Salmo 118 (117): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Este magnífico canto de acción de gracias celebra una victoria de Israel, en la que se puso de manifiesto una vez más el amor del Señor hacia su Pueblo (vs. 1-4) y su invencible poder (vs. 15-16). La referencia explícita a dos acciones cultuales -la liturgia de entrada al Santuario (vs. 19-20) y la procesión de la comunidad hacia el altar (v. 27)- destaca con particular relieve el carácter litúrgico del Salmo. En esa liturgia de acción de gracias, la función principal corresponde al rey, que describe la acción salvadora de Dios en primera persona del singular (vs. 5-14, 17-18, 21), mostrando así su condición de representante y portavoz de todo el Pueblo.

La liturgia cristiana confirió a este Salmo un significado “pascual” , y lo utiliza para cantar la victoria de Cristo.

CANTO* PROCESIONAL DE ACCIÓN DE GRACIAS

Invitación a la acción de gracias [ 1 | 4 ]

1 [blpd] Sal. 106. 1; Sal. 107. 1; Sal. 136. 1s [bj] Sal. 100. 5+ [bjs] Esd. 3. 11; Lc. 2. 32; Is. 61. 1-11 [bc] =Sal. 118. 29

1 * ¡Aleluya!
¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!

2-4 [blpd] Sal. 115. 12-13; Sal. 135. 19-20 [bj] Sal. 115. 9-11+ [bjs] Sal. 106. 2-3; Is. 59. 20; Rom. 11. 16; Heb. 8. 8; Éx. 40. 2; Ecli. 45. 8. 19; Núm. 25. 11-13; Ecli. 45. 23-26; Sal. 105. 30; Ez. 44. 15; Jer. 33. 19-22

2 * Que lo diga el pueblo de Israel:
¡es eterno su amor!
3 Que lo diga la familia de Aarón:
¡es eterno su amor!
4 Que lo digan los que temen al Señor:
¡es eterno su amor!

Reconocimiento de la ayuda recibida [ 5 | 18 ]

5 [bj] Sal. 4. 2 [bpe] Sal. 25. 17 [bnp] Sal. 18. 20 [bjs] Sal. 17. 20; Sal. 101. 1s; Sal. 106. 3; Is. 60. 10ss; Jer. 3. 17ss; Jer. 30. 3; Jer. 31. 31ss; Ez. 37. 23; Ez. 39. 25ss; Jl. 3. 1ss [cbl] Sal. 18. 7. 20

5 En el peligro invoqué al Señor,
y él me escuchó dándome un alivio.

6 [bj] Sal. 27. 1; Sal. 56. 12; 🡕Heb. 13. 6; Sal. 54. 6. 9 [bpe] Sal. 3. 7; Sal. 23. 4; Sal. 46. 3 [bnp] Rom. 8. 31; Heb. 13. 6 [bjs] Jer. 17. 5; Sal. 91. 6; Sal. 93. 9-11; Sal. 115. 2

6 El Señor está conmigo: no temeré;
¿qué podrán hacerme los hombres?
7 El Señor está conmigo y me ayuda:
yo veré derrotados a mis adversarios.

8-9 [blpd] Sal. 146. 3-5; Jer. 17. 5-8 [bpe] Sal. 82. 7

8 * Es mejor refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres;
9 es mejor refugiarse en el Señor
que fiarse de los poderosos.

10 [bpe] 1 Sam. 18. 21-27

10 Todos los paganos me rodearon,
pero yo los derroté en el nombre del Señor;
11 me rodearon por todas partes,
pero yo los derroté en el nombre del Señor;

12 [bj] Deut. 1. 44 [cbl] 2 Sam. 23. 6; 1 Sam. 18. 27

12 me rodearon como avispas,
ardían como fuego en las espinas,
pero yo los derroté en el nombre del Señor.

13-14 [bjs] Is. 41. 11; Ez. 38. 17-23; Jl. 4. 9-21; Sal. 65. 9. 20; Rom. 11. 11; Éx. 15. 2; Os. 3. 5; Zac. 12. 8-10; Jn. 19. 37

13 Me empujaron con violencia para derribarme,
pero el Señor vino en mi ayuda.

14 [blpd] ||Éx. 15. 2 [bj] ||Is. 12. 2

14 * El Señor es mi fuerza y mi protección;
él fue mi salvación.

