1 Sam. 2 : REFERENCIAS MARGINALES

Referencias de: 1 Sam. 2. 1 al 11

1. Su TEXTO ES:

1 Entonces Ana oró, diciendo: "Mi corazón se regocija en el Señor, tengo la frente erguida gracias a mi Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque tu salvación me ha llenado de alegría.

2 No hay Santo como el Señor, porque no hay nadie fuera de ti, y no hay Roca como nuestro Dios.

3 No hablen con tanta arrogancia, que la insolencia no les brote de la boca, porque el Señor es el Dios que lo sabe todo, y es él quien valora las acciones.

4 El arco de los valientes se ha quebrado, y los vacilantes se ciñen de vigor; 5 los satisfechos se contratan por un pedazo de pan, y los hambrientos dejan de fatigarse; la mujer estéril da a luz siete veces, y la madre de muchos hijos se marchita.

6 El Señor da la muerte y la vida, hunde en el Abismo y levanta de él.

7 El Señor da la pobreza y la riqueza, humilla y también enaltece.

8 Él levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria; porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas afianzó el mundo.

9 Él protege los pasos de sus fieles, pero los malvados desaparecerán en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.

10 Los rivales del Señor quedan aterrados, el Altísimo truena desde el cielo. El Señor juzga los confines de la tierra; él fortalece a su rey y exalta la frente de su Ungido".

11 Luego Elcaná se fue a su casa en Ramá, y el niño quedó al servicio del Señor, a las órdenes del sacerdote Elí.

* * *

2. TEXTOS DE SUS REFERENCIAS:

Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: versión 3
  1. Lc. 1. 46-55
  2. 46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».
  3. Sal. 89
  4. 1 Poema de Etán, el Aborigen.

    2 Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. 3 Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo.

    4 Yo sellé una alianza con mi elegido, hice este juramento a David, mi servidor: 5 ‘Estableceré tu descendencia para siempre, mantendré tu trono por todas las generaciones’”.

    6 El cielo celebre tus maravillas, Señor, y tu fidelidad en la asamblea de los santos, 7 porque ¿quién es comparable al Señor en las alturas? ¿quién es como el Señor entre los hijos de Dios?

    8 Dios es temible en el consejo de los santos, más grande y terrible que cuantos están a su alrededor? 9 Señor, Dios del universo, ¿hay alguien como tú? Tú eres fuerte y estás rodeado de fidelidad.

    10 Tú dominas la soberbia del mar y calmas la altivez de sus olas; 11 tú aplastaste a Rahab como a un cadáver, deshiciste a tus enemigos con tu brazo poderoso.

    12 Tuyo es el cielo, tuya la tierra: tú cimentaste el mundo y todo lo que hay en él; 13 tú has creado el norte y el sur, el Hermón y el Tabor aclaman tu Nombre.

    14 Tu brazo está lleno de poder, tu mano es fuerte, alta es tu derecha; 15 la Justicia y el Derecho son la base de tu trono, el Amor y la Fidelidad te preceden.

    16 ¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte! Ellos caminarán a la luz de tu rostro; 17 se alegrarán sin cesar en tu Nombre, serán exaltados a causa de tu justicia.

    18 Porque tú eres su gloria y su fuerza; con tu favor, acrecientas nuestro poder. 19 Sí, el Señor es nuestro escudo, el Santo de Israel es realmente nuestro rey.

    20 Tú hablaste una vez en una visión y dijiste a tus amigos: “Impuse la corona a un valiente, exalté a un guerrero del pueblo.

    21 Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, 22 para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso.

    23 El enemigo no lo aventajará, ni podrán oprimirlo los malvados: 24 yo aplastaré a sus adversarios ante él y golpearé a los que lo odian.

    25 Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: 26 extenderé su mano sobre el mar y su derecha sobre los ríos.

    27 Él me dirá: ‘Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora’. 28 Yo lo constituiré mi primogénito, el más alto de los reyes de la tierra.

    29 Le aseguraré mi amor eternamente, y mi alianza será estable para él; 30 le daré una descendencia eterna y un trono duradero como el cielo.

    31 Si sus hijos abandonan mi enseñanza y no proceden de acuerdo con mis juicios; 32 si profanan mis preceptos y no observan mis mandamientos, 33 castigaré sus rebeldías con la vara y sus culpas, con el látigo.

    34 Pero a él no le retiraré mi amor ni desmentiré mi fidelidad; 35 no quebrantaré mi alianza ni cambiaré lo que salió de mis labios.

    36 Una vez juré por mi santidad –¡jamás mentiré a David!–: 37 ‘Su descendencia permanecerá para siempre y su trono, como el sol en mi presencia; 38 como la luna, que permanece para siempre, será firme su sede en las alturas’”.

    39 Pero tú te has irritado contra tu Ungido, lo has rechazado y despreciado; 40 desdeñaste la alianza con tu servidor, profanaste por tierra su insignia real.

    41 Abriste brechas en todas sus murallas, redujiste a escombros todas sus fortalezas; 42 los que pasan por el camino lo despojan, y es la burla de todos sus vecinos.

    43 Alzaste la mano de sus adversarios, llenaste de alegría a sus enemigos; 44 mellaste el filo de su espada y no lo sostuviste en el combate.

    45 Le quitaste su cetro glorioso y derribaste por tierra su trono; 46 abreviaste los días de su juventud y lo cubriste de vergüenza.

    47 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Te ocultarás para siempre? ¿Arderá tu furor como el fuego? 48 Recuerda, Señor, qué corta es mi vida y qué efímeros creaste a los hombres.

    49 ¿Quién vivirá sin ver la muerte? ¿Quién se librará de las garras del Abismo? 50 ¿Dónde está, Señor, tu amor de otro tiempo, el que juraste a David por tu fidelidad?

    51 Recuerda, Señor, las afrentas de tu servidor: yo tengo que soportar los insultos de los pueblos. 52 ¡Cómo afrentan, Señor, tus enemigos, cómo afrentan las huellas de tu Ungido!

    53 ¡Bendito sea el Señor eternamente! ¡Amén! ¡Amén!
  5. Sal. 18
  6. 1 Del maestro de coro. De David, el servidor del Señor, que dirigió al Señor las palabras de este canto, cuando él lo libró de todos sus enemigos y de las manos de Saúl. 2a Dijo:

    2 Yo te amo, Señor, mi fuerza, 3 Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. 4 Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos.

    5 Las olas de la Muerte me envolvieron, me aterraron los torrentes devastadores, 6 me cercaron los lazos del Abismo, las redes de la Muerte llegaron hasta mí.

    7 Pero en mi angustia invoqué al Señor, grité a mi Dios pidiendo auxilio, y él escuchó mi voz desde su Templo, mi grito llegó hasta sus oídos.

    8 Entonces tembló y se tambaleó la tierra; vacilaron los fundamentos de las montañas, y se conmovieron a causa de su furor; 9 de su nariz se alzó una humareda, de su boca, un fuego abrasador, y arrojaba carbones encendidos.

    10 El Señor inclinó el cielo, y descendió con un espeso nubarrón bajo sus pies; 11 montó en el Querubín y emprendió vuelo, planeando sobre las alas del viento.

    12 Se envolvió en un manto de tinieblas; un oscuro aguacero y espesas nubes lo cubrían como un toldo; 13 las nubes se deshicieron en granizo y centellas al fulgor de su presencia.

    14 El Señor tronaba desde el cielo, el Altísimo hacía oír su voz; 15 arrojó sus flechas y los dispersó, multiplicó sus rayos y sembró la confusión.

    16 Al proferir tus amenazas, Señor, al soplar el vendaval de tu ira, aparecieron los cauces del mar y quedaron a la vista los cimientos.

    17 Él tendió su mano desde lo alto y me tomó, me sacó de las aguas caudalosas; 18 me libró de mi enemigo poderoso, de adversarios más fuertes que yo.

    19 Ellos me enfrentaron en un día nefasto, pero el Señor fue mi apoyo: 20 me sacó a un lugar espacioso, me libró, porque me ama.

    21 El Señor me recompensó por mi justicia, me retribuyó por la inocencia de mis manos: 22 porque seguí fielmente los caminos del Señor, y no me aparté de mi Dios, haciendo el mal; 23 porque tengo presente todas sus decisiones y nunca me alejé de sus preceptos.

    24 Tuve ante él una conducta irreprochable y me esforcé por no ofenderlo. 25 El Señor me premió, porque yo era justo y mis manos eran inocentes a sus ojos.

    26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable; 27 eres sincero con los que son sinceros y te muestras astuto con los falsos.

    28 Porque tú salvas al pueblo oprimido y humillas los ojos altaneros; 29 tú eres mi lámpara, Señor: Dios mío, tu iluminas mis tinieblas. 30 Contigo puedo asaltar una muralla; con mi Dios, puedo escalar cualquier muralla.

    31 El camino de Dios es perfecto, la promesa del Señor es digna de confianza. El Señor es un escudo para los que se refugian en él, 32 porque ¿quién es Dios fuera del Señor?, ¿y quién es la Roca fuera de nuestro Dios?

