Eclesiástico 3: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Los deberes hacia los padres [ 1 | 16 ]

1 [bj] Éx. 20. 12+; Ef. 6. 1-3 [bpe > 1-2] Prov. 1. 6; Prov. 2. 1; Prov. 3. 1; Prov. 4. 1. 10; Prov. 5. 1; Prov. 10. 1

1[2] Hijos, escúchenme a mí, que soy su padre;
hagan lo que les digo, y así se salvarán.

2 [bjs] Mt. 15. 4; Éx. 20. 12; Éx. 21. 17; Deut. 5. 16; Lev. 20. 9; Prov. 20. 20 [bc] Éx. 20. 12; Deut. 5. 16; Prov. 23. 22; Ecli. 3. 12; Ecli. 7. 27; Mt. 5. 4; Mt. 19. 19; Mc. 7. 10; Mc. 10. 19; Lc. 18. 20; Ef. 6. 1-3; Lev. 19. 3

2[3] Porque el Señor quiere que el padre sea respetado por sus hijos
y confirmó el derecho de la madre sobre ellos.

3-7 [bpe] Mt. 15. 4-6; Éx. 20. 12

3[4] El que honra a su padre expía sus pecados
4[5] y el que respeta a su madre
es como quien acumula un tesoro.

5 [bnp] Prov. 10. 1

5[6] El que honra a su padre encontrará alegría en sus hijos
y cuando ore, será escuchado.

6 [bjs] Ef. 6. 2-3; Col. 3. 20; Ef. 3. 5; Sal. 103. 13; Jn. 4. 34; Jn. 12. 49; Jn. 14. 28; 1 Cor. 15. 28; Jn. 1. 12; Jn. 20. 17; Gál. 4. 6

6[7] El que respeta a su padre tendrá larga vida
y el que obedece al Señor da tranquilidad a su madre.
7 El que teme al Señor honra a su padre
[8b] y sirve como a sus dueños a quienes le dieron la vida.

8 [bj] Mt. 21. 28-31 [bpe > 8-11] Gn. 9. 20-29; Gn. 27. 27-29; Gn. 49. 2-17 [bc] Gn. 48. 15-20

8[9] Honra a tu padre con obras y de palabra,
[10] para que su bendición descienda sobre ti,

9 [bj] Gn. 48. 15-20; Gn. 49. 3-29; Deut. 33. 1-25 [bnp] Gn. 27. 27-29

9[11] porque la bendición de un padre afianza la casa de sus hijos,
pero la maldición de una madre arranca sus cimientos.

10 [bnp] Gn. 9. 20-29 [sbcee] Deut. 33. 1-25

10[12] No busques tu gloria a costa del deshonor de tu padre,
porque su deshonor no es una gloria para ti:

11 [bj] Prov. 17. 6

11[13] la gloria de un hombre proviene del honor de su padre
y una madre despreciada es un oprobio para los hijos.

12 [bj] Mt. 15. 4-6; Prov. 19. 26 [bpe > 12-15] Prov. 23. 22; Prov. 30. 17

12[14] Hijo mío, socorre a tu padre en su vejez
y no le causes tristeza mientras viva.
13[15] Aunque pierda su lucidez, sé indulgente con él;
no lo desprecies, tú que estás en pleno vigor.
14 La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido
[17] y te servirá de reparación por tus pecados.
15[17] Cuando estés en la aflicción, el Señor se acordará de ti,
y se disolverán tus pecados como la escarcha con el calor.

16 [bj] Prov. 19. 26; Prov. 30. 17; Éx. 21. 17+ [bnp] Prov. 30. 11. 17 [bpe] Deut. 27. 16 [bc] Lev. 20. 9

16[17] El que abandona a su padre es como un blasfemo
y el que irrita a su madre es maldecido por el Señor.

La humildad [ 17 | 20 ]

17 [bc] Ecli. 10. 28; 1 Tim. 2. 9 [bnp] Prov. 15. 33 [bpe] Ecli. 18. 15-18

17[19] Hijo mío, realiza tus obras con modestia
y serás amado por los que agradan a Dios.

18 [bj] Flp. 2. 5-8; Mt. 20. 26-28 [bnp] Prov. 18. 20 [bpe > 18-20] Sal. 103. 8; Prov. 3. 34; Mt. 11. 25. 29+ pars [bc] Mt. 23. 11; Mc. 9. 35; Lc. 22. 26-27 [bjs] Jn. 13. 14; Lc. 1. 38; Ecli. 7. 4

18[20] * Cuanto más grande seas, más humilde debes ser,
y así obtendrás el favor del Señor,

20 [bj] Prov. 3. 34; +Sof. 2. 3 [bnp] Mt. 11. 25-29

20[21] porque el poder del Señor es grande
y él es glorificado por los humildes.

Contra las investigaciones supérfluas [ 21 | 25 ]

21 [bj] Sal. 131. 1

21[22] No pretendas lo que es demasiado difícil para ti,
ni trates de indagar lo que supera tus fuerzas:

22 [bc] Deut. 29. 29

22 reflexiona sobre lo que te ha sido mandado,
porque a ti no te conciernen las cosas secretas.
23[24] No te ocupes de cosas que están por encima de ti:
[25] lo que te ha sido revelado ya es demasiado para la inteligencia.
24[26] Porque muchos se extraviaron por sus especulaciones
y su imaginación perversa falseó sus pensamientos.
25 * Si no tienes pupilas, te faltará la luz;
si careces de ciencia, no afirmes nada.

Contra el orgullo [ 26 | 29 ]

26 [bj] Prov. 28. 14; Rom. 2. 5 [bpe > 26-27] Jb. 15. 20 [bjs] Prov. 5. 3-8

26[27] El hombre obstinado termina mal,
y el que ama el peligro perecerá en él.

27 [bjs] Ecli. 2. 12

27[28] El corazón obstinado soportará muchos males,
y el pecador acumula un pecado sobre otro.
28[29] No hay remedio para el mal del orgulloso,
[30] porque una planta maligna ha echado raíces en él.
29[31] El corazón inteligente medita los proverbios
y el sabio desea tener un oído atento.

La limosna [ 30 | 31 ]

30 [bj] Deut. 15. 7-11; Ecli. 29. 8-13; Ecli. 7. 32-36; 1 Ped. 4. 8 [bnp] Prov. 22. 9 [bpe > 30-31] Tob. 14. 8; 2 Cor. 8; 2 Cor. 9 [bc] Tob. 4. 7-16; Tob. 12. 8-9 [bjs] Mt. 5. 7

30[33] El agua apaga las llamas del fuego
y la limosna expía los pecados.
31[34] El que devuelve los favores piensa en lo que vendrá después,
y cuando esté por caer, encontrará un apoyo.
3 18

Algunos manuscritos añaden v. 19: “Son muchos los hombres altivos y gloriosos, pero el Señor revela sus secretos a los humildes”.