Sal. 103: TODOS (desde sus COLECCIONES)

Click en el botón con el signo MUSICAL, para comenzar la reproducción automática de la lista: escuchar y ver la letra del salmo que se escucha... Continúa en forma aleatoria, al terminar cada salmo.

  1. SALMO 403 (104): Envía, Señor, tu Espíritu.
    »»» ALBERTO TRAMONTANA [Bahía Blanca - Bs. As]
    »»» Sal. 103
    Ant.: // ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR, Y RENOVARÁS LA TIERRA. (Bis)
    Ant.: // ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR,
    Y RENOVARÁS LA TIERRA. (Bis)

    1. Qué variada, Señor, es tu obra,
    sabiamente la hiciste, Señor.
    Tú pusiste montañas y valles,
    cada uno en su sitio mejor.

    Al ganado le brindas pasturas
    y al hombre tus plantas le das;
    de la tierra él obtiene alimentos,
    vino alegre, aceite y pan.

    2. De lo alto Tú riegas la tierra
    y la colmas de frutos, Señor;
    por marcarnos la noche y el día
    has creado la luna y el sol.

    Y tus seres creados esperan
    que alimento, a su tiempo, les des:
    cuando Tú se lo das, ellos toman,
    y a todos los sacias de bien.

    3. Si le quitas aliento a tus seres
    tornan polvo y no viven más.
    Si, en cambio, tu Espíritu envías,
    a la tierra renuevas su faz.

    Que la gloria de Dios dure siempre
    y se alegre en su obra el Señor.
    Mientras viva deseo cantarle.
    ¡Alma mía, bendice al Señor!

  2. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» Coro SAN CLEMENTE: san Juan
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra!
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra!

    1. 1abBendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!

    2. 29bcSi les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

    3. 31¡Gloria al Señor para siempre,
    alégrese el Señor por sus obras!
    34que mi canto le sea agradable,
    y yo me alegraré en el Señor.

  3. Salmo 103: EL POEMA DE LA CREACIÓN.
    »»» GRUPO PUEBLO DE DIOS
    »»» Sal. 103. 2-35
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la tierra.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la tierra.
    Ant.: ¡Señor, qué grandes son tus obras, la tierra está colmada de tus bienes! (v. 24).
    Ant.: La tierra se sacia de los frutos del cielo:
    del vino que alegra, del pan que reconforta nuestra vida.
    Ant.: El sol y las estrellas, el mar y la tierra,
    los animales y las plantas,
    todo lo hiciste, por nosotros:
    ¡Señor, cantaremos tu amor eternamente!

    1. 1¡Bendice alma mía al Señor!
    ¡Qué grande eres, Señor y Dios mío!
    Te vistes de grandeza y hermosura,
    2te cubres con el manto de la luz.

    2. 2bEl cielo te sirve de carpa,
    3las nubes de carroza;
    avanzas en alas del viento,
    4los relámpagos anuncian tu presencia.

    3. 5Afirmaste la tierra en sus cimientos,
    6la cubriste con el manto del océano,
    8aparecieron las montañas y los valles,
    cada cual en el lugar que le asignaste.

    4. 10Hiciste correr los ríos
    donde apaga la sed el ganado;
    12sus orillas se pueblan de pájaros
    que cantan entre el follaje de los árboles.

    5. 13aDe lo alto, riegas las montañas,
    14haces brotar el pasto para el ganado
    y las plantas que sirven al hombre:
    13bvas colmando la tierra con tus obras.

    6. 14cDe la tierra, el hombre saca el pan,
    15el vino que le alegra el corazón,
    el aceite que embellece su rostro,
    y el alimento que restaura sus fuerzas.

    7. 24¡Señor, qué variadas son tus obras,
    todo lo hiciste con gran sabiduría!
    19Hiciste el sol y la luna
    para marcar los tiempos y las horas.

    8. 20Llega la noche, y rondan las fieras
    21reclamando de ti su alimento;
    22 y 23amanece,23 y va el hombre a trabajar
    hasta la puesta del sol.

    9. 24¡Señor, qué variadas son tus obras,
    todo lo hiciste con gran sabiduría!
    ¡La tierra está colmada de tus bienes!

    10. 25Ahí está el mar, ancho y dilatado,
    26que surcan las naves:
    25en él bullen incontables
    animales grandes y pequeños.

    11. 27Todos ellos esperan de ti
    que les des, a su tiempo, la comida;
    28cuando tú se la das,
    ellos la toman
    los sacias abriéndoles tu mano.

    12. 29Dejas de atenderlos y se espantan,
    les retiras el aliento y se mueren;
    30envías tu soplo y los creas
    y renuevas toda la tierra.

    13. 31¡Señor, tu gloria es eterna,
    33yo quiero cantarte mientras viva;
    34ojalá que tú aceptes mi canto:
    35bendice, alma mía, al Señor!

    14. Gloria a Dios, Padre omnipotente,
    a su Hijo, Jesucristo, el Señor,
    y al Espíritu que habita en nosotros,
    por los siglos de los siglos. Amén.

  4. Salmo 103.
    »»» GRUPO PUEBLO DE DIOS
    »»» Sal. 103
    Ant.: // Envía, Señor, tu Espíritu, ¡ y renueva toda la Tierra! (Bis)
    Ant.: // Envía, Señor, tu Espíritu,
    ¡ y renueva toda la Tierra! (Bis)

    1. 1¡Bendice, alma mía, al Señor!
    ¡Qué grande eres, Señor y Dios mío!
    Te vistes de grandeza y hermosura,
    2te cubres con el anto de la luz.
    24[ CD: La Gran Noticia...]
    que variadas son todas tus obras
    tus creaturas llenan la Tierra.