    33 Él es el Dios que me ciñe de valor y hace intachable mi camino; 34 el que me da la rapidez de un ciervo y me afianza en las alturas; 35 el que adiestra mis manos para la guerra y mis brazos para tender el arco de bronce.

    36 Me entregaste tu escudo victorioso y tu mano derecha me sostuvo; me engrandeciste con tu triunfo, 37 me hiciste dar largos pasos, y no se doblaron mis tobillos.

    38 Perseguí y alcancé a mis enemigos, no me volví hasta que fueron aniquilados; 39 los derroté y no pudieron rehacerse, quedaron abatidos bajo mis pies.

    40 Tú me ceñiste de valor para la lucha, doblegaste ante mí a mis agresores; 41 pusiste en fuga a mis enemigos, y yo exterminé a mis adversarios.

    42 Imploraron, pero nadie los salvó; gritaban al Señor, pero no les respondía. 43 Los deshice como polvo barrido por el viento, los pisé como el barro de las calles.

    44 Tú me libraste de un ejército incontable y me pusiste al frente de naciones: pueblos extraños son mis vasallos.

    45 Gente extranjera me rinde pleitesía; apenas me oyen nombrar, me prestan obediencia. 46 Los extranjeros palidecen ante mí y, temblando, abandonan sus refugios.

    47 ¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca! ¡Glorificado sea el Dios de mi salvación, 48 el Dios que venga mis agravios y pone a los pueblos a mis pies!

    49 Tú me liberas de mis enemigos, me haces triunfar de mis agresores y me libras del hombre violento. 50 Por eso te alabaré entre las naciones y cantaré, Señor, en honor de tu Nombre.

    51 Él concede grandes victorias a su rey y trata con fidelidad a su Ungido, a David y a su descendencia para siempre.
  7. Sal. 25
  8. 1 De David. Alef A ti, Señor, elevo mi alma, Bet 2 Dios mío, yo pongo en ti mi confianza; ¡que no tenga que avergonzarme ni se rían de mí mis enemigos! 3 Ninguno de los que esperan en ti tendrá que avergonzarse: se avergonzarán los que traicionan en vano. 4 Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. 5 Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador, Vau y yo espero en ti todo el día. 6 Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos. 7 No recuerdes los pecados ni las rebeldías de mi juventud: por tu bondad, Señor, acuérdate de mi según tu fidelidad. 8 El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; 9 él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. 10 Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad, para los que observan los preceptos de su alianza. 11 ¡Por el honor de tu Nombre, Señor, perdona mi culpa, aunque es muy grande! 12 ¿Hay alguien que teme al Señor? Él le indicará el camino que debe elegir: 13 su alma descansará feliz y su descendencia poseerá la tierra. 14 El Señor da su amistad a los que le temen y les hace conocer su alianza. 15 Mis ojos están siempre fijos en el Señor, porque él sacará mis pies de la trampa. 16 Mírame, Señor, y ten piedad de mí, porque estoy solo y afligido: 17 alivia las angustias de mi corazón, y sácame de mis tribulaciones. 18 Mira mi aflicción y mis fatigas, y perdona todos mis pecados. 19 Mira qué numerosos son mis enemigos y qué violento es el odio que me tienen. 20 Defiende mi vida y líbrame: que no me avergüence de haber confiado en ti; 21 la integridad y la rectitud me protegen, porque yo espero en ti, Señor.

    22 Salva, Dios mío, a Israel de todas sus angustias.
  9. Sal. 113. 7-8
  10. 7 Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, 8 para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo;
  11. Sal. 91. 12
  12. 12 Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra;
  13. Sal. 37. 20. 16
  14. Caf 20 Pero los malvados irán a la ruina, y los enemigos del Señor pasarán como la hermosura de los prados, se disiparán más pronto que el humo.

    Tet 16 Vale más la pobreza del justo que las grandes riquezas del malvado:
  15. NÉx. 15
  16. 1 Entonces Moisés y los israelitas entonaron este canto en honor del Señor: «Cantaré al Señor, que se ha cubierto de gloria: él hundió en el mar los caballos y los carros.

    2 El Señor es mi fuerza y mi protección, él me salvó. El es mi Dios y yo lo glorifico, es el Dios de mi padre y yo proclamo su grandeza.

    3 El Señor es un guerrero, su nombre es «Señor». 4 El arrojó al mar los carros del Faraón y su ejército, lo mejor de sus soldados se hundió en el Mar Rojo. 5 El abismo los cubrió, cayeron como una piedra en lo profundo del mar.

    6 Tu mano, Señor, resplandece por su fuerza, tu mano, Señor, aniquila al enemigo. 7 Con la inmensidad de tu gloria derribas a tus adversarios, desatas tu furor, que los consume como paja. 8 Al soplo de tu ira se agolparon las aguas, las olas se levantaron como un dique, se hicieron compactos los abismos del mar.

    9 El enemigo decía: «Los perseguiré, los alcanzaré, repartiré sus despojos, saciaré mi avidez, desenvainaré la espada, mi mano los destruirá».

    10 Tú soplaste con tu aliento, y el mar los envolvió; se hundieron como plomo en las aguas formidables. 11 ¿Quién es como tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién, como tú, es admirable entre los santos, terrible por tus hazañas, autor de maravillas? 12 Extendiste tu mano y los tragó la tierra. 13 Guías con tu fidelidad al pueblo que has rescatado y lo conduces con tu poder hacia tu santa morada.

    14 Tiemblan los pueblos al oír la noticia: los habitantes de Filistea se estremecen, 15 cunde el pánico entre los jefes de Edóm, un temblor sacude a los príncipes de Moab, desfallecen todos los habitantes de Canaán. 16 El pánico y el terror los invaden, la fuerza de tu brazo los deja petrificados, hasta que pasa tu pueblo, Señor, hasta que pasa el pueblo que tú has adquirido. 17 Tú lo llevas y lo plantas en la montaña de tu herencia, en el lugar que preparaste para tu morada, en el Santuario, Señor, que fundaron tus manos.

    18 ¡El Señor reina eternamente!».

    19 Cuando la caballería del Faraón, con sus carros y sus guerreros, entró en medio del mar, el Señor hizo que las aguas se volvieran contra ellos; los israelitas, en cambio, cruzaron el mar como si fuera tierra firme.

    20 Entonces Miriam, la profetisa, que era hermana de Aarón, tomó en sus manos un tamboril, y todas las mujeres iban detrás de ella, con tamboriles y formando coros de baile. 21 Y Miriam repetía: «Canten al Señor, que se ha cubierto de gloria: él hundió en el mar los caballos y los carros».
  17. NJue. 5
  18. 1 Aquel día, Débora y Barac entonaron este canto:

    2 “Porque en Israel van con los cabellos sueltos, porque el pueblo se ofreció voluntariamente, ¡bendigan al Señor!

    3 ¡Escuchen, reyes! ¡Presten oído, príncipes! Yo voy a cantar, voy a cantar al Señor, celebraré al Señor, el Dios de Israel.

    4 Señor, cuando tú saliste de Seír, cuando avanzabas desde las estepas de Edóm, tembló la tierra, fluyeron los cielos, y hasta las nubes se deshicieronen torrentes;

    5 se diluyeron las montañas, delante del Señor –el del Sinaí– delante del Señor, el Dios de Israel.

    6 En los días de Samgar, hijo de Anat, en los días de Jael, estaban desiertos los caminos; los que antes iban por los senderos tomaban por sendas desviadas.

    7 Ya no había más jefes, no había ni uno solo en Israel, hasta que te levantaste tú, Débora, hasta que te levantaste tú, madre en Israel.

    8 La gente elegía dioses nuevos, la guerra ya estaba a las puertas; no se veía ni un escudo ni una lanza entre cuarenta mil hombres de Israel.

    9 Mi corazón está con los caudillosde Israel, con los voluntarios del pueblo. ¡Bendigan al Señor!

    10 Ustedes, los que cabalganen asnas blancas, montados sobre tapices, y los que marchan por el camino, ¡atiendan bien!

    11 ¡Escuchen a los arqueros junto a los pozos de agua! Allí se narran los actos de justiciadel Señor, las gestas de su dominio en Israel, cuando el pueblo del Señor bajó a las Puertas.

    12 ¡Despierta, Débora, despierta! ¡Sí, despierta, entona un canto! ¡Arriba, Barac, llévate a tus cautivos, hijo de Abinóam!

    13 Entonces bajó el resto de los nobles, el pueblo del Señor bajó en mi defensa con los héroes.

    14 Lo mejor de Efraím está en el valle, detrás de ti va Benjamín, entre tus tropas. De Maquir bajaron los caudillos, y de Zabulón, los que empuñanel bastón de mando.

    15 Los príncipes de Isacarestán con Débora: sí, Isacar, firme junto a Barac, se lanza tras sus pasos en el valle. Reproches contra las tribus no combatientes Junto a los arroyos de Rubén hay grandes deliberaciones.

