Salmo 114 (113a): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Con admirable concisión y gran expresividad poética, este “Himno pascual” rememora toda la epopeya del Éxodo como un signo del absoluto dominio del Señor sobre las fuerzas de la naturaleza. Estas no pueden ofrecer ningún obstáculo ante la presencia del Dios de Israel, que se ha manifestado para liberar a su Pueblo de la esclavitud e introducirlo triunfalmente en la Tierra prometida (vs. 1-2).

HIMNO PASCUAL

¡Aleluya!

1 [bnp] Is. 33. 45 [bc] Deut. 28. 49; Is. 28. 11; Is. 33. 19; Jer. 5. 15

1 Cuando Israel salió de Egipto,
la familia de Jacob, de un pueblo extranjero,

2 [bj] Éx. 19. 6+; Jer. 2. 3; Sal. 78. 54; Sal. 66. 6; Sal. 74. 14-15; Sal. 77. 17; Jue. 5. 4s; Sal. 29. 6; Sal. 68. 9; Sab. 19. 9 [bc] Éx. 15. 17

2 Judá se convirtió en su Santuario,
la tierra de Israel fue su dominio.

3 [blpd] Éx. 14. 21; Éx. 15. 8; Jos. 3. 14-17 [bc] Sal. 66. 6; Sal. 77. 17-21

3 * El Mar, al verlos, huyó,
el Jordán se volvió atrás;

4 [blpd] Éx. 19. 18

4 * los montes saltaron como carneros
y las colinas, como corderos*.
5 ¿Qué tienes, Mar? ¿Por qué huyes?
Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás?
6 Montes, ¿por qué saltan como carneros,
y ustedes, colinas, como corderos?

7 [bj] Jue. 5. 4; Sal. 68. 9 [bnp] Jer. 51. 29

7 Tiembla, tierra, delante del Señor,
ante el rostro del Dios de Jacob,

8 [blpd] Sal. 107. 35 [bj] Éx. 17. 1-7+; 1 Cor. 10. 4 [bc] Núm. 20. 2-13

8 * el que convierte las rocas en estanques,
y los peñascos en manantiales.
114 3

Ver Éx. 14. 21; 15. 8; Jos. 3. 14-17.

1. Éx. 14. 21:

21 Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor hizo retroceder el mar con un fuerte viento del este, que sopló toda la noche y transformó el mar en tierra seca. Las aguas se abrieron,

2. 15. 8:

8 Al soplo de tu ira se agolparon las aguas, las olas se levantaron como un dique, se hicieron compactos los abismos del mar.

3. Jos. 3. 14-17:

14 Cuando el pueblo levantó sus carpas para cruzar el Jordán, los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza iban al frente de él. 15 Apenas llegaron al Jordán y sus pies tocaron el borde de las aguas –el Jordán se desborda por sus dos orillas durante todo el tiempo de la cosecha– 16 las aguas detuvieron su curso: las que venían de arriba se amontonaron a una gran distancia, cerca de Adam, la ciudad que está junto a Sartán; y las que bajaban hacia el mar de la Arabá –el mar de la Sal– quedaron completamente cortadas. Así el pueblo cruzó a la altura de Jericó. 17 Los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza del Señor permanecían inmóviles en medio del Jordán, sobre el suelo seco, mientras todo Israel iba pasando por el cauce seco, hasta que todo el pueblo terminó de cruzar el Jordán.
4

Ver Éx. 19. 18.

1. Éx. 19. 18:

18 La montaña del Sinaí estaba cubierta de humo, porque el Señor había bajado a ella en el fuego. El humo se elevaba como el de un horno, y toda la montaña temblaba violentamente.