    6. 14cDe la Tierra, el hombre saca el pan,
    15el vino que le alegra el corazón,
    el aceite que embellece su rostro,
    y el alimento que restaura sus fuerzas.

    7. 24¡Señor, qué variadas son tus obras,
    todo lo hiciste con gran sabiduría!
    19Hiciste el Sol y la Luna,
    para marcar los tiempos y las horas.

    12. 29Si les quitas el aliento, expiran,
    y vuelven a ser polvo.
    30Si envías tu soplo, las creas,
    y renuevas toda la Tierra.

    13. 31¡Señor, tu gloria es eterna,
    33yo quiero cantarte mientras viva;
    34ojalá que Tú aceptes mi canto:
    35Bendice alma mía, al Señor!

  5. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» Hna. CECILIA LÓPEZ: Mater Dei - San Luis
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y renueva la faz de todo el mundo.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y renueva la faz de todo el mundo.

    1. Bendice, alma mía, al Señor
    ¡Qué grande eres, Señor y Dios mío
    Te vistes de belleza y hermosura
    Te cubres con el manto de la luz!

    2. Sobre cimientos afirmaste la tierra
    No se moverá jamás
    Como un manto la cubría el océano
    Y las aguas cubrían las montañas.

    3. Haces brotar fuentes en los valles
    Y corren sus aguas por los montes
    Junto a ellos las aves del cielo
    Hacen oír su canto entre las ramas.

    4. Desde lo alto riegas las montañas
    Sacias la tierra con el fruto de tus obras
    Haces brotar para el ganado la hierba
    Y forraje para los que sirven al hombre.

    5. ¡Cuántas son tus obras, Señor!
    ¡Las hiciste todas con sabiduría!
    Tus creaturas llenan la tierra
    Bendice, alma mía, al Señor!

  6. DOMINGO DE PASCUA: I. VIGILIA PASCUAL: Primer salmo.
    »»» Hna. CECILIA LÓPEZ: Mater Dei - San Luis
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35
    Ant.: Envía tu Espíritu Señor, y renueva la faz de todo el mundo.
    Ant.: Envía tu Espíritu Señor,
    y renueva la faz
    de todo el mundo.

    1. Bendice, alma mía, al Señor
    ¡Qué grande eres, Señor y Dios mío
    Te vistes de belleza y hermosura
    Te cubres con el manto de la luz!

    2. Sobre cimientos afirmaste la tierra
    No se moverá jamás
    Como un manto la cubría el océano
    Y las aguas cubrían las montañas.

    3. Haces brotar fuentes en los valles
    Y corren sus aguas por los montes
    Junto a ellos las aves del cielo
    Hacen oír su canto entre las ramas.

    4. Desde lo alto riegas las montañas
    Sacias la tierra con el fruto de tus obras
    Haces brotar para el ganado la hierba
    Y forraje para los que sirven al hombre.

    5. ¡Cuántas son tus obras, Señor!
    ¡Las hiciste todas con sabiduría!
    Tus creaturas llenan la tierra
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  7. PENTECOSTÉS: MISA del DÍA.
    »»» Hna. CECILIA LÓPEZ: Mater Dei - San Luis
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu Señor, y renueva la faz de todo el mundo.
    Ant.: Envía tu Espíritu Señor,
    y renueva la faz de todo el mundo.

    1. ¡Bendice, al Señor, alma mía,
    Qué grande eres, Señor y Dios mío!
    Te vistes de esplendor y majestad
    Y te envuelves con un manto de luz.

    2. Bendice al Señor, alma mía,
    ¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría
    tus creaturas llenan la tierra!

    3. Todos esperan de Ti
    que les des la comida a su tiempo
    se las das, y ellos la recogen
    abres tu mano y quedan saciados.

    4. Les quitas el aliento y expiran
    y vuelven a ser polvo
    Envías tu aliento y son creados
    Y renuevas la superficie de la tierra.

  8. Bendice a tu Señor.
    »»» HERMANAS MISIONERAS DE CRISTO RESUCITADO
    »»» Sal. 103
    Ant.: // Alma mía, ¡bendice a tu Señor! (Bis)
    Ant.: // Alma mía,
    ¡bendice a tu Señor! (Bis)

    1. Envuelto en tu luz, lleno de belleza,
    te vistes majestuoso.
    Despliegas el cielo como una tienda,
    las nubes te sirven de carruaje,
    sobre las alas del viento avanzas,
    el fuego ¡es tu mensajero!

    2. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes,
    en ellos beben los animales,
    se oye el canto de las aves del cielo;
    las hierbas haces brotar para el ganado,
    y plantas para el uso del hombre,
    para que saque de la tierra el pan,
    ¡y el vino que alegra el corazón!

    3. ¡Gloria a Dios para siempre!
    Goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema;
    yo me alegraré con el Señor.
    Cantaré al Señor mientras viva,
    a mi Dios, mientras exista.

  9. DOMINGO DE PENTECOSTÉS .::. MISA de la VIGILIA.
    »»» JOSÉ ADRIÁN
    »»» Sal. 103. 1-2. 24. 27-28. 29-30
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra!
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la Tierra!

    1. 1A - Bendice al Señor, alma mía:
    B - ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    C - Estás vestido de esplendor y majestad
    D - y te envuelves con un manto de luz.

    2. 1aA - Bendice al Señor, alma mía:
    24B - ¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    C - ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    D - la tierra está llena de tus criaturas.

    3. 27A - Todos esperan de ti
    B - que les des la comida a su tiempo:
    28C - se la das, y ellos la recogen;
    D - abres tu mano y quedan saciados.

    4. 29bA - Si les quitas el aliento,
    B - expiran y vuelven al polvo.
    30C - Si envías tu aliento, son creados,
    D - y renuevas la superficie de la tierra

  10. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» JOSÉ ADRIÁN
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra!
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la Tierra!

    1. 1abA - Bendice al Señor, alma mía:
    B - ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    24acC - ¡Qué variadas son tus obras, Señor,
    D - la tierra está llena de tus criaturas!

    2. 29bcA - Si les quitas el aliento,
    B - expiran y vuelven al polvo.
    30C - Si envías tu aliento, son creados,
    D - y renuevas la superficie de. la tierra

    3. 31A - ¡Gloria al Señor para siempre,
    B - alégrese el Señor por sus obras!
    34C - Que mi canto le sea agradable.
    D - y yo me alegraré en el. Señor.

  11. DOMINGO de PENTECOSTÉS | Misa del DÍA | *A*B*C.
    »»» ATHENAS y TOBÍAS BUTELER
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu Santo, y renueva la faz de la Tierra.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu Santo,
    y renueva la faz de la Tierra.

    1. 1abBendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    la tierra está llena de tus criaturas!

    2. 29bcSi les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

    3. 31¡Gloria al Señor para siempre,
    alégrese el Señor por sus obras!
    34que mi canto le sea agradable,
    y yo me alegraré en el Señor.

  12. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» Lomas de Zamora: Comisión de Liturgia
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: ¡Bendigo al Señor, que nos da la Vida!
    Ant.: ¡Bendigo al Señor,
    que nos da la Vida!

    1. 1b¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    Estás vestido de esplendor y majestad
    2y te envuelves con un manto de luz.
    Tú extendiste el cielo como un toldo.

    2. 3Construiste tu mansión sobre las aguas.
    Las nubes te sirven de carruaje
    y avanzas en alas del viento.
    4Usas como mensajeros a los vientos,
    y a los relámpagos, como ministros.

    3. 24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!
    25Allí está el mar, grande y dilatado,
    donde se agitan, en número incontable,
    animales grandes y pequeños.

    4. 27Todos esperan de ti
    que les des la comida a su tiempo:
    28se la das, y ellos la recogen;
    abres tu mano, y quedan saciados.

    5. 29Si escondes tu rostro, se espantan;
    si les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

  13. VIGILIA PASCUAL. 1. Luego de la 1a lectura.
    »»» Lomas de Zamora: Comisión de Liturgia
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la Tierra.

    1. 1Bendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    Estás vestido de esplendor y majestad
    2y te envuelves con un manto de luz.

    2. 5Afirmaste la tierra sobre sus cimientos:
    ¡no se moverá jamás!
    6El océano la cubría como un manto,
    las aguas tapaban las montañas.

    3. 10Haces brotar fuentes en los valles,
    y corren sus aguas por las quebradas.
    12Las aves del cielo habitan junto a ellas
    y hacen oír su canto entre las ramas.

    4. 13Desde lo alto riegas las montañas,
    y la tierra se sacia con el fruto de tus obras.
    14Haces brotar la hierba para el ganado
    y las plantas que el hombre cultiva.

    5. 24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!
    35c¡Bendice al Señor, alma mía!

  14. VIGILIA de PENTECOSTÉS | Salmo 4.
    »»» Lomas de Zamora: Comisión de Liturgia
    »»» Sal. 103. 1-2. 24. 27-28. 29-30
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y nueva toda la Tierra!
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu,
    y nueva toda la Tierra!

    1. 1Bendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    Estás vestido de esplendor y majestad
    2ay te envuelves con un manto de luz.

    2. 24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!
    ¡Bendice, al Señor, alma mía!

    3. 27Todos esperan de ti
    que les des la comida a su tiempo:
    28se la das, y ellos la recogen;
    abres tu mano, y quedan saciados.

    4. 29bcSi les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

  15. PENTECOSTES: Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» Lomas de Zamora: Comisión de Liturgia
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra!
    Ant.: ¡Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la Tierra!

    1. 1abBendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    la tierra está llena de tus criaturas!

    2. 29bcSi les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

    3. 31¡Gloria al Señor para siempre,
    alégrese el Señor por sus obras!
    34que mi canto le sea agradable,
    y yo me alegraré en el Señor.

  16. VIGILIA PASCUAL: 1. Luego de Gn. 1. 1-2. 2.
    »»» Pastoral de Música: diócesis de san Isidro
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35
    Ant.: ENVÍA, SEÑOR, TU ESPÍRITU Y RENUEVA TODA LA TIERRA
    Ant.: ENVÍA, SEÑOR, TU ESPÍRITU
    Y RENUEVA TODA LA TIERRA

    1. Bendice al Señor, alma mía.
    ¡Señor, mi Dios, que grande eres!
    de esplendor y majestad te vistes
    y te envuelves con manto de luz.

    2. La tierra sobre sus cimientos
    afirmaste y no se moverá.
    Como un manto la cubrió el océano,
    a las montañas tapaban las aguas.

    3. Haces brotar fuentes en los valles,
    sus aguas corren por quebradas.
    Junto a ellas las aves del cielo
    hacen oír su canto entre las ramas.

    4. ¡Que variadas son tus obras!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    de tus creaturas la tierra está llena!
    ¡Alma mía bendice al Señor!

  17. Envíanos tu Espíritu Creador – Salmo 104 (103).
    »»» MISIÓN PAÍS
    »»» Sal. 103
    Ant.: // Envíanos, Señor, tu Espíritu creador, y renueva la faz de la tierra. (Bis)
    Ant.: // Envíanos, Señor, tu Espíritu creador,
    y renueva la faz de la tierra. (Bis)

    1. Bendice alma mía al Señor,
    Dios mío, que grande eres;
    cuántas son tus obras, Señor,
    la tierra llena está de tus creaturas.

    2. Les retiras el aliento y expiran
    y vuelven a ser polvo.
    Envías tu aliento y los creas,
    y renuevas la faz de la Tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  18. Todos los vivientes esperan de ti: Sal. 104 (103).
    »»» LOS PERALES
    »»» Sal. 103
    Ant.: Te alabamos, oh Señor por la Vida que tu amor nos regaló.
    Ant.: Te alabamos, oh Señor
    por la Vida que tu amor nos regaló.

    1. Tú extendiste el cielo como un velo
    afirmaste la tierra en sus cimientos
    el agua en generosos manantiales
    para apagar la sed de los mortales.

    2. Haces brotar para el ganado la hierba
    y las plantas que el hombre cultiva
    para sacar el pan de la tierra
    y el vino que alegra la existencia.

    3. Tú sacias de los árboles la sed
    para que aniden las aves en sus ramas,
    diste a la cabra, la cumbre del monte
    y los valles a diversos animales.

    4. Que la luna marcara los tiempos,
    sepa el sol la hora de ponerse,
    dando la noche a las fieras de la selva
    y el día para el hombre y su trabajo.

    5. Todos los seres esperan de ti
    que les des a tiempo su comida,
    con tu aliento despiertan a la vida
    y así renuevas la faz de la tierra.

    6. Demos gracias por su gran sabiduría
    a nuestro Padre que ha hecho maravillas,
    a su Hijo, Jesús, nuestro hermano
    y al Espíritu, el aliento de la vida.

  19. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» CANTOS de MISA
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: ¡Bendigo al Señor, que nos da la Vida!
    Ant.: ¡Bendigo al Señor,
    que nos da la Vida!

    1. 1b¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    Estás vestido de esplendor y majestad
    2y te envuelves con un manto de luz.
    Tú extendiste el cielo como un toldo.

    2. 3Construiste tu mansión sobre las aguas.
    Las nubes te sirven de carruaje
    y avanzas en alas del viento.
    4Usas como mensajeros a los vientos,
    y a los relámpagos, como ministros.

    3. 24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!
    25Allí está el mar, grande y dilatado,
    donde se agitan, en número incontable,
    animales grandes y pequeños.

    4. 27Todos esperan de ti
    que les des la comida a su tiempo:
    28se la das, y ellos la recogen;
    abres tu mano, y quedan saciados.

    5. 29Si escondes tu rostro, se espantan;
    si les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

  20. 1. VIGILIA PASCUAL: Luego de la 1er lectura.
    »»» NATALIA CÁCERES
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    y renueva toda la Tierra.

    1. Bendice al Señor, alma mía:
    Señor, Dios mío, que grande eres!
    ¡que variadas son tus obras!,
    ¡la tierra está llena de tus criaturas!

    2. Si le quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la faz de la tierra.

    3. ¡Gloria al Señor para siempre,
    alégrese Él, por sus obras!
    Que mi canto le sea agradable,
    me alegraré en el Señor!

  21. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» NATALIA CÁCERES
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: // ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra! (Bis)
    Ant.: // ¡Envía, Señor, tu Espíritu, y renueva toda la Tierra! (Bis)

    1. 1abBendice al Señor, alma mía:
    ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
    24¡Qué variadas son tus obras, Señor!
    ¡Todo lo hiciste con sabiduría,
    la tierra está llena de tus criaturas!

    2. 29bcSi les quitas el aliento,
    expiran y vuelven al polvo.
    30Si envías tu aliento, son creados,
    y renuevas la superficie de la tierra.

    3. 31¡Gloria al Señor para siempre,
    alégrese el Señor por sus obras!
    34que mi canto le sea agradable,
    y yo me alegraré en el Señor.

  22. 1. VIGILIA PASCUAL. Salmo 103: BENDICE, ALMA MÍA.
    »»» VÍCTOR ESPINOZA (VICTORCORO)
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor: contempla sus maravillas; bendícelo, alma mía, ¡Todo lo hizo muy bien!
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor:
    contempla sus maravillas;
    bendícelo, alma mía,
    ¡Todo lo hizo muy bien!

    1. Dios mío que grande eres
    te vistes de grandeza y majestad
    la luz te envuelve como un manto,
    tu espíritu, lo hizo bien.
    Pusiste la tierra en tus cimientos,
    y nunca podrá vacilar;
    el mar la cubre como capa
    naciendo montañas por doquier.

    2. Dios mío, ¡cuántas son tus obras!
    la tierra de criaturas llena está.
    Si quitas tu aliento, todo expira,
    volviendo al polvo y a su fin.
    Tu aliento da Vida al universo:
    renueva a la Tierra en su faz;
    tu Espíritu todo lo sostiene,
    trayendo la armonía de la Paz.

    3. Los ríos nacen de manantiales,
    que fluyen por montes hasta el mar,
    las aves habitan en el cielo
    las hojas entonan su canción.
    Señor, desde tu morada,
    tu haces la tierra fecundar,
    la hierba para los ganados
    forraje que al hombre le ha de servir.

  23. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» MÚSICA SACRA - LIMA
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tus obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  24. 1. VIGILIA PASCUAL .::. Sal. 103.
    »»» Diócesis de Chosica - Lima Este
    »»» Sal. 103. 1-2a. 5-6. 10 y 12. 13-14. 24 y 35c (R.: cf. 30)
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor;
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron sobre las montañas.