    16 ¿Por qué estás sentado entre los corrales, oyendo los silbidos de los que arrean los rebaños? Junto a los arroyos de Rubén se hacen muchas indagaciones.

    17 Galaad vive tranquilo al otro lado del Jordán y Dan ¿por qué se queda en las naves? Aser habita a la orilla del mar y vive tranquilo en sus embarcaderos.

    18 Zabulón es un pueblo que desafía a la muerte, igual que Neftalí, sobre las alturas del campo.

    19 Llegaron los reyes al combate: entonces combatieron los reyes de Canaán, en Taanac, junto a las aguas de Meguido, pero no recogieron plata como botín.

    20 Desde el cielo combatieron las estrellas, desde sus órbitas combatieroncontra Sísara.

    21 ¡El torrente Quisón los arrastró, el antiguo torrente, el torrente Quisón! ¡Avanza, alma mía, con denuedo!

    22 Los cascos de los caballos martillaron el suelo, al galope, al galope de sus corceles.

    23 ¡Maldigan a Meroz, dice el Ángel del Señor, sí, maldigan a sus habitantes! Porque no acudieron en auxilio del Señor, en auxilio del Señor, junto a los héroes.

    24 ¡Bendita entre las mujeres sea Jael, la mujer de Jéber, el quenita! ¡Bendita entre las mujeres que habitan en carpas!

    25 Sísara pidió agua, ella le dio leche, le ofreció cuajada en taza de príncipes.

    26 Extendió su mano hacia la estaca, y su derecha, hacia el martillo de los trabajadores; martilló a Sísara, le partió la cabeza, le machacó y le atravesó la sien.

    27 Él se desplomó a sus pies, cayó y quedó tendido; se desplomó, cayó a sus pies, allí donde se desplomó, yace aniquilado.

    28 La madre de Sísara se asoma por la ventana, a través del enrejado, y se lamenta: ‘¿Por qué tarda en llegar su carro? ¿Por qué se han retrasado sus carros de combate?’.

    29 La más sagaz de sus princesas le responde, y ella misma se repite estas palabras:

    30 ‘Seguro que están recogiendo y repartiendo el botín; una cautiva, dos cautivaspara cada guerrero, paños de colores como botínpara Sísara, una tela, dos telas recamadas para mi cuello’.

    31 ¡Que así desaparezcan todos tus enemigos, Señor, y los que te aman sean como el sol cuando despunta con toda su fuerza!”. Y hubo paz en el país durante cuarenta años.
Orígen de la referencia:
Biblia del PEREGRINO: ESTUDIO
  1. ||Sal. 113
  2. 1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor, alaben el nombre del Señor. 2 Bendito sea el nombre del Señor, desde ahora y para siempre. 3 Desde la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el nombre del Señor.

    4 El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo. 5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que tiene su morada en las alturas, 6 y se inclina para contemplar el cielo y la tierra?

    7 Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, 8 para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo; 9 él honra a la mujer estéril en su hogar, haciendo de ella una madre feliz.
  3. Lc. 1. 46-55
  4. 46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».
Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. NSof. 2. 3 +
  2. 3 Busquen al Señor, ustedes, todos los humildes de la tierra, los que ponen en práctica sus decretos. Busquen la justicia, busquen la humildad, tal vez así estarán protegidos en el Día de la ira del Señor.
Orígen de la referencia:
SALMOS y CANTICOS BIBLICOS RELACIONADOS
  1. Is. 61. 10-11
  2. 10 Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. Porque él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas.

    11 Porque así como la tierra da sus brotes y un jardín hace germinar lo sembrado, así el Señor hará germinar la justicia y la alabanza ante todas las naciones.

Referencias de: 1 Sam. 2. 12 al 17

1. Su TEXTO ES:

12 Los hijos de Elí eran unos canallas, que no reconocían al Señor 13 ni respetaban los deberes de los sacerdotes para con el pueblo. Cada vez que alguien ofrecía un sacrificio, venía el servidor del sacerdote con un tenedor de tres dientes en la mano, mientras se cocía la carne. 14 Entonces lo metía en la olla o el caldero, en la cacerola o el tazón, y todo lo que recogía el tenedor, se lo guardaba el sacerdote para él. Así hacían con todos los israelitas que iban a Silo. 15 Incluso antes que se quemara la grasa, venía el servidor del sacerdote y decía a la persona que ofrecía el sacrificio: "Dale al sacerdote carne para asar; él no aceptará de ti carne cocida, sino sólo cruda". 16 Y si el hombre le decía: "Primero hay que quemar la grasa; después, llévate lo que quieras" , el servidor replicaba: "No, o me la das ahora mismo, o me la llevo por la fuerza". 17 El pecado de esos ayudantes era muy grave delante del Señor, porque deshonraban las ofrendas del Señor.

* * *

2. TEXTOS DE SUS REFERENCIAS:

Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: versión 3
  1. Lev. 7. 29-36
  2. 29 Habla en estos términos a los israelitas: El que ofrezca al Señor un sacrificio de comunión, le presentará una parte de la víctima sacrificada en calidad de ofrenda. 30 Presentará con sus propias manos la ofrenda que se quema para el Señor, y ofrecerá la grasa del animal, junto con el pecho, para realizar con este último el gesto de presentación al Señor. 31 Luego el sacerdote hará arder la grasa sobre el altar, y el pecho será para Aarón y sus hijos. 32 Además, ustedes deberán entregar, como ofrenda reservada al sacerdote, la pata derecha de la víctima ofrecida en sacrificio de comunión. 33 Esa pata es la porción que recibirá el hijo de Aarón que ofrezca la sangre y la grasa del sacrificio de comunión. 34 Porque yo retengo ese pecho y esa pata de los sacrificios de comunión ofrecidos por los israelitas, y se los entrego al sacerdote Aarón y a sus hijos: es un derecho válido para siempre en Israel.

    35 Esta es la parte que corresponde a Aarón y a sus hijos, de las ofrendas que queman para el Señor, desde que fueron investidos para servir al Señor como sacerdotes; 36 esto es lo que el Señor mandó que se les diera, desde el momento en que fueron ungidos, como un derecho que ellos tendrán siempre sobre los israelitas, a lo largo de las generaciones.
  3. Lev. 3. 3-5
  4. 3 El oferente presentará –como ofrenda que se quema para el Señor– las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; 4 los dos riñones y la grasa que está sobre ellos –o sea, en los lomos– y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. 5 Los hijos de Aarón harán arder todo eso sobre el altar, junto con el holocausto colocado sobre la leña encendida, como una ofrenda que se quema con aroma agradable al Señor.

Referencias de: 1 Sam. 2. 22 al 26

1. Su TEXTO ES:

22 Elí era ya muy viejo, y oyó hablar de todo lo que hacían sus hijos a Israel, y cómo se acostaban con las mujeres que prestaban servicio a la entrada de la Carpa del Encuentro. 23 Entonces les dijo: "¿Por qué hacen esas cosas? Oigo hablar a todo el pueblo de las malas acciones que ustedes cometen. 24 No, hijos míos, no es nada bueno el rumor que se hace correr entre el pueblo del Señor. 25 Si un hombre peca contra otro hombre, Dios interviene como árbitro; pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién puede interceder por él?". Pero ellos no escucharon la voz de su padre, porque el Señor quería hacerlos morir.

26 En cambio, el joven Samuel iba creciendo, y era apreciado por Dios y por los hombres.

* * *

2. TEXTOS DE SUS REFERENCIAS:

Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: versión 3
  1. Éx. 38. 8
  2. 8 Después hizo la fuente de bronce y su base también de bronce, con los espejos de las mujeres que prestaban servicio a la entrada de la Carpa del Encuentro.
  3. Lc. 2. 52
  4. 52 Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres.

Referencias de: 1 Sam. 2. 27 al 36

1. Su TEXTO ES:

27 Un hombre de Dios se presentó a Elí y le dijo: "Así habla el Señor: Yo me revelé a la familia de tu padre, cuando ellos estaban en Egipto, bajo el poder de la casa del Faraón. 28 Elegí a tu padre entre todas las tribus de Israel, para que fuera mi sacerdote y subiera a mi altar, para que hiciera arder el incienso y llevara el efod en mi presencia. Y asigné a la familia de tu padre todas las ofrendas que hacen quemar los israelitas. 29 ¿Por qué entonces pisotean mi sacrificio y mi ofrenda, que yo prescribí para mi Morada? ¿Por qué honras a tus hijos más que a mí, haciéndolos engordar con lo mejor de todas las ofrendas de mi pueblo Israel?

30 Por eso, el Señor, el Dios de Israel, pronuncia este oráculo: Yo había dicho que tu familia caminaría siempre en mi presencia. Pero ahora -oráculo del Señor- ¡lejos de mí todo eso! Porque yo honro a los que me honran, pero los que me desprecian son humillados. 31 Llegan los días en que amputaré tu brazo y el de la familia de tu padre, de manera que no habrá más ancianos en tu casa. 32 Tú verás un rival en la Morada; y aunque todo le vaya bien a Israel, nunca habrá ancianos en tu casa. 33 Sin embargo, mantendré a algunos de tus descendientes cerca de mi altar, para que se consuman tus ojos y se desgaste tu vida; pero todos los vástagos de tu casa morirán en la flor de la edad. 34 Y te servirá de señal lo que les sucederá a tus hijos Jofní y Pinjás: ambos morirán el mismo día.

35 En cambio, yo me suscitaré un sacerdote fiel, que obrará conforme a mi corazón y a mis deseos. Yo le edificaré una casa duradera, y él caminará en presencia de mi Ungido todos los días de su vida. 36 Y todos los que subsistan de tu casa irán a postrarse delante de él por una moneda de plata y una miga de pan, y le dirán: Admíteme, por favor, a cualquiera de las funciones sacerdotales, para que tenga un pedazo de pan que comer".

* * *

2. TEXTOS DE SUS REFERENCIAS:

Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: versión 3
  1. 1 Sam. 3. 11-14
  2. 11 El Señor dijo a Samuel: "Mira, voy a hacer una cosa en Israel, que a todo el que la oiga le zumbarán los oídos. 12 Aquel día, realizaré contra Elí todo lo que dije acerca de su casa, desde el comienzo hasta el fin. 13 Yo le anuncio que condeno a su casa para siempre a causa de su iniquidad, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios, y no los reprendió. 14 Por eso, juro a la casa de Elí: jamás será expiada la falta de su casa, ni con sacrificios ni con oblaciones".
  3. 2 Sam. 22. 26
  4. 26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;
  5. Sal. 18. 26
  6. 26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;
  7. 1 Sam. 22. 18-19
  8. 18 Entonces el rey dijo a Doeg: “Vuélvete y mátalos tú”. Doeg se volvió y acometió contra los sacerdotes: así mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino.

    19 En Nob, la ciudad de los sacerdotes, Saúl pasó al filo de la espada a hombres y mujeres, niños y pequeños, bueyes, asnos y ovejas.
Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. 1 Sam. 4. 4-19
  2. 4 El pueblo envió unos hombres a Silo, y trajeron de allí el Arca de la Alianza del Señor de los ejércitos, que tiene su trono sobre los querubines. Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí, acompañaban el Arca.

    5 Cuando el Arca de la Alianza del Señor llegó al campamento, todos los israelitas lanzaron una gran ovación y tembló la tierra. 6 Los filisteos oyeron el estruendo de la ovación y dijeron: "¿Qué significa esa estruendosa ovación en el campamento de los hebreos?". Al saber que el Arca del Señor había llegado al campamento, 7 los filisteos sintieron temor, porque decían: "Un dios ha llegado al campamento". Y exclamaron: "¡Ay de nosotros, porque nada de esto había sucedido antes! 8 ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de este dios poderoso? Este es el dios que castigó a los egipcios con toda clase de plagas en el desierto. 9 ¡Tengan valor y sean hombres, filisteos, para no ser esclavizados por los hebreos, como ellos lo fueron por ustedes! ¡Sean hombres y luchen!".

    10 Los filisteos libraron batalla. Israel fue derrotado y cada uno huyó a sus campamentos. La derrota fue muy grande, y cayeron entre los israelitas treinta mil hombres de a pie. 11 El Arca del Señor fue capturada, y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

    12 Un hombre de Benjamín escapó del frente de batalla y llegó a Silo ese mismo día, con la ropa desgarrada y la cabeza cubierta de polvo. 13 Cuando llegó, Elí estaba sentado en una silla al borde del camino, a la expectativa, porque su corazón temblaba por el Arca de Dios. El hombre fue a dar la noticia por la ciudad, y toda la ciudad se puso a gritar. 14 Al oír el clamor, Elí preguntó: "¿Qué significa ese tumulto?". Entonces el hombre fue rápidamente a comunicar la noticia a Elí. 15 Este tenía noventa y ocho años; había perdido la vista y no podía ver. 16 El hombre le dijo: "Vengo del frente de batalla; hoy mismo he escapado de allí". Elí le preguntó: "¿Qué ha pasado, hijo mío?". 17 El mensajero respondió: "Israel huyó delante de los filisteos, y el pueblo ha sufrido un gran desastre; han muerto tus hijos Jofní y Pinjás, y el Arca de Dios ha sido capturada". 18 Apenas el hombre mencionó el Arca de Dios, Elí cayó de su silla hacia atrás, al lado de la puerta; así se rompió la nunca y murió, porque era viejo y pesado. Había juzgado a Israel durante cuarenta años.

    19 Su nuera, la mujer de Pinjás, estaba embarazada, próxima a dar a luz. Cuando oyó la noticia de la captura del Arca de Dios, y de la muerte de su suegro y de su marido, se encorvó y dio a luz, porque le sobrevinieron los dolores del parto.

Referencias del v. 1

1. Su TEXTO ES:

1 Entonces Ana oró, diciendo: "Mi corazón se regocija en el Señor, tengo la frente erguida gracias a mi Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque tu salvación me ha llenado de alegría.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Sal. 2
  2. 1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 2 Los reyes de la tierra se sublevan, y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Ungido: 3 «Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo».

    4 El que reina en el cielo se sonríe; el Señor se burla de ellos. 5 Luego los increpa airadamente y los aterra con su furor: 6 «Yo mismo establecí a mi Rey en Sión, mi santa Montaña».

    7 Voy a proclamar el decreto del Señor: 7 Él me ha dicho: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. 8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra. 9 Los quebrarás con un cetro de hierro, los destrozarás como a un vaso de arcilla».

    10 Por eso, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra. 11 Sirvan al Señor con temor; 12 temblando, ríndanle homenaje, no sea que se irrite y vayan a la ruina, porque su enojo se enciende en un instante. ¡Felices los que se refugian en él!
  3. Sal. 18
  4. 1 Del maestro de coro. De David, el servidor del Señor, que dirigió al Señor las palabras de este canto, cuando él lo libró de todos sus enemigos y de las manos de Saúl. 2a Dijo:

    2 Yo te amo, Señor, mi fuerza, 3 Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. 4 Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos.

    5 Las olas de la Muerte me envolvieron, me aterraron los torrentes devastadores, 6 me cercaron los lazos del Abismo, las redes de la Muerte llegaron hasta mí.

    7 Pero en mi angustia invoqué al Señor, grité a mi Dios pidiendo auxilio, y él escuchó mi voz desde su Templo, mi grito llegó hasta sus oídos.

    8 Entonces tembló y se tambaleó la tierra; vacilaron los fundamentos de las montañas, y se conmovieron a causa de su furor; 9 de su nariz se alzó una humareda, de su boca, un fuego abrasador, y arrojaba carbones encendidos.

    10 El Señor inclinó el cielo, y descendió con un espeso nubarrón bajo sus pies; 11 montó en el Querubín y emprendió vuelo, planeando sobre las alas del viento.

    12 Se envolvió en un manto de tinieblas; un oscuro aguacero y espesas nubes lo cubrían como un toldo; 13 las nubes se deshicieron en granizo y centellas al fulgor de su presencia.

    14 El Señor tronaba desde el cielo, el Altísimo hacía oír su voz; 15 arrojó sus flechas y los dispersó, multiplicó sus rayos y sembró la confusión.

    16 Al proferir tus amenazas, Señor, al soplar el vendaval de tu ira, aparecieron los cauces del mar y quedaron a la vista los cimientos.

    17 Él tendió su mano desde lo alto y me tomó, me sacó de las aguas caudalosas; 18 me libró de mi enemigo poderoso, de adversarios más fuertes que yo.

    19 Ellos me enfrentaron en un día nefasto, pero el Señor fue mi apoyo: 20 me sacó a un lugar espacioso, me libró, porque me ama.

    21 El Señor me recompensó por mi justicia, me retribuyó por la inocencia de mis manos: 22 porque seguí fielmente los caminos del Señor, y no me aparté de mi Dios, haciendo el mal; 23 porque tengo presente todas sus decisiones y nunca me alejé de sus preceptos.

    24 Tuve ante él una conducta irreprochable y me esforcé por no ofenderlo. 25 El Señor me premió, porque yo era justo y mis manos eran inocentes a sus ojos.

    26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable; 27 eres sincero con los que son sinceros y te muestras astuto con los falsos.

    28 Porque tú salvas al pueblo oprimido y humillas los ojos altaneros; 29 tú eres mi lámpara, Señor: Dios mío, tu iluminas mis tinieblas. 30 Contigo puedo asaltar una muralla; con mi Dios, puedo escalar cualquier muralla.

    31 El camino de Dios es perfecto, la promesa del Señor es digna de confianza. El Señor es un escudo para los que se refugian en él, 32 porque ¿quién es Dios fuera del Señor?, ¿y quién es la Roca fuera de nuestro Dios?

    33 Él es el Dios que me ciñe de valor y hace intachable mi camino; 34 el que me da la rapidez de un ciervo y me afianza en las alturas; 35 el que adiestra mis manos para la guerra y mis brazos para tender el arco de bronce.

    36 Me entregaste tu escudo victorioso y tu mano derecha me sostuvo; me engrandeciste con tu triunfo, 37 me hiciste dar largos pasos, y no se doblaron mis tobillos.

    38 Perseguí y alcancé a mis enemigos, no me volví hasta que fueron aniquilados; 39 los derroté y no pudieron rehacerse, quedaron abatidos bajo mis pies.

    40 Tú me ceñiste de valor para la lucha, doblegaste ante mí a mis agresores; 41 pusiste en fuga a mis enemigos, y yo exterminé a mis adversarios.

    42 Imploraron, pero nadie los salvó; gritaban al Señor, pero no les respondía. 43 Los deshice como polvo barrido por el viento, los pisé como el barro de las calles.

    44 Tú me libraste de un ejército incontable y me pusiste al frente de naciones: pueblos extraños son mis vasallos.

    45 Gente extranjera me rinde pleitesía; apenas me oyen nombrar, me prestan obediencia. 46 Los extranjeros palidecen ante mí y, temblando, abandonan sus refugios.

    47 ¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca! ¡Glorificado sea el Dios de mi salvación, 48 el Dios que venga mis agravios y pone a los pueblos a mis pies!

    49 Tú me liberas de mis enemigos, me haces triunfar de mis agresores y me libras del hombre violento. 50 Por eso te alabaré entre las naciones y cantaré, Señor, en honor de tu Nombre.

    51 Él concede grandes victorias a su rey y trata con fidelidad a su Ungido, a David y a su descendencia para siempre.
  5. [↑ ] Lc. 1. 45-55
  6. 45 Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

    46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».
  7. Lc. 1. 47
  8. 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
  9. Is. 61. 10
  10. 10 Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. Porque él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas.
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Sal. 5. 12
  2. 12 Así se alegrarán los que en ti se refugian y siempre cantarán jubilosos; tú proteges a los que aman tu Nombre, y ellos se llenarán de gozo.
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Is. 61. 10-11
  2. 10 Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. Porque él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas.

    11 Porque así como la tierra da sus brotes y un jardín hace germinar lo sembrado, así el Señor hará germinar la justicia y la alabanza ante todas las naciones.

Referencias del v. 2

1. Su TEXTO ES:

2 No hay Santo como el Señor, porque no hay nadie fuera de ti, y no hay Roca como nuestro Dios.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Lev. 17. 1+
  2. 1 El Señor dijo a Moisés:
  3. Sal. 18. 3+
  4. 3 Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Sal. 95. 1
  2. 1 ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva!
  3. Sal. 99
  4. 1 ¡El Señor reina! Tiemblan los pueblos. Él tiene su trono sobre los querubines: la tierra vacila.

    2 ¡Grande es el Señor en Sión! 3 Él se alza sobre todas las naciones. Alaben tu Nombre grande y temible. ¡Santo es el Señor!

    4 Tú eres el rey poderoso que ama la justicia, tú has establecido lo que es recto, tú ejerces sobre Jacob el derecho y la justicia.

    5 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios, adórenlo ante el estrado de sus pies. ¡Santo es el Señor!

    6 Moisés y Aarón, entre sus sacerdotes, y Samuel, entre los que invocaban su Nombre, clamaban al Señor y él les respondía.

    7 Dios les hablaba desde la columna de nube; ellos observaban sus mandamientos y los preceptos que les había dado.

    8 Señor, nuestro Dios, tú les respondías; tú eras para ellos un Dios indulgente, pero te vengabas de sus malas acciones.

    9 Glorifiquen al Señor, nuestro Dios, y adórenlo en su santa Montaña: el Señor, nuestro Dios, es santo.
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Éx. 15. 11
  2. 11 ¿Quién es como tú, Señor, entre los dioses? ¿Quién, como tú, es admirable entre los santos, terrible por tus hazañas, autor de maravillas?
  3. Is. 64. 3
  4. 3 que nadie había escuchado jamás, ningún oído oyó, ningún ojo vio a otro Dios, fuera de ti, que hiciera tales cosas por los que esperan en él.

Referencias del v. 3

1. Su TEXTO ES:

3 No hablen con tanta arrogancia, que la insolencia no les brote de la boca, porque el Señor es el Dios que lo sabe todo, y es él quien valora las acciones.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Sal. 75. 6
  2. 6 no levanten la frente contra el cielo ni hablen con actitud insolente’”.

Referencias del v. 4

1. Su TEXTO ES:

4 El arco de los valientes se ha quebrado, y los vacilantes se ciñen de vigor;

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Is. 40. 29
  2. 29 Él fortalece al que está fatigado y acrecienta la fuerza del que no tiene vigor.

Referencias del v. 5

1. Su TEXTO ES:

5 los satisfechos se contratan por un pedazo de pan, y los hambrientos dejan de fatigarse; la mujer estéril da a luz siete veces, y la madre de muchos hijos se marchita.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Sal. 113. 9
  2. 9 él honra a la mujer estéril en su hogar, haciendo de ella una madre feliz.
  3. Is. 54. 1
  4. 1 ¡Grita de alegría, estéril, tú que no has dado a luz; prorrumpe en gritos de alegría, aclama, tú que no has conocido los dolores del parto! Porque los hijos de la mujer desamparada son más numerosos que los de la desposada, dice el Señor.
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Ez. 39. 3
  2. 3 Derribaré tu arco de tu mano izquierda y haré caer tus flechas de tu mano derecha.
  3. Sal. 46. 9s
  4. 9 Vengan a contemplar las obras del Señor, él hace cosas admirables en la tierra:
Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. 1 Sam. 2. 21
  2. 21 El Señor intervino en favor de Ana, y ella concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas. Mientras tanto, el joven Samuel crecía junto al Señor.

Referencias del v. 6 - 7

1. Su TEXTO ES:

6 El Señor da la muerte y la vida, hunde en el Abismo y levanta de él.

7 El Señor da la pobreza y la riqueza, humilla y también enaltece.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Deut. 32. 39
  2. 39 Miren bien que yo, sólo yo soy, y no hay otro dios junto a mí. Yo doy la muerte y la vida, yo hiero y doy la salud, y no hay nadie que libre de mi mano.
  3. 2 Rey. 5. 7
  4. 7 Apenas el rey de Israel leyó la carta, rasgó sus vestiduras y dijo: “¿Acaso yo soy Dios, capaz de hacer morir y vivir, para que este me mande librar a un hombre de su enfermedad? Fíjense bien y verán que él está buscando un pretexto contra mí”.
  5. Sab. 16. 13
  6. 13 Porque tú tienes poder sobre la vida y la muerte, haces bajar a las puertas del Abismo y haces subir de allí.
  7. Sal. 30. 4
  8. 4 Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro.
  9. Tob. 13. 2
  10. 2 Porque él castiga y tiene compasión, hace bajar hasta el Abismo y hace subir de la gran Perdición, sin que nadie escape de su mano.
  11. Sant. 4. 12
  12. 12 Y no hay más que un solo legislador y juez, aquel que tiene el poder de salvar o de condenar. ¿Quién eres tú para condenar al prójimo?
  13. [↑ ] Lc. 1. 52-53
  14. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.
  15. Sal. 113. 7-8
  16. 7 Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, 8 para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo;
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Deut. 32. 3
  2. 3 Yo voy a proclamar el nombre del Señor: ¡den gloria a nuestro Dios!
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Os. 6. 1
  2. 1 “Vengan, volvamos al Señor: él nos ha desgarrado, pero nos sanará; ha golpeado, pero vendará nuestras heridas.

Referencias del v. 7

1. Su TEXTO ES:

7 El Señor da la pobreza y la riqueza, humilla y también enaltece.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Sal. 75. 8
  2. 8 ¡El Señor es el único Juez, que a unos humilla, y a otros exalta!

Referencias del v. 8

1. Su TEXTO ES:

8 Él levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria; porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas afianzó el mundo.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Sal. 75. 4
  2. 4 Se conmueve la tierra con todos sus habitantes, pero yo he afianzado sus columnas.
  3. Sal. 104. 5
  4. 5 Afirmaste la tierra sobre sus cimientos: ¡no se moverá jamás!
  5. Jb. 9. 6

  6. Jb. 38. 6
  7. 6 ¿Sobre qué fueron hundidos sus pilares o quién asentó su piedra angular,
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Prov. 8. 29
  2. 29 cuando fijaba su límite al mar para que las aguas no transgredieran sus bordes, cuando afirmaba los cimientos de la tierra,

Referencias del v. 9

1. Su TEXTO ES:

9 Él protege los pasos de sus fieles, pero los malvados desaparecerán en las tinieblas, porque el hombre no triunfa por su fuerza.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Jue. 6. 14
  2. 14 El Señor se volvió hacia él y le dijo: “Ve, y con tu fuerza salvarás a Israel del poder de los madianitas. Soy yo el que te envío”.

Referencias del v. 10

1. Su TEXTO ES:

10 Los rivales del Señor quedan aterrados, el Altísimo truena desde el cielo. El Señor juzga los confines de la tierra; él fortalece a su rey y exalta la frente de su Ungido".

