el himno del Oficio de lectura o el de Laudes, según que el Invitatorio haya precedido a una u otra de estas Horas.

id:ma-I

Ant. Al Señor, al gran Rey, vengan, adorémosle. ( Sal. 94. 1. 3 )

| | |

HIMNOS

ID: ol:ma-1
* A continuación se dice el himno que corresponda al Oficio del día. * En el Oficio dominical y ferial, se dice el himno que se indica al principio de cada tiempo. * En las solemnidades, en las fiestas y en los días dentro de la octava de Navidad, el himno se toma del Propio o del Común. * En las memorias de los santos, si no tienen himno propio, puede elegirse el himno del Común o el de la feria. * Además de los himnos que aparecen en el lugar propio de cada uno de los Oficios, pueden usarse, sobre todo en las celebraciones con el pueblo, otros cantos oportunos y debidamente aprobados. * Si el Oficio de lectura se dice unido a otra Hora, puede substituirse el himno del Oficio de lectura por el de la referida Hora.

1. Alabemos a Dios que en su Palabra,

¡+ Himnos!... PROPIOS y COMUNES DEL TIEMPO... No dejes de usar también esta sección, que completa o complementa a esta, y a la que se le van agregando NUEVOS HIMNOS...

SALMODIA

DE: ol:ma-1

1) Ir al SALTERIO en 4 semanas. |*| 2) Ir al |*| VIGILIAS MONACALES: *VIGILIAS, ESQUEMA A, del día MARTES | FERIA TERTIA *VIGILIAS, ESQUEMA B, del día MARTES |*| ELEGIR OTROS SALMOS y ANTÍFONAS

* Terminado el himno sigue la salmodia, que consta de tres salmos o fragmentos de salmo, que se dicen con sus respectivas antífonas. * En las solemnidades y en las fiestas y durante la octava de Navidad, en el Triduo Pascual, en los días dentro de la octava de Pascua, los salmos y las antífonas son propios. (Cuaresma - en el Oficio de Lecturas - usa las mismas antífonas del Tiempo Ordinario, o Durante el año) * En el Oficio dominical y ferial, los salmos y las antífonas se toman del Salterio. Los domingos de Adviento y los domingos de Pascua tienen antífonas propias que se indican en el Salterio, en su respectivo lugar. * En las memorias de los santos, los salmos y las antífonas se toman del Salterio, excepto cuando tienen propios esos elementos.

I

Ant. 1: El Señor hará justicia a los pobres. [ Sal. 9. 17 ]
Tienen el mismo texto de Levoratti - Trusso:
SALMO: Sal. 9B. 2-11
Podemos rezar también con estas Biblias...o CANTAR...

II

Ant. 2: Tú, Señor, ves las penas y los trabajos. [ Sal. 9. 14 ]
Tienen el mismo texto de Levoratti - Trusso:
SALMO: Sal. 9B. 12-18
Podemos rezar también con estas Biblias...o CANTAR...

III

Ant. 3: Las Palabras del Señor son palabras sinceras, como plata refinada siete veces. [ Sal. 11. 7 ]
Tienen el mismo texto de Levoratti - Trusso:
SALMO: Sal. 11
Podemos rezar también con estas Biblias...o CANTAR...

Versículo

DE: ol:ma-1
* Antes de empezar las lecturas se dice el versículo, cuya finalidad es ayudar a los que oran a pasar de la salmodia a la audición de la palabra de Dios. El versículo se indica antes de la primera lectura. * En las solemnidades y en las fiestas, el versículo se indica antes de la primera lectura, en el Propio o en el Común. * En el Oficio dominical y ferial y en la memoria de los santos, se dice el versículo indicado en el Salterio.

LECTURA BÍBLICA * Ciclo ANUAL: LH Romanum.