    3. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    Junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    la tierra se sacia de tu acción fecunda;
    haces brotar hierba para los ganados,
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  25. DOMINGO de PENTECOSTÉS.
    »»» Diócesis de Chosica - Lima Este
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tus obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  26. I. VIGILIA PASCUAL: 1. Luego de la 1er lectura:.
    »»» EVANGELICANTO: Diócesis de San Pedro Sula
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor;
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron sobre las montañas.

    3. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    Junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    y la tierra se sacia de tu acción fecunda;
    haces brotar hierba para los ganados,
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  27. 1. VIGILIA PASCUAL: Salmo 103.
    »»» Juan Gómez Austria
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Sobre bases inconmovibles
    asentaste la tierra para siempre.
    Con un vestido de mares la cubriste
    y las aguas en los montes concentraste.

    3. En los valles haces brotar las fuentes,
    que van corriendo entre montañas;
    junto al arroyo vienen a vivir las aves,
    que cantan entre las ramas.

    4. Desde tu cielo riegas los montes
    y sacias la tierra del fruto de tus manos;
    haces brotar hierba para los ganados
    y pasto para los que sirven al hombre.

    5. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con maestría!
    La tierra está llena de tus creaturas.
    Bendice al Señor, alma mía.

  28. PENTECOSTÉS .::. Misa del DÍA.
    »»» MARTHA ZAMUDIO
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31.34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya, Aleluya, Aleluya.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    a renovar la tierra.
    Aleluya, Aleluya, Aleluya.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    ¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
    La tierra llena está de sus creaturas.

    2. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo;
    pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

    3. Que Dios sea glorificado para siempre
    y se goce en sus creaturas.
    Ojalá que le agraden mis palabras
    y yo me alegraré en el Señor.

  29. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» Salmos para la Liturgia
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: Te alabamos, Señor.
    Ant.: Te alabamos, Señor.

    1. Hijos de Dios, glorifiquen al Señor,
    denle la gloria que merece.
    Postrados en su templo santo,
    alabemos al Señor.

    2. La voz del Señor se deja oír
    sobre las aguas torrenciales.
    La voz del Señor es poderosa,
    la voz del Señor es imponente.

    3. El Dios de majestad hizo sonar
    el trueno de su voz.
    El Señor se manifestó sobre las aguas
    desde su trono eterno.

    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Por encima de las aguas construyes tu morada.
    Las nubes son tu carro;
    los vientos, tus alas y mensajeros;
    y tus servidoras, las ardientes llamas.

    3. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con maestría!
    La tierra está llena de tus creaturas,
    y tu mar, enorme a lo largo y a lo ancho,
    está lleno de animales pequeños y grandes.

    4. Todos los vivientes aguardan
    que les des de comer a su tiempo;
    les das el alimento y lo recogen,
    abres tu mano y se sacian de bienes.

    5. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo.
    Pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

  30. I. VIGILIA PASCUAL: 1er Salmo.
    »»» Salmos para la Liturgia
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Sobre bases inconmovibles
    asentaste la tierra para siempre.
    Con un vestido de mares la cubriste
    y las aguas en los montes concentraste.

    3. En los valles haces brotar las fuentes,
    que van corriendo entre montañas;
    junto al arroyo vienen a vivir las aves,
    que cantan entre las ramas.

    4. Desde tu cielo riegas los montes
    y sacias la tierra del fruto de tus manos;
    haces brotar hierba para los ganados
    y pasto para los que sirven al hombre.

    5. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con maestría!
    La tierra está llena de tus creaturas.
    Bendice al Señor, alma mía.

  31. PENTECOSTÉS .::. Misa del DÍA.
    »»» Salmos para la Liturgia
    »»» Sal. 103. l. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya, Aleluya, Aleluya.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    a renovar la tierra.
    Aleluya, Aleluya, Aleluya.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    ¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
    La tierra llena está de sus creaturas.

    2. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo;
    pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

    3. Que Dios sea glorificado para siempre
    y se goce en sus creaturas.
    Ojalá que le agraden mis palabras
    y yo me alegraré en el Señor.

  32. Sal. 103: Bendice al Señor, alma mía.
    »»» AGUAS BUENAS: PUERTO RICO
    »»» Sal. 103. l-2. 5-6
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Sobre bases inconmovibles
    asentaste la tierra para siempre.
    Con un vestido de mares la cubriste
    y las aguas en los montes concentraste.

  33. Envía tu Espíritu, Señor.
    »»» CARLOS ROSAS
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: // Envía tu Espíritu, Señor, y // renueva la faz (3) de la tierra. (Bis)
    Ant.: // Envía tu Espíritu, Señor,
    y // renueva la faz (3) de la tierra. (Bis)

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    ¡Cuántas son tus obras, Señor!
    la tierra está llena, está llena, de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y las creas,
    y // renuevas la faz (3) de la Tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre, gloria a Dios,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    // y yo me alegraré (3) con el Señor.

  34. PENTECOSTÉS: Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» IGNACIO TORRES
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: ¡Envia Señor tu Espiritu y renueva la faz de la tierra!
    Ant.: ¡Envia Señor tu Espiritu
    y renueva la faz de la tierra!

    1. Bendice, alma mía, al Señor.
    Alaba su grandeza y majestad,
    ¡Cuánta son tus obras, oh Señor,
    tus creaturas llenan la Tierra.

    2. Les quitas el aliento y expiran
    y vuelven a ser polvo del camino,
    Envías tu aliento, y los creas
    y renuevas la faz de la Tierra.

    3. Gloria para siempre al Señor
    alégrense sus obras;
    Ojalá le agrade mi canto,
    mi alegría será siempre el Señor.

