Salmo 112 (111): El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Por su forma y su estilo, este Salmo es idéntico al anterior. En cuanto al tema, los dos se corresponden perfