Jesucristo es el pan vivo .::. j-1

1. Para estar algo tranquilos
y charlar con toda calma,
el Señor con sus amigos
se marchó para Betsaida.
Pero tantos lo seguían
y buscaban por sus obras,
que ya no le permitían
ni siquiera estar a solas.

Jesucristo es el pan vivo
que ha bajado de los cielos,
para dar la vida al mundo
y a los hombres el consuelo.

2. Cuando vio a la muchedumbre
que hasta allí lo había seguido,
se dio, como de costumbre,
a los pobres y a los niños.
Los curaba con cariño,
les hablaba de su Reino,
donde todo es tan distinto
junto al Padre de los Cielos.

3. (Apóstoles):
“Ya despidete de ellos
y que vayan a algún pueblo,
porque en medio del desierto
no hay albergue ni alimento”.
Escuchando la advertencia
de los Doce, nuevamente
respondió con inocencia:
“Denles de comer ustedes”.

4. (Apóstol):
“Aquí tengo en una bolsa
cinco panes y dos peces.
Pero que es tan poca cosa
para darle a tanta gente...”
Cinco mil eran los hombres
calculando 'a grosso modo'
y el Señor mandó a los Doce:
“Háganlos sentar a todos."

5. Tomó el pan y los pescados,
los bendijo como siempre,
los partió y los fue entregando
a los Doce y a la gente.
Cuando todos se saciaron,
con los restos que sobraban,
los Apóstoles llenaron
en total doce canastas.