15-16 [bpe] Éx. 15. 2 [bc] Is. 12. 6; Is. 54. 1; Sof. 3. 14 [bti] Lev. 23. 33-36; Deut. 16. 13-15

15 Un grito de alegría y de victoria
resuena en las carpas de los justos:
«La mano del Señor hace proezas,

16-17 [bjs] Éx. 15. 6

16 la mano del Señor es sublime,
la mano del Señor hace proezas».

17-18 [bpe] Deut. 8. 5; Jer. 30. 11; Sal. 71. 20 [bnp] Sal. 71. 20. 22 [bj] Sal. 115. 17-18; Is. 38. 19

17 No, no moriré:
viviré para publicar lo que hizo el Señor.

18 [bjs] Is. 40. 2; Is. 61. 7; Jer. 16. 18; Jer. 30. 11; Heb. 12. 1-8 [bti] 2 Cor. 6. 9

18 El Señor me castigó duramente,
pero no me entregó a la muerte.

Entrada solemne en el Santuario [ 19 | 29 ]

19-20 [blpd] Sal. 15; Sal. 24 [bpe] Is. 33. 14-16; Is. 26. 2s [bjs] Is. 25. 6. 9; Rom. 3. 9. 26; Rom. 9. 30-33; Is. 8. 14; Is. 28. 16; Lc. 20. 18; Hech. 4. 11; 1 Ped. 2. 6; Jn. 10. 9; Jn. 14. 6; Apoc. 21. 27; Apoc. 22. 14; Is. 35. 8; Is. 62. 10; Sal. 99. 4 [bj] Sal. 24. 7-10

19 * «Abran las puertas de la justicia
y entraré para dar gracias al Señor».

20 [bj] Is. 26. 2; Is. 1. 26

20 «Esta es la puerta del Señor:
sólo los justos entran por ella».

21 [bpe] Is. 12. 1

21 Yo te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación.

22-23 [blpd] 🡕Mt. 21. 42p; 🡕Hech. 4. 11; 1 Ped. 2. 7 [bpe] 1 Rey. 6. 7; Zac. 4. 7 [bjs] 🡕Mt. 21. 42-44; 🡕Mc. 12. 10; 🡕Lc. 20. 17; Rom. 10. 19; Rom. 11. 17; Is. 28. 16 [ncbsj] Ef. 2. 10 [bj] Is. 28. 16; Zac. 3. 9; Zac. 4. 7; Ef. 2. 20; 1 Cor. 3. 11; NMt. 21. 42; NHech. 4. 11; NRom. 9. 33; N1 Ped. 2. 4; N1 Cor. 3. 11 [bpe] Lc. 20. 17par; 1 Ped. 2. 4. 7 [bnp] Mc. 12. 10 [bti] Jer. 51. 26; Zac. 4. 7

22 * La piedra que desecharon los constructores
es ahora la piedra angular.

23 [bj] NAg. 1. 9; NZac. 1. 16; NJer. 51. 26; NIs. 8. 14; NIs. 28. 16; NZac. 3. 9; NZac. 4. 7; NZac. 8. 6

23 Esto ha sido hecho por el Señor
y es admirable a nuestros ojos.

24 [bjs] Ez. 30. 3; Is. 11. 11; Is. 13. 6; Jer. 46. 10; Sof. 2. 2; Mal. 3. 2. 17. 19. 21. 23; Is. 25. 9. 19; Apoc. 19. 7 [ncbsj] Sal. 119. 126

24 * Este es el día que hizo el Señor:
alegrémonos y regocijémonos en él.

25 [bj] Neh. 1. 11 [bpe] 2 Sam. 14. 4; 2 Rey. 6. 26

25 Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad.

26 [blpd] 🡕Mt. 21. 9p; 🡕Mt. 23. 39p [bnp] Mc. 11. 9; Lc. 19. 38 [bjs] Mt. 21. 9; Dn. 9. 25; Jer. 31. 7; Jn. 11. 25; Mc. 11. 10; Lc. 19. 38; Jn. 12. 13; Mt. 23. 39; Jn. 19. 37; Zac. 12. 10; Deut. 4. 30; Sal. 101. 29; Rom. 11. 25; Sal. 117. 26 [bpe] Núm. 6. 23-27

26 * ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:

27 [bj] Lev. 23. 40; Neh. 8. 15; 2 Mac. 10. 7 [bjs] Sal. 96. 11; 2 Cor. 3. 14-16; Jer. 17. 1; Sal. 67. 25-27 [bti] Is. 60. 1; Éx. 27. 2 [ncbsj] Núm. 6. 22-27

27 el Señor es Dios, y él nos ilumina.
«Ordenen una procesión con ramas frondosas
hasta los ángulos del altar».