* Cada día hay dos lecturas, la primera bíblica y la segunda hagiográfica, patrística o de escritores eclesiásticos. * La lectura bíblica, con su correspondiente responsorio, en las solemnidades y en las fiestas, se toma del respectivo Propio o del Común. En todos los demás días, se toma del Propio del tiempo: en los años impares, se toma la lectura del año I; en los años pares, la del año II.

CEA: NORMAS GENERALES SOBRE EL CALENDARIO [2018]

* El Adviento comienza el domingo mas cercano al 30 de Noviembre, y se extiende cuatro semanas; la cuarta semana se interrumpe ante la celebración de la Navidad que tiene por fecha fija el 25 de diciembre. * Por iniciarse un nuevo año litúrgico, el ciclo dominical cambia al año B (2018) y se utiliza el volumen I de la Liturgia de las Horas; en el oficio de Lectura se toma la primera lectura señalada como año II (correspondiente al año 2018 que es el predominante durante el año litúrgico que comienza).
Del Libro del Eclesiástico
Podemos elegir entre estas Biblias...

12 Otro es débil, necesitado de ayuda, falto de fuerza y lleno de privaciones; pero el Señor lo mira con bondad y lo levanta de su humillación; 13 el Señor le hace erguir la frente y muchos quedan maravillados a causa de él.

14 Bienes y males, vida y muerte, pobreza y riqueza vienen del Señor. 17 el don del Señor permanece con los buenos y su benevolencia les asegura el éxito para siempre.

18 Un hombre se enriquece a fuerza de empeño y ahorro, ¿y qué recompensa le toca?

19 Cuando dice: “Ya puedo descansar, ahora voy a disfrutar de mis bienes”, él no sabe cuánto tiempo pasará hasta que muera y deje sus bienes a otros.

20 Sé fiel a tu obligación, entrégate a ella, y envejece en tu oficio.

21 No admires las obras del pecador: confía en el Señor y persevera en tu trabajo, porque es cosa fácil a los ojos del Señor enriquecer de un solo golpe al indigente.

22 La bendición del Señor es la recompensa de los buenos, y en un instante él hace florecer su bendición.

23 No digas: “¿Qué me hace falta? ¿Qué bienes puedo esperar todavía? ”.

24 No digas: “Ya tengo bastante; ¿qué males pueden sobrevenirme aún? ”.

25 En los días buenos se olvidan los malos, y en los malos, se olvidan los buenos.

26 Porque es fácil para el Señor, en el día de la muerte, retribuir a cada hombre según su conducta.

27 Una hora de infortunio hace olvidar la dicha, y las obras de un hombre se revelan al fin de su vida.

28 No proclames feliz a nadie antes que llegue su fin, porque sólo al final se conoce bien a un hombre.

Responsorio:

1. ♫♪Ecli. 11. 19

19 Cuando dice: “Ya puedo descansar, ahora voy a disfrutar de mis bienes”, él no sabe cuánto tiempo pasará hasta que muera y deje sus bienes a otros.

2. ♫♪Lc. 12. 17-18

17 y se preguntaba a sí mismo: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha”. 18 Después pensó: “Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes,

LECTURA BÍBLICA * Ciclo BIENAL: Año I.

* Cada día hay dos lecturas, la primera bíblica y la segunda hagiográfica, patrística o de escritores eclesiásticos. * La lectura bíblica, con su correspondiente responsorio, en las solemnidades y en las fiestas, se toma del respectivo Propio o del Común. En todos los demás días, se toma del Propio del tiempo: en los años impares, se toma la lectura del año I; en los años pares, la del año II.

CEA: NORMAS GENERALES SOBRE EL CALENDARIO [2018]

* El Adviento comienza el domingo mas cercano al 30 de Noviembre, y se extiende cuatro semanas; la cuarta semana se interrumpe ante la celebración de la Navidad que tiene por fecha fija el 25 de diciembre. * Por iniciarse un nuevo año litúrgico, el ciclo dominical cambia al año B (2018) y se utiliza el volumen I de la Liturgia de las Horas; en el oficio de Lectura se toma la primera lectura señalada como año II (correspondiente al año 2018 que es el predominante durante el año litúrgico que comienza).
De la carta del Apóstol san Pablo a los Romanos
Podemos elegir entre estas Biblias...