  35. PENTECOSTÉS: Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» IGNACIO TORRES
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: // ENVÍA, SEÑOR, TU ESPIRITU Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA.
    Ant.: // ENVÍA, SEÑOR, TU ESPIRITU
    Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA.

    1. Bendice alma mía al Señor
    Dios mío que grande eres
    Te vistes de belleza y majestad
    La luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra en su cimiento
    Y no vacilará jamás.
    La cubriste con el fondo del océano.
    Sobre los montes se posaron las aguas.

    3. Cuantas son tus obras, !Oh Señor!
    Las hiciste con sabiduría
    La tierra está llena de tus criaturas.
    Bendice alma mía la Señor.

  36. Envía tu Espíritu, Señor.
    »»» MANUEL F. GARCÍA
    »»» Sal. 103. l. 7. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y renueva la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y renueva la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor,
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tu obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran,
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y renuevas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras,
    que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  37. Envía tu Espíritu, Señor.
    »»» PEDRO RUBALCAVA
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor; renueva la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor;
    renueva la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor.
    ¡Grande es mi Dios!
    Cuántas son tus obras, oh Señor;
    llena está la tierra de tus criaturas.

    2. Les quitas el aliento, oh Señor,
    mueren y vuelven al polvo;
    envías tu soplo, oh Señor,
    nos creas y renuevas a la tierra.

    3. Gloria para siempre al Señor,
    alégrese en sus obras.
    Ojalá y le agraden mis palabras,
    solo en el Señor me alegraré.

  38. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» RODOLFO MARTÍNEZ
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.
    Ant.: Bendice al Señor, alma mía.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Por encima de las aguas construyes tu morada.
    Las nubes son tu carro;
    los vientos, tus alas y mensajeros;
    y tus servidoras, las ardientes llamas.

    3. ¡Qué numerosas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con maestría!
    La tierra está llena de tus creaturas,
    y tu mar, enorme a lo largo y a lo ancho,
    está lleno de animales pequeños y grandes.

    4. Todos los vivientes aguardan
    que les des de comer a su tiempo;
    les das el alimento y lo recogen,
    abres tu mano y se sacian de bienes.

    5. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo.
    Pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

  39. PENTECOSTÉS .::. Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» RODOLFO MARTÍNEZ
    »»» Sal. 103. l. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya, Aleluya, Aleluya.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    a renovar la tierra.
    Aleluya, Aleluya, Aleluya.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    ¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
    La tierra llena está de sus creaturas.

    2. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo;
    pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

    3. Que Dios sea glorificado para siempre
    y se goce en sus creaturas.
    Ojalá que le agraden mis palabras
    y yo me alegraré en el Señor.

  40. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor!
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor!

    1. ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Extiendes los cielos como una tienda,
    construyes tu morada sobre las aguas;
    las nubes te sirven de carroza,
    avanzas en las alas del viento;
    los vientos te sirven de mensajeros,
    el fuego llameante, de ministro.

    3. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    Ahí está el mar: ancho y dilatado,
    en él bullen, sin número,
    animales pequeños y grandes.

    4. Todos ellos aguardan
    a que les eches comida a su tiempo:
    se la echas, y la atrapan;
    abres tu mano, y se sacian de bienes.

    5. Escondes tu rostro, y se espantan;
    les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

  41. I. VIGILIA PASCUAL: 1. Luego de la 1er lectura:.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor;
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron sobre las montañas.

    3. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    Junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    la tierra se sacia de tu acción fecunda;
    haces brotar hierba para los ganados,
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  42. DOMINGO de PENTECOSTÉS: MISA de la VIGILIA.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 103. 1-2. 24. 27-28. 29-30
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

    3. Todas ellos aguardan
    a que les eches comida a su tiempo;
    se la echas, y la atrapan;
    abres tus manos, y se sacian de bienes.

    4. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

  43. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» RESPONDE y ACLAMA
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tus obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  44. PENTECOSTÉS .::. Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» PERALTÍSIMO
    »»» Sal. 103. l. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    a renovar la tierra.
    Aleluya.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    ¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
    La tierra llena está de sus creaturas.

    2. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo;
    pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

    3. Que Dios sea glorificado para siempre
    y se goce en sus creaturas.
    Ojalá que le agraden mis palabras
    y yo me alegraré en el Señor.

  45. Salmo 103 - Bendice, alma mía, al Señor.
    »»» PERALTÍSIMO
    »»» Sal. 103
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor.
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor.

    1. Bendice alma mía al Señor,
    Señor mío y Dios mío, inmensa es tu grandeza;
    Te vistes de belleza y majestad,
    La luz te envuelve como un manto.

    2. Sobre bases inconmovibles,
    Asentaste la tierra para siempre;
    Con un vestido de mares la cubriste,
    Y las aguas en los montes concentraste.

    3. En los valles haces brotar las Fuentes,
    Que van corriendo entre montanas;
    Junto al arroyo vienen a vivir las aves,
    Que cantan entre las ramas.

    4. Desde tu cielo riegas los montes,
    Y sacias la tierra del fruto de tus manos;
    Haces brotar hierba para los ganados,
    Y pasto para los que sirven al hombre.

    5. Que numerosas son tus obras, Señor,
    Y todas las hiciste con maestría;
    La tierra esta llena de tus creaturas,
    Bendice, alma mía, al Señor.

  46. PENTECOSTÉS .::. Misa del DÍA | A*B*C.
    »»» Formación Musical para salmodiar: Johan PARRILLI
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu, a renovar la tierra. Aleluya, Aleluya, Aleluya.
    Ant.: Envía, Señor, tu Espíritu,
    a renovar la tierra.
    Aleluya, Aleluya, Aleluya.

    1. Bendice al Señor, alma mía;
    Señor y Dios mío, inmensa es tu grandeza.
    ¡Qué numerosas son tus obras, Señor!
    La tierra llena está de sus creaturas.

    2. Si retiras tu aliento,
    toda creatura muere y vuelve al polvo;
    pero envías tu espíritu, que da vida,
    y renuevas el aspecto de la tierra.

    3. Que Dios sea glorificado para siempre
    y se goce en sus creaturas.
    Ojalá que le agraden mis palabras
    y yo me alegraré en el Señor.

  47. Envía tu Espíritu.
    »»» FRAN
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: // Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra. (Bis)
    Ant.: // Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra. (Bis)

    1. Bendice, alma mía, al Señor;
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron sobre las montañas.

    3. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    y la tierra se sacia de tu acción fecunda;
    haces brotar hierba para los ganados,
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  48. Envía tu espíritu.
    »»» ALBERTO TAULÉ
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35. 29-30
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor,
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra en sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    llenaste de aguas las montañas.

    3. Sacas ríos de los manantiales
    para que fluyan entre los montes,
    junto a ellos habitan las aves,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde el cielo riegas los montes,
    y la tierra queda saciada;
    haces brotar para el ganado
    la hierba, das tu alimento
    a los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría,
    tus criaturas llenan la tierra.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

    6. Les retiras el aliento, y expiran,
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

  49. Dános, oh Señor, tu Espíritu.
    »»» VARIOS
    »»» Sal. 103
    Ant.: // Dános, oh Señor, tu Espíritu, y renovarás la faz de la tierra. (Bis)
    Ant.: // Dános, oh Señor, tu Espíritu,
    y renovarás la faz de la tierra. (Bis)

    1. Bendice, alma mía, al Señor.
    Dios mío, qué grande eres tú!
    Cuántas son tus obras, Señor;
    la tierra llena está de tus criaturas.

    2. Mi vida es el testimonio,
    que doy de ti ante los hombres.
    Dame fuerza y concédeme tus dones,
    y yo te seguiré siempre, Señor.

    3. Confírmame en tu palabra,
    que sea mi vida como el fuego,
    que conozcan todos tus acciones,
    y yo me alegraré con el Señor.

    4. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  50. Llena está la TIERRA.
    »»» FRANCISCO PALAZÓN
    »»» Sal. 103
    Ant.: Llena está la Tierra de tus criaturas, y ¡qué bellas son!
    Ant.: Llena está la Tierra de tus criaturas,
    y ¡qué bellas son!

    1. Extiendes los cielos como una tienda,
    sobre las aguas construyes tu morada;
    las nubes te sirven de carroza,
    los vientos, de mensajeros.

    2. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    Se llenan de savia los árboles del bosque,
    y las aves anidan en sus ramas.

    3. Desde tu morada riegas los montes,
    y la lluvia fecunda los campos.
    El pan extracto de la Tierra,
    y el vino que alegra el corazón.

  51. 1. VIGILIA PASCUAL: Envía tu Espíritu Señor (salmo 103).
    »»» Grupo GETSEMANÍ
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: // ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR, Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA. (BIS)
    Ant.: // ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR,
    Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA. (BIS)

    1. Bendice alma mía, al Señor,
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra
    sobre sus cimientos
    y no vacilarás jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron
    sobre las montañas

    3. De los manantiales sacas los ríos
    para que fluyan entre los montes,
    junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    y la tierra se sacia de tracción fecunda:
    haces brotar hierba para los ganados
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. ¡Cuántas son tus obras Señor!
    Y todas las hiciste con sabiduría,
    La tierra esta llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  52. Oh Señor, envía tu espíritu.
    »»» LUCIEN DEISS
    »»» Sal. 103
    Ant.: Oh Señor, envía tu Espíritu que renueve la faz de la Tierra.
    Ant.: Oh Señor, envía tu Espíritu
    que renueve la faz de la Tierra.

    1. Oh Señor, que mi alma te bendiga;
    oh Dios, tú eres grande,
    vestido de esplendor y belleza.

    2. Sobre el agua construyes tus moradas,
    oh Dios, en las alturas,
    y en alas del viento tú caminas.

    3. Es el viento quien lleva tus mensajes,
    oh Dios, por los espacios;
    y tienes un esclavo en el fuego.

    4. Con los frutos que vienen de la tierra,
    oh Dios, nos alimentas;
    tú haces germinar el pan nuestro.

    5. De tu amor esperando están los hombres,
    oh Dios, el alimento;
    tú abres la mano y los sacias.

    6. Les envías el soplo de tu boca,
    oh Dios, y son creados;
    renuevas la faz de la tierra.

  53. BAUTISMO DEL SEÑOR, C.
    »»» EL LIBRO DEL SALMISTA
    »»» Sal. 103. 1-4. 24-25. 27-30
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres!
    Ant.: Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Extiendes los cielos como una tienda,
    construyes tu morada sobre las aguas;
    las nubes te sirven de carroza,
    avanzas en las alas del viento;
    los vientos te sirven de mensajeros,
    el fuego llameante, de ministro.

    3. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    Ahí está el mar: ancho y dilatado,
    en él bullen, sin número,
    animales pequeños y grandes.

    4. Todos ellos aguardan
    a que les eches comida a su tiempo:
    se la echas, y la atrapan;
    abres tu mano, y se sacian de bienes.

