Salmo 120 (119): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Con este breve poema se inicia la colección de los Salmos “de peregrinación” (Sal 120 - 134), que también reciben el nombre de “graduales” o de las “subidas”, porque eran cantados por los peregrinos que “subían” a Jerusalén, con motivo de las grandes fiestas anuales (Éx.23.14-19).

Este Salmo refleja poéticamente la situación de los humildes y desposeídos, que viven en medio de una sociedad dominada por la agresividad y la mentira. Allí se encuentran como extranjeros, como desterrados en un país hostil o entre las tribus del desierto (vs.5-7).

SÚPLICA DEL QUE SUFRE LA TRAICIÓN Y LA MENTIRA

1 Canto de peregrinación
En mi aflicción invoqué al Señor ,
y él me respondió.
2 ¡Líbrame, Señor, de los labios mentirosos
y de la lengua traicionera.
3 ¿Con qué te castigará el Señor,
lengua traicionera?
4 * Con flechas afiladas de guerrero
y con brasas de retama.
5 * ¡Ay de mí, que estoy desterrado en Mésec,
y vivo en los campamentos de Quedar!
6 Mucho tiempo he convivido
con los que odian la paz.
7 Cuando yo hablo de paz,
ellos declaran la guerra.
120 4

“Brasas de retama”: la retama es una planta de madera muy dura, cuyas brasas producen un calor más fuerte y durable que el de otros arbustos.

5

“Los campamentos de Quedar”: con esta expresión se designa a una tribu de beduinos descendientes de Ismael (Gn. 25. 12-13), que llevaban una vida nómada en el desierto de Arabia.