18 En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. 19 Porque todo cuanto se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, 20 ya que sus atributos invisibles -su poder eterno y su divinidad- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa: 21 en efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le dieron gracias como corresponde. Por el contrario, se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. 22 Haciendo alarde de sabios se convirtieron en necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hombres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles.

24 Por eso, dejándolos abandonados a los deseos de su corazón, Dios los entregó a una impureza que deshonraba sus propios cuerpos, 25 ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente. Amén.

26 Por eso, Dios los entregó también a pasiones vergonzosas: sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por otras contrarias a la naturaleza. 27 Del mismo modo, los hombres, dejando la relación natural con la mujer, ardieron en deseos los unos por los otros, teniendo relaciones deshonestas entre ellos y recibiendo en sí mismos la retribución merecida por su extravío.

28 Y como no se preocuparon por reconocer a Dios, él los entregó a su mente depravada para que hicieran lo que no se debe. 29 Están llenos de toda clase de injusticia, iniquidad, ambición y maldad; colmados de envidia, crímenes, peleas, engaños, depravación, difamaciones. 30 Son detractores, enemigos de Dios, insolentes, arrogantes, vanidosos, hábiles para el mal, rebeldes con sus padres, 31 insensatos, desleales, insensibles, despiadados. 32 Y a pesar de que conocen el decreto de Dios, que declara dignos de muerte a los que hacen estas cosas, no sólo las practican, sino que también aprueban a los que las hacen.

Responsorio:

1. ♫♪Rom. 1. 20

20 ya que sus atributos invisibles -su poder eterno y su divinidad- se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa:

2. ♫♪Sab. 13. 5. 1

5 Porque, a partir de la grandeza y hermosura de las cosas, se llega, por analogía, a contemplar a su Autor.

1 Sí, vanos por naturaleza son todos los hombres que han ignorado a Dios, los que, a partir de las cosas visibles, no fueron capaces de conocer a “Aquel que es”, y al considerar sus obras, no reconocieron al Artífice.

LECTURA BÍBLICA * Ciclo BIENAL: Año II.

* Cada día hay dos lecturas, la primera bíblica y la segunda hagiográfica, patrística o de escritores eclesiásticos. * La lectura bíblica, con su correspondiente responsorio, en las solemnidades y en las fiestas, se toma del respectivo Propio o del Común. En todos los demás días, se toma del Propio del tiempo: en los años impares, se toma la lectura del año I; en los años pares, la del año II.

CEA: NORMAS GENERALES SOBRE EL CALENDARIO [2018]

* El Adviento comienza el domingo mas cercano al 30 de Noviembre, y se extiende cuatro semanas; la cuarta semana se interrumpe ante la celebración de la Navidad que tiene por fecha fija el 25 de diciembre. * Por iniciarse un nuevo año litúrgico, el ciclo dominical cambia al año B (2018) y se utiliza el volumen I de la Liturgia de las Horas; en el oficio de Lectura se toma la primera lectura señalada como año II (correspondiente al año 2018 que es el predominante durante el año litúrgico que comienza).
Del libro del Génesis
Podemos elegir entre estas Biblias...

4b Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo, 5 aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra ni había brotado ninguna hierba, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra. Tampoco había ningún hombre para cultivar el suelo, 6 pero un manantial surgía de la tierra y regaba toda la superficie del suelo. 7 Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente.

8 El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado. 9 Y el Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, que eran atrayentes para la vista y apetitosos para comer; hizo brotar el árbol de la vida en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

10 De Edén nace un río que riega el jardín, y desde allí se divide en cuatro brazos. 11 El primero se llama Pisón: es el que recorre toda la región de Javilá, donde hay oro. 12 El oro de esa región es excelente, y en ella hay también bedelio y lapislázuli. 13 El segundo río se llama Guijón; es el que recorre toda la tierra de Cus. 14 El tercero se llama Tigris: es el que pasa al este de Asur. El cuarto es el Eufrates.