28 [bjs] Sal. 98. 5; Sal. 112

28 Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias;
Dios mío, yo te glorifico.

29 [bc] Is. 12. 4; Jer. 33. 11; Sal. 105. 1; Sal. 106. 1; Sal. 107. 1. 8. 15. 21. 31; Sal. 118. 1. 29; Sal. 136. 1. 3. 26; 1 Crón. 16. 8. 34; Ecli. 51. 12; Dn gr. 3. 89; Esd. 10. 11; =Sal. 118. 1

29 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
118 1

Ver 106. 1; 107. 1; 136. 1.

1. 106. 1:

11 El agua cubrió a sus opresores, ni uno solo quedó con vida:

2. 107. 1:

1 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

3. 136. 1:

1 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!
2-4

Ver 115. 12-13; 135. 19-20.

1. 115. 12-13:

12 Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga: bendiga al pueblo de Israel, bendiga a la familia de Aarón, 13 bendiga a los que temen al Señor, a los pequeños y a los grandes.

2. 135. 19-20:

19 Pueblo de Israel, bendice al Señor; familia de Aarón, bendice al Señor; 20 familia de Leví, bendice al Señor; fieles del Señor, bendigan al Señor.
8-9

Ver 146. 3-5; Jer. 17. 5-8.

1. 146. 3-5:

3 No confíen en los poderosos, en simples mortales, que no pueden salvar: 4 cuando expiran, vuelven al polvo, y entonces se esfuman sus proyectos.

5 Feliz el que se apoya en el Dios de Jacob y pone su esperanza en el Señor, su Dios:

2. Jer. 17. 5-8:

5 Así habla el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre y busca su apoyo en la carne, mientras su corazón se aparta del Señor!

6 Él es como un matorral en la estepa que no ve llegar la felicidad; habita en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhóspita.

7 ¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza!

8 Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto.
14

Ver Éx. 15. 2.

1. Éx. 15. 2:

2 El Señor es mi fuerza y mi protección, él me salvó. El es mi Dios y yo lo glorifico, es el Dios de mi padre y yo proclamo su grandeza.
19-20

Ver 15; 24.

1. 15:

1 Salmo de David. Señor, ¿quién se hospedará en tu Carpa?, ¿quién habitará en tu santa Montaña?

2 El que procede rectamente y practica la justicia; el que dice la verdad de corazón 3 y no calumnia con su lengua. El que no hace mal a su prójimo ni agravia a su vecino, 4 el que no estima a quien Dios reprueba y honra a los que temen al Señor. El que no se retracta de lo que juró, aunque salga perjudicado; 5 el que no presta su dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que procede así, nunca vacilará.

2. 24:

1 Salmo de David. Canto inicial Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, 2 porque él la fundó sobre los mares, él la afirmó sobre las corrientes del océano.

3 ¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado?

4 El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente: 5 él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. 6 Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob

7 ¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria!

8 ¿Y quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor, el fuerte, el poderoso, el Señor poderoso en los combates.

9 ¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria!

10 ¿Y quién es ese Rey de la gloria? El Rey de la gloria es el Señor de los ejércitos.
22-23

Ver Mt. 21. 42; Hech. 4. 11; 1 Ped. 2. 7.

1. Mt. 21. 42:

42 Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos?

2. Hech. 4. 11:

11 Él es la piedra que ustedes, los constructores, han rechazado, y ha llegado a ser la piedra angular.

3. 1 Ped. 2. 7:

7 Por lo tanto, a ustedes, los que creen, les corresponde el honor. En cambio, para los incrédulos, la piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular:
24

En la liturgia cristiana, este versículo se aplica al día de Pascua.

26

Ver Mt. 21. 9; 23. 39.

1. Mt. 21. 9:

9 La multitud que iba delante de Jesús y la que lo seguía gritaba: «¡Hosana al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas!».

2. 23. 39:

39 Les aseguro que ya no me verán más, hasta que digan: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!».