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Sal. 98. 9
  2. 9 Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud.
  3. Sal. 89. 25
  4. 25 Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre:

Referencias del v. 11

1. Su TEXTO ES:

11 Luego Elcaná se fue a su casa en Ramá, y el niño quedó al servicio del Señor, a las órdenes del sacerdote Elí.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Núm. 8. 23-26
  2. 23 Luego el Señor dijo a Moisés:

    24 Los levitas se atendrán a esto: a partir de los veinticinco años, integrarán el grupo de servicio activo en la Carpa del Encuentro, 25 y a los cincuenta, cesarán en sus funciones y no prestarán más servicios. 26 Ayudarán a sus hermanos en la Carpa del Encuentro, realizando algunas tareas, pero no prestarán servicios. Así procederás con los levitas en lo referente a sus funciones.

Referencias del v. 12

1. Su TEXTO ES:

12 Los hijos de Elí eran unos canallas, que no reconocían al Señor

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Jer. 2. 8
  2. 8 Los sacerdotes no preguntaron: “¿Dónde está el Señor?”, los depositarios de la Ley no me conocieron, los pastores se rebelaron contra mí, los profetas profetizaron en nombre de Baal y fueron detrás de los que no sirven de nada.

Referencias del v. 13

1. Su TEXTO ES:

13 ni respetaban los deberes de los sacerdotes para con el pueblo. Cada vez que alguien ofrecía un sacrificio, venía el servidor del sacerdote con un tenedor de tres dientes en la mano, mientras se cocía la carne.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Deut. 18. 3
  2. 3 Los derechos de los sacerdotes sobre las personas que ofrecen en sacrificio un animal del ganado mayor o menor son los siguientes: se dará al sacerdote la espalda, las quijadas y el estómago.
  3. Lev. 7. 29-36
  4. 29 Habla en estos términos a los israelitas: El que ofrezca al Señor un sacrificio de comunión, le presentará una parte de la víctima sacrificada en calidad de ofrenda. 30 Presentará con sus propias manos la ofrenda que se quema para el Señor, y ofrecerá la grasa del animal, junto con el pecho, para realizar con este último el gesto de presentación al Señor. 31 Luego el sacerdote hará arder la grasa sobre el altar, y el pecho será para Aarón y sus hijos. 32 Además, ustedes deberán entregar, como ofrenda reservada al sacerdote, la pata derecha de la víctima ofrecida en sacrificio de comunión. 33 Esa pata es la porción que recibirá el hijo de Aarón que ofrezca la sangre y la grasa del sacrificio de comunión. 34 Porque yo retengo ese pecho y esa pata de los sacrificios de comunión ofrecidos por los israelitas, y se los entrego al sacerdote Aarón y a sus hijos: es un derecho válido para siempre en Israel.

    35 Esta es la parte que corresponde a Aarón y a sus hijos, de las ofrendas que queman para el Señor, desde que fueron investidos para servir al Señor como sacerdotes; 36 esto es lo que el Señor mandó que se les diera, desde el momento en que fueron ungidos, como un derecho que ellos tendrán siempre sobre los israelitas, a lo largo de las generaciones.
  5. [N ] Núm. 18. 8s
  6. 8 El Señor dijo a Aarón: Yo te encomiendo el cuidado de mis ofrendas, es decir, de los dones sagrados de los israelitas. Te entrego todo eso, a ti y a tus hijos, como algo que les es debido, como un derecho irrevocable.
  7. [N ] Deut. 18. 3s
  8. 3 Los derechos de los sacerdotes sobre las personas que ofrecen en sacrificio un animal del ganado mayor o menor son los siguientes: se dará al sacerdote la espalda, las quijadas y el estómago.
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Lev. 3
  2. 1 Si una persona ofrece un sacrificio de comunión y su ofrenda pertenece al ganado mayor –sea macho o hembra– deberá presentar delante del Señor un animal sin defecto. 2 Impondrá su mano sobre la cabeza de la víctima, la inmolará a la entrada de la Carpa del Encuentro, y luego los hijos de Aarón, los sacerdotes, rociarán con su sangre todos los costados del altar. 3 El oferente presentará –como ofrenda que se quema para el Señor– las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; 4 los dos riñones y la grasa que está sobre ellos –o sea, en los lomos– y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. 5 Los hijos de Aarón harán arder todo eso sobre el altar, junto con el holocausto colocado sobre la leña encendida, como una ofrenda que se quema con aroma agradable al Señor.

    6 Si su ofrenda para el sacrificio de comunión pertenece al ganado menor –sea macho o hembra– deberá ofrecer al Señor un animal sin defecto. 7 Si lo que ofrece es un cordero, lo presentará ante el Señor, 8 impondrá su mano sobre la cabeza del animal ofrecido, y lo inmolará delante de la Carpa del Encuentro. Luego los hijos de Aarón rociarán con su sangre todos los costados del altar. 9 El oferente presentará –como ofrenda que se quema para el Señor– la grasa de la víctima para el sacrificio de comunión, a saber: toda la cola, que deberá ser cortada cerca del espinazo, la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; 10 los dos riñones, y la grasa que está sobre ellos –o sea, en los lomos– y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. 11 Finalmente, el sacerdote hará arder todo eso sobre el altar: es un alimento que se quema para el Señor.

    12 Y si su ofrenda es una cabra, la llevará ante el Señor, 13 impondrá su mano sobre la cabeza de la víctima y la inmolará delante de la Carpa del Encuentro. Los hijos de Aarón rociarán con su sangre todos los costados del altar. 14 Él presentará –como ofrenda que se quema para el Señor– las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; 15 los dos riñones y la grasa que está sobre ellos –o sea, en los lomos– y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. 16 Finalmente, el sacerdote hará arder todo eso sobre el altar: es un alimento que se quema con aroma agradable. Toda la grasa pertenece al Señor. 17 Este es un decreto irrevocable a lo largo de las generaciones, en cualquier parte donde ustedes vivan: no deberán comer grasa ni sangre.

Referencias del v. 16

1. Su TEXTO ES:

16 Y si el hombre le decía: "Primero hay que quemar la grasa; después, llévate lo que quieras" , el servidor replicaba: "No, o me la das ahora mismo, o me la llevo por la fuerza".

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Lev. 3. 3-5
  2. 3 El oferente presentará –como ofrenda que se quema para el Señor– las siguientes partes de la víctima: la grasa que recubre las entrañas y la que está adherida a ellas; 4 los dos riñones y la grasa que está sobre ellos –o sea, en los lomos– y la protuberancia del hígado, que extraerá junto con los riñones. 5 Los hijos de Aarón harán arder todo eso sobre el altar, junto con el holocausto colocado sobre la leña encendida, como una ofrenda que se quema con aroma agradable al Señor.

Referencias del v. 18

1. Su TEXTO ES:

18 Samuel servía en la presencia del Señor; era un niño, y llevaba ceñido el efod de lino.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: versión 3
  1. [N ] Éx. 28. 6
  2. 6 El efod lo harán de oro, de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino reforzado, todo esto trabajado artísticamente.
Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. [N ] 1 Sam. 22. 18
  2. 18 Entonces el rey dijo a Doeg: “Vuélvete y mátalos tú”. Doeg se volvió y acometió contra los sacerdotes: así mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino.
  3. [N ] 2 Sam. 6. 14
  4. 14 David, que sólo llevaba ceñido un efod de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor.

Referencias del v. 19

1. Su TEXTO ES:

19 Su madre le hacía un pequeño manto, y se lo traía cada año, cuando subía con su marido a ofrecer el sacrificio anual.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. 1 Sam. 22. 18
  2. 18 Entonces el rey dijo a Doeg: “Vuélvete y mátalos tú”. Doeg se volvió y acometió contra los sacerdotes: así mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino.
  3. 2 Sam. 6. 14
  4. 14 David, que sólo llevaba ceñido un efod de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor.

Referencias del v. 21

1. Su TEXTO ES:

21 El Señor intervino en favor de Ana, y ella concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas. Mientras tanto, el joven Samuel crecía junto al Señor.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. 1 Sam. 1. 3. 21
  2. 3 Este hombre subía cada año desde su ciudad, para adorar y ofrecer sacrificios al Señor en Silo. Allí eran sacerdotes del Señor, Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

    21 El marido, Elcaná, subió con toda su familia para ofrecer al Señor el sacrificio anual y cumplir su voto.
  3. 1 Sam. 2. 5
  4. 5 los satisfechos se contratan por un pedazo de pan, y los hambrientos dejan de fatigarse; la mujer estéril da a luz siete veces, y la madre de muchos hijos se marchita.

Referencias del v. 22 - 26

1. Su TEXTO ES:

22 Elí era ya muy viejo, y oyó hablar de todo lo que hacían sus hijos a Israel, y cómo se acostaban con las mujeres que prestaban servicio a la entrada de la Carpa del Encuentro. 23 Entonces les dijo: "¿Por qué hacen esas cosas? Oigo hablar a todo el pueblo de las malas acciones que ustedes cometen. 24 No, hijos míos, no es nada bueno el rumor que se hace correr entre el pueblo del Señor. 25 Si un hombre peca contra otro hombre, Dios interviene como árbitro; pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién puede interceder por él?". Pero ellos no escucharon la voz de su padre, porque el Señor quería hacerlos morir.

26 En cambio, el joven Samuel iba creciendo, y era apreciado por Dios y por los hombres.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Nuevo Comentario Bíblico san Jerónimo
  1. [↑ ] 1 Sam. 3. 13
  2. 13 Yo le anuncio que condeno a su casa para siempre a causa de su iniquidad, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios, y no los reprendió.
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Éx. 38. 8
  2. 8 Después hizo la fuente de bronce y su base también de bronce, con los espejos de las mujeres que prestaban servicio a la entrada de la Carpa del Encuentro.

Referencias del v. 25

1. Su TEXTO ES:

25 Si un hombre peca contra otro hombre, Dios interviene como árbitro; pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién puede interceder por él?". Pero ellos no escucharon la voz de su padre, porque el Señor quería hacerlos morir.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. [N ] Éx. 4. 21
  2. 21 El Señor le dijo: “Mientras regresas a Egipto, considera todos los prodigios que yo te di el poder de realizar: tú los harás delante del Faraón. Pero yo voy a endurecer el corazón del Faraón, y él no dejará salir al pueblo.
  3. [N ] Jos. 11. 20
  4. 20 Pero el designio del Señor era que ellos se obstinaran en hacer la guerra contra Israel, a fin de que fueran consagrados sin piedad al exterminio y así fueran aniquilados, como el Señor había ordenado a Moisés.
  5. [N ] Is. 6. 9-10
  6. 9 “Ve, me dijo; tú dirás a este pueblo: ‘Escuchen, sí, pero sin entender; miren bien, pero sin comprender’.

    10 Embota el corazón de este pueblo, endurece sus oídos y cierra sus ojos, no sea que vea con sus ojos y oiga con sus oídos, que su corazón comprenda y que se convierta y sane”.
Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Lev. 5. 20-26
  2. 20 El Señor dijo a Moisés:

    21 Si una persona peca y defrauda al Señor, por haber engañado a su prójimo respecto de un objeto que le fue confiado en depósito o puesto bajo su cuidado, o bien, por haber estafado a su prójimo o haberlo violentado;

    22 o si encuentra un objeto perdido, y lo niega, o si jura en falso respecto de una de esas cosas por las que un hombre puede incurrir en pecado;

    23 si alguien peca y se hace culpable por cualquiera de estos motivos, deberá restituir lo que haya adquirido por medio de la estafa o la extorsión, así como también el depósito que se le confió, el objeto perdido que encontró, 24 o todo aquello sobre lo cual juró en falso. Los restituirá íntegramente, añadiendo un quinto más, que entregará al verdadero propietario en el momento de reparar su falta. 25 Además, presentará al sacerdote, a título de reparación, un carnero sin ningún defecto, o su equivalente en dinero, para ofrecerlo al Señor como sacrificio de reparación. 26 De esta manera, el sacerdote practicará el rito de expiación delante del Señor en favor de esa persona, y así será perdonada, cualquiera sea la falta de la que se haya hecho culpable.
Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. Neh. 9. 30
  2. 30 Tú fuiste paciente con ellos durante muchos años; les advertiste con tu espíritu, por medio de tus profetas; pero ellos no escucharon y tú los entregaste en manos de otros pueblos.
  3. Sal. 106. 24-25
  4. 24 Despreciaron una tierra apetecible, no creyeron en su palabra; 25 murmuraron dentro de sus carpas y no escucharon la voz del Señor.
  5. Zac. 1. 4
  6. 4 No sean como sus padres, a quienes los antiguos profetas interpelaron, diciendo: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan de sus malos caminos y de sus malas acciones. Pero ellos no escucharon, ni me prestaron atención –oráculo del Señor–.
  7. Jer. 34. 14
  8. 14 “Al cabo de cada siete años, cada uno de ustedes dejará libre a su hermano, al hebreo que se haya vendido a ti: él te servirá seis años, y después lo dejarás en libertad”. Pero sus padres no escucharon ni inclinaron sus oídos.
  9. Jer. 32. 23
  10. 23 Pero cuando entraron y tomaron posesión de ella, no escucharon tu voz ni caminaron según tu Ley: no hicieron nada de lo que tú les habías mandado, y tú les enviaste toda esta desgracia.
  11. Jer. 17. 23
  12. 23 Pero ellos no escucharon ni inclinaron su oído, sino que se negaron obstinadamente a escuchar y aprender la lección.
  13. Jer. 9. 12
  14. 12 Dice el Señor: Ellos abandonaron mi Ley, la que yo había puesto delante de ellos; no escucharon mi voz ni procedieron conforme a ella,
  15. Jer. 7. 13. 24
  16. 13 Y ahora, porque ustedes cometieron todas esas acciones –oráculo del Señor–, porque yo les hablé incansablemente y ustedes no escucharon, porque yo los llamé y ustedes no respondieron, 24 Pero ellos no escucharon ni inclinaron sus oídos, sino que obraron según sus designios, según los impulsos de su corazón obstinado y perverso; se volvieron hacia atrás, no hacia adelante.

Referencias del v. 26

1. Su TEXTO ES:

26 En cambio, el joven Samuel iba creciendo, y era apreciado por Dios y por los hombres.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. Ecli. 46. 13
  2. 13 Samuel fue amado por su Señor; como profeta del Señor, estableció la realeza y ungió jefes para que gobernaran a su pueblo.
  3. [🡕 ] Lc. 2. 52
  4. 52 Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres.
  5. 1 Sam. 2. 27+
  6. 27 Un hombre de Dios se presentó a Elí y le dijo: "Así habla el Señor: Yo me revelé a la familia de tu padre, cuando ellos estaban en Egipto, bajo el poder de la casa del Faraón.
  7. 1 Sam. 3. 11-14
  8. 11 El Señor dijo a Samuel: "Mira, voy a hacer una cosa en Israel, que a todo el que la oiga le zumbarán los oídos. 12 Aquel día, realizaré contra Elí todo lo que dije acerca de su casa, desde el comienzo hasta el fin. 13 Yo le anuncio que condeno a su casa para siempre a causa de su iniquidad, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios, y no los reprendió. 14 Por eso, juro a la casa de Elí: jamás será expiada la falta de su casa, ni con sacrificios ni con oblaciones".
  9. 1 Sam. 2. 30
  10. 30 Por eso, el Señor, el Dios de Israel, pronuncia este oráculo: Yo había dicho que tu familia caminaría siempre en mi presencia. Pero ahora -oráculo del Señor- ¡lejos de mí todo eso! Porque yo honro a los que me honran, pero los que me desprecian son humillados.
  11. 2 Sam. 22. 26
  12. 26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;
  13. Sal. 18. 26
  14. 26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;
Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. Sab. 4. 1
  2. 1 Es mejor no tener hijos y poseer la virtud, porque ella deja un recuerdo inmortal, ya que es reconocida por Dios y por los hombres.
  3. Ecli. 45. 1
  4. 1 De él, hizo nacer a un hombre de bien, que halló gracia a los ojos de todos y fue amado por Dios y por los hombres: Moisés, de bendita memoria.

Referencias del v. 27

1. Su TEXTO ES:

27 Un hombre de Dios se presentó a Elí y le dijo: "Así habla el Señor: Yo me revelé a la familia de tu padre, cuando ellos estaban en Egipto, bajo el poder de la casa del Faraón.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén Latinoamericana
  1. 1 Sam. 2. 33-34
  2. 33 Sin embargo, mantendré a algunos de tus descendientes cerca de mi altar, para que se consuman tus ojos y se desgaste tu vida; pero todos los vástagos de tu casa morirán en la flor de la edad. 34 Y te servirá de señal lo que les sucederá a tus hijos Jofní y Pinjás: ambos morirán el mismo día.
  3. 1 Sam. 3. 11-14
  4. 11 El Señor dijo a Samuel: "Mira, voy a hacer una cosa en Israel, que a todo el que la oiga le zumbarán los oídos. 12 Aquel día, realizaré contra Elí todo lo que dije acerca de su casa, desde el comienzo hasta el fin. 13 Yo le anuncio que condeno a su casa para siempre a causa de su iniquidad, porque él sabía que sus hijos maldecían a Dios, y no los reprendió. 14 Por eso, juro a la casa de Elí: jamás será expiada la falta de su casa, ni con sacrificios ni con oblaciones".
  5. 1 Sam. 22. 18-23
  6. 18 Entonces el rey dijo a Doeg: “Vuélvete y mátalos tú”. Doeg se volvió y acometió contra los sacerdotes: así mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino.

    19 En Nob, la ciudad de los sacerdotes, Saúl pasó al filo de la espada a hombres y mujeres, niños y pequeños, bueyes, asnos y ovejas. 20 Sólo pudo escapar un hijo de Ajimélec, hijo de Ajitub, llamado Abiatar, que huyó a reunirse con David 21 y le contó que Saúl había dado muerte a los sacerdotes del Señor. 22 David dijo a Abiatar: “Ya sabía yo aquel día que Doeg, el edomita, estaba allí presente y que no dejaría de informar a Saúl. Yo hice que las cosas se volvieran contra toda tu casa paterna. 23 Pero quédate conmigo y no temas. El que atenta contra tu vida, atenta contra la mía. Junto a mí, estarás bien protegido”.
  7. 1 Rey. 2. 27
  8. 27 Y Salomón destituyó a Ebiatar de su función de sacerdote del Señor, cumpliendo así la palabra que el Señor había pronunciado contra la casa de Elí, en Silo.

Referencias del v. 29

1. Su TEXTO ES:

29 ¿Por qué entonces pisotean mi sacrificio y mi ofrenda, que yo prescribí para mi Morada? ¿Por qué honras a tus hijos más que a mí, haciéndolos engordar con lo mejor de todas las ofrendas de mi pueblo Israel?

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. [N ] Sal. 26. 8
  2. 8 Yo amo la Casa donde habitas, el lugar donde reside tu gloria.
  3. [N ] Sal. 68 6

Referencias del v. 30

1. Su TEXTO ES:

30 Por eso, el Señor, el Dios de Israel, pronuncia este oráculo: Yo había dicho que tu familia caminaría siempre en mi presencia. Pero ahora -oráculo del Señor- ¡lejos de mí todo eso! Porque yo honro a los que me honran, pero los que me desprecian son humillados.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Sal. 18. 26
  2. 26 Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable;

Referencias del v. 32

1. Su TEXTO ES:

32 Tú verás un rival en la Morada; y aunque todo le vaya bien a Israel, nunca habrá ancianos en tu casa.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Nuestro Pueblo
  1. Lev. 26. 16
  2. 16 yo, a mi vez, los trataré de la misma manera: haré que el terror los domine –la debilidad y la fiebre que consumen los ojos y desgastan la vida–. En vano plantarán sus semillas, porque las comerán sus enemigos.

Referencias del v. 33

1. Su TEXTO ES:

33 Sin embargo, mantendré a algunos de tus descendientes cerca de mi altar, para que se consuman tus ojos y se desgaste tu vida; pero todos los vástagos de tu casa morirán en la flor de la edad.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. 1 Sam. 22. 18-19. 22-23
  2. 18 Entonces el rey dijo a Doeg: “Vuélvete y mátalos tú”. Doeg se volvió y acometió contra los sacerdotes: así mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino.

    19 En Nob, la ciudad de los sacerdotes, Saúl pasó al filo de la espada a hombres y mujeres, niños y pequeños, bueyes, asnos y ovejas. 22 David dijo a Abiatar: “Ya sabía yo aquel día que Doeg, el edomita, estaba allí presente y que no dejaría de informar a Saúl. Yo hice que las cosas se volvieran contra toda tu casa paterna. 23 Pero quédate conmigo y no temas. El que atenta contra tu vida, atenta contra la mía. Junto a mí, estarás bien protegido”.
  3. 1 Sam. 14. 10+
  4. 10 Pero si nos dicen: ‘¡Suban!’, entonces subiremos, porque el Señor los entrega en nuestras manos. Esta será la contraseña”.
  5. [N ] 1 Rey. 2. 27
  6. 27 Y Salomón destituyó a Ebiatar de su función de sacerdote del Señor, cumpliendo así la palabra que el Señor había pronunciado contra la casa de Elí, en Silo.
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Lev. 26. 16
  2. 16 yo, a mi vez, los trataré de la misma manera: haré que el terror los domine –la debilidad y la fiebre que consumen los ojos y desgastan la vida–. En vano plantarán sus semillas, porque las comerán sus enemigos.

Referencias del v. 34

1. Su TEXTO ES:

34 Y te servirá de señal lo que les sucederá a tus hijos Jofní y Pinjás: ambos morirán el mismo día.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
www.bibliascatolicas.net
  1. 1 Sam. 4. 4-19
  2. 4 El pueblo envió unos hombres a Silo, y trajeron de allí el Arca de la Alianza del Señor de los ejércitos, que tiene su trono sobre los querubines. Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí, acompañaban el Arca.

    5 Cuando el Arca de la Alianza del Señor llegó al campamento, todos los israelitas lanzaron una gran ovación y tembló la tierra. 6 Los filisteos oyeron el estruendo de la ovación y dijeron: "¿Qué significa esa estruendosa ovación en el campamento de los hebreos?". Al saber que el Arca del Señor había llegado al campamento, 7 los filisteos sintieron temor, porque decían: "Un dios ha llegado al campamento". Y exclamaron: "¡Ay de nosotros, porque nada de esto había sucedido antes! 8 ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de este dios poderoso? Este es el dios que castigó a los egipcios con toda clase de plagas en el desierto. 9 ¡Tengan valor y sean hombres, filisteos, para no ser esclavizados por los hebreos, como ellos lo fueron por ustedes! ¡Sean hombres y luchen!".

    10 Los filisteos libraron batalla. Israel fue derrotado y cada uno huyó a sus campamentos. La derrota fue muy grande, y cayeron entre los israelitas treinta mil hombres de a pie. 11 El Arca del Señor fue capturada, y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.

    12 Un hombre de Benjamín escapó del frente de batalla y llegó a Silo ese mismo día, con la ropa desgarrada y la cabeza cubierta de polvo. 13 Cuando llegó, Elí estaba sentado en una silla al borde del camino, a la expectativa, porque su corazón temblaba por el Arca de Dios. El hombre fue a dar la noticia por la ciudad, y toda la ciudad se puso a gritar. 14 Al oír el clamor, Elí preguntó: "¿Qué significa ese tumulto?". Entonces el hombre fue rápidamente a comunicar la noticia a Elí. 15 Este tenía noventa y ocho años; había perdido la vista y no podía ver. 16 El hombre le dijo: "Vengo del frente de batalla; hoy mismo he escapado de allí". Elí le preguntó: "¿Qué ha pasado, hijo mío?". 17 El mensajero respondió: "Israel huyó delante de los filisteos, y el pueblo ha sufrido un gran desastre; han muerto tus hijos Jofní y Pinjás, y el Arca de Dios ha sido capturada". 18 Apenas el hombre mencionó el Arca de Dios, Elí cayó de su silla hacia atrás, al lado de la puerta; así se rompió la nunca y murió, porque era viejo y pesado. Había juzgado a Israel durante cuarenta años.

    19 Su nuera, la mujer de Pinjás, estaba embarazada, próxima a dar a luz. Cuando oyó la noticia de la captura del Arca de Dios, y de la muerte de su suegro y de su marido, se encorvó y dio a luz, porque le sobrevinieron los dolores del parto.

Referencias del v. 35

1. Su TEXTO ES:

35 En cambio, yo me suscitaré un sacerdote fiel, que obrará conforme a mi corazón y a mis deseos. Yo le edificaré una casa duradera, y él caminará en presencia de mi Ungido todos los días de su vida.

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. 1 Sam. 4. 11
  2. 11 El Arca del Señor fue capturada, y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.
Orígen de la referencia:
El LIBRO del PUEBLO de DIOS: 2003
  1. [N ] 1 Rey. 2. 26-27. 35
  2. 26 En cuanto al sacerdote Ebiatar, el rey le dijo: “Vete a tus campos de Anatot. Aunque mereces la muerte, hoy no te haré morir, porque has llevado el Arca del Señor delante de mi padre David, y has compartido todas sus aflicciones”. 27 Y Salomón destituyó a Ebiatar de su función de sacerdote del Señor, cumpliendo así la palabra que el Señor había pronunciado contra la casa de Elí, en Silo. 35 En lugar de Joab, el rey puso al frente del ejército a Benaías, hijo de Iehoiadá. Y al sacerdote Sadoc lo puso en lugar de Ebiatar.
Orígen de la referencia:
Biblia LATINOAMERICANA
  1. Núm. 25. 12
  2. 12 Y ahora declaro: Yo le concedo mi alianza de paz.
  3. 1 Rey. 2. 26
  4. 26 En cuanto al sacerdote Ebiatar, el rey le dijo: “Vete a tus campos de Anatot. Aunque mereces la muerte, hoy no te haré morir, porque has llevado el Arca del Señor delante de mi padre David, y has compartido todas sus aflicciones”.

Referencias del v. 36

1. Su TEXTO ES:

36 Y todos los que subsistan de tu casa irán a postrarse delante de él por una moneda de plata y una miga de pan, y le dirán: Admíteme, por favor, a cualquiera de las funciones sacerdotales, para que tenga un pedazo de pan que comer".

* * *

2. Textos de sus referencias:

Orígen de la referencia:
Biblia de Jerusalén
  1. 1 Sam. 9. 26+
  2. 26 Por la mañana, se levantaron de madrugada. Apenas despuntó el alba, Samuel llamó a Saúl en la azotea y le dijo: “Levántate, voy a dejarte partir”. Saúl se levantó, y los dos, él y Samuel, salieron afuera.