15 El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. 16 Y le dio esta orden: “Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, 17 exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal. De él no deberás comer, porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte”.

18 Después dijo el Señor Dios: “No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada”. 19 Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a lodos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. 20 El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo,- pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada.

21 Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando éste se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. 22 Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. 23 El hombre exclamó: “¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre”.

24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne.

25 Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza.

Responsorio:

1. ♫♪1 Cor. 15. 45. 47. 49

45 Esto es lo que dice la Escritura: El primer hombre, Adán, fue creado como un ser viviente; el último Adán, en cambio, es un ser espiritual que da la Vida.

47 El primer hombre procede de la tierra y es terrenal; pero el segundo hombre procede del cielo.

49 De la misma manera que hemos sido revestidos de la imagen del hombre terrenal, también lo seremos de la imagen del hombre celestial.

COMENTARIO A LA LECTURA BÍBLICA PRECEDENTE.
[No dejes de hacer click en la tapa de la Biblia que te guste, arriba, para LEER o ESCUCHAR LA PALABRA DE DIOS...]

Los capítulos segundo y tercero del Génesis, yahvistas, bien estructurados como unidad literaria, forman un díptico de contrastes a base del hombre y su mundo. El primer cuadro nos presenta al hombre tal como Dios lo hizo, y el otro al hombre tal como él mismo, pecando, se ha querido hacer. Estos relatos pueden clasificarse como etiológicos (buscan las causas de la situación actual del hombre) desarrollados a la manera de «sagas» (una forma narrativa de cultura preurbana, mediante la cual se relaciona la humanidad y su condición presente con una pareja inicial que reviste los rasgos típicos de aquélla).

El relato de la creación empieza constatando la ausencia de una situación posparadisíaca del mundo agrícola de Palestina, y tiene como finalidad principal averiguar su origen (3,17-19. 23): no hay sobre la tierra plantas buenas ni malas, porque faltan los dos elementos claves de todo cultivo, la lluvia y el agricultor, El v 6, difícil de interpretar, forma parte probablemente de la descripción inicial que culmina con la creación del hombre y tiene la función de hacerla posible y de preludiar la abundancia y la fertilidad del paraíso. Tanto la creación del hombre a partir del barro (propiamente del polvo de la tierra, según la fórmula de 3,19) como la infusión del aliento de vida rezuman ideas antropogónicas de la dimensión universal basadas en la observación: la respiración por la nariz es síntoma de un ser vivo, mientras un cuerpo muerto se va deshaciendo en polvo. De aquí se deducen no el alma y el cuerpo como componentes, sino el hombre entero en su doble aspecto de la vitalidad y de la corporalidad individuales, así como la estrecha relación, tan importante para el yahvista, entre el hombre y la tierra (adam- adamah). Tierra que el hombre tendrá la misión de cultivar, en la que vivirá y a la que volverá al morir.

Complementando la misma creación, se dota al hombre de un espacio vital y de los medios de subsistencia. Sin embargo, a pesar de lo que se esperaría después de la introducción, el espacio vital no es un campo de cultivo, sino un lugar maravilloso, el jardín del Edén, donde el hombre, sin esfuerzo alguno, pero no sin actividad (cultivar y guardar, v 15; no hay realización humana sin trabajo, como es impensable que el hombre sea creado sin ninguna finalidad concreta), es capaz de cubrir sus propias necesidades. Los ríos que salen del Paraíso (dos de ellos completamente desconocidos) subrayan la lejanía y la inaccesibilidad del Edén, así como su incomparable riqueza y abundancia.