    5. Escondes tu rostro, y se espantan;
    les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

  54. I. VIGILIA PASCUAL: 1. Luego de la 1er lectura:.
    »»» EL LIBRO DEL SALMISTA
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12. 13-14. 24. 35
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor;
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Asentaste la tierra sobre sus cimientos,
    y no vacilará jamás;
    la cubriste con el manto del océano,
    y las aguas se posaron sobre las montañas.

    3. De los manantiales sacas los ríos,
    para que fluyan entre los montes;
    Junto a ellos habitan las aves del cielo,
    y entre las frondas se oye su canto.

    4. Desde tu morada riegas los montes,
    la tierra se sacia de tu acción fecunda;
    haces brotar hierba para los ganados,
    y forraje para los que sirven al hombre.

    5. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.
    ¡Bendice, alma mía, al Señor!

  55. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA de la VIGILIA.
    »»» EL LIBRO DEL SALMISTA
    »»» Sal. 103. 1-2. 24. 27-28. 29-30
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Te vistes de belleza y majestad,
    la luz te envuelve como un manto.

    2. Cuántas son tus obras, Señor,
    y todas las hiciste con sabiduría;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    3. Todos ellos aguardan
    a que les eches comida a su tiempo;
    se la echas, y la atrapan;
    abres tu mano, y se sacian de bienes.

    4. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

  56. DOMINGO de PENTECOSTÉS .::. MISA del DÍA.
    »»» EL LIBRO DEL SALMISTA
    »»» Sal. 103. 1. 24. 29-30. 31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y repuebla la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor:
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tus obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y repueblas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras.
    Que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.

  57. Salmo 103 - Bendice Alma Mia Al Señor - Coro Santo Rosario.
    »»» SALMOS EN YOUTUBE.COM
    »»» Sal. 103. 1-2. 5-6. 10. 12-14. 24. 35
    Ant.: // Bendice, alma mia, al Señor; renueva la faz de la tierra. (Bis)
    Ant.: // Bendice, alma mia, al Señor;
    renueva la faz de la tierra. (Bis)

    1. Bendice al mia, al señor
    ¡Grande es mi Dios!
    Cuantas son tus obras,
    Oh Señor; llena hasta la tierra
    de tus criaturas.

    2. Sobre grandes cimientos sentaste
    A la tierra para que nunca vacile.
    Con vestidos de mares la cubriste,
    Y las aguas de los montes Concentraste.

    3. Levantas fuentes en los valles
    Que van corriendo entre mares.
    Al arroyo vienen las aves,
    A cantar entre las ramas.

    4. Gloria para siempre al Señor,
    Alégrese en sus obras.
    Ojalé le agraden mis palabras,
    solo en el Señor me alegraré.

  58. Salmo 103: Bendice, alma mía, al Señor || Lily Quezada Cavieres.
    »»» SALMOS EN YOUTUBE.COM
    »»» Sal. 103
    Ant.: Bendice alma mía al Señor contempla sus maravillas bendícelo, alma mía, ¡ Todo lo hizo muy bien!
    Ant.: Bendice alma mía al Señor
    contempla sus maravillas
    bendícelo, alma mía,
    ¡ Todo lo hizo muy bien!

    1. Dios mío que grande eres
    te vistes de grandeza y majestad
    la luz te envuelve como un manto,
    tu espíritu, todo lo hizo bien.

    Variadas son todas tus obras
    la tierra tiene vida por doquier,
    Si quitas tu aliento todo expira,
    volviendo al polvo y a su fin.

    2. Tu aliento da la vida al universo,
    Renueva la tierra en su faz,
    Tu espíritu, todo lo sostiene,
    Trayendo la armonía de la paz.

    Dios mío, tu gloria para siempre,
    Alegra nuestra alma al contemplar,
    Mi canto se alegra en alabanza,
    ¡tu espíritu, todo lo hizo bien!

  59. Oh Señor, envía tu espíritu || salmo94SMG.
    »»» SALMOS EN YOUTUBE.COM
    »»» Sal. 103
    Ant.: Oh Señor, envía tu Espíritu que renueve la faz de la Tierra.
    Ant.: Oh Señor, envía tu Espíritu
    que renueve la faz de la Tierra.

    1. Oh Señor, que mi alma te bendiga;
    oh Dios, tú eres grande,
    vestido de esplendor y belleza.

    2. Sobre el agua construyes tus moradas,
    oh Dios, en las alturas,
    y en alas del viento tú caminas.

    3. Es el viento quien lleva tus mensajes,
    oh Dios, por los espacios;
    y tienes un esclavo en el fuego.

    4. Con los frutos que vienen de la tierra,
    oh Dios, nos alimentas;
    tú haces germinar el pan nuestro.

    5. De tu amor esperando están los hombres,
    oh Dios, el alimento;
    tú abres la mano y los sacias.

    6. Les envías el soplo de tu boca,
    oh Dios, y son creados;
    renuevas la faz de la tierra.

  60. Envía tu Espíritu, Señor | J. Danini.
    »»» SALMOS EN YOUTUBE.COM
    »»» Sal. 103. 1. 7. 24. 29-31. 34
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor, y renueva la faz de la tierra.
    Ant.: Envía tu Espíritu, Señor,
    y renueva la faz de la tierra.

    1. Bendice, alma mía, al Señor,
    ¡Dios mío, qué grande eres!
    Cuántas son tu obras, Señor;
    la tierra está llena de tus criaturas.

    2. Les retiras el aliento, y expiran,
    y vuelven a ser polvo;
    envías tu aliento, y los creas,
    y renuevas la faz de la tierra.

    3. Gloria a Dios para siempre,
    goce el Señor con sus obras,
    que le sea agradable mi poema,
    y yo me alegraré con el Señor.