Entre los árboles destacan el del conocimiento del bien y del mal y el de la vida, importantes en el desarrollo del relato. La prohibición divina de comer de los frutos del primero, rodeada como está de actos de benevolencia -un ámbito paradisíaco y la vida en comunidad-, no puede tener sino un sentido muy positivo para el hombre: regular su existencia en el Paraíso, así como sus relaciones con Dios, que, a través del precepto, quiere ahorrarle a su criatura la situación fatal de tener que decidir por su cuenta lo que es bueno o malo. Este mandamiento, por tanto, se inscribe dentro del equipamiento con que Dios dota al hombre. Lo mismo sucede con la vida en comunidad, ya que «no es bueno que el hombre esté solo». Los animales pueden ser una cierta ayuda para el hombre, que al darles un nombre los incorpora a su propia vida. Pero no son una ayuda adecuada en el sentido de igualdad y complementariedad, como lo es la mujer, por cuya atracción el hombre abandona su familia. La nota final de la desnudez sin avergonzarse resalta la clara comunidad de los dos en el ambiente paradisíaco. Este es el hombre según los planes de Dios, que todo lo recibe de él con sumisión filial.

AUTOR: J. Mas Antó
TOMADO DE: La Biblia, día a día. Comentario exegético a las lecturas de la Liturgia de las Horas
[Equipo de redacción: E. CORTES | J. O. TUÑI | F. RAURELL]

SEGUNDA LECTURA: Patrística...

* La segunda lectura, en todas las celebraciones de los santos, tanto si se trata de una solemnidad como de una fiesta o de una memoria, es hagiográfica y se toma del Propio o del Común. * En los demás Oficios, en cambio, la segunda lectura es patrística o bien de escritores eclesiásticos, y se toma del Propio del tiempo, de donde ya ha sido tomada la lectura bíblica. Después de esta segunda lectura, se dice también el responsorio correspondiente. * Esta segunda lectura, sin embargo, se puede tomar no sólo del Leccionario que ofrece este mismo volumen de la Liturgia de las Horas, sino también de otro Leccionario patrístico debidamente aprobado. * En las ferias desde el 17 al 24 de diciembre y durante la octava de Navidad, y en las ferias de Cuaresma, si se quiere hacer la memoria simplificada de algún santo, después de la segunda lectura con su responsorio, puede añadirse, como tercera lectura, la hagiográfica del Oficio del santo, seguida de su propio responsorio; en este caso, el Oficio de lectura no concluye con la oración de la feria, sino con la del santo. * [Cuando la base de datos contiene, aparece el botón del * CICLO BIENAL, y podemos disfrutar de la lectura correspondiente...]

ORACIÓN

de: ol:lu-1
* Después del himno Señor, Dios eterno, o, si este himno debe omitirse, después del segundo responsorio, se dice la oración que corresponda al Oficio del día. * En el Oficio dominical y ferial, se toma del Propio del tiempo, a no ser que, en las ferias, se haga la memoria simplificada de algún santo. * En las solemnidades, en las fiestas y en las memorias de los santos, se toma del respectivo Propio o del Común. * En las ferias desde el 17 al 24 de diciembre y durante la octava de Navidad, y en las ferias de Cuaresma, si se hace la memoria simplificada de algún santo, la oración conclusiva se toma del Propio o Común del santo. * Cuando el Oficio de lectura forma parte de la celebración de una vigilia dominical o festiva prolongada (Principios y normas generales de la Liturgia de las Horas, núm. 73), antes del himno Señor, Dios eterno se dicen los cánticos correspondientes y se proclama el evangelio propio de la vigilia dominical o festiva, tal como se indica en el Apéndice I, p. 1337. * Si el Oficio de lectura se dice inmediatamente antes de otra Hora del Oficio, puede decirse como himno del Oficio de lectura el himno propio de esa otra Hora; luego, al final del Oficio de lectura, se omite la oración y la conclusión y se pasa directamente a la salmodia de la otra Hora, omitiendo su versículo introductorio y el Gloria al Padre.

II. De la Liturgia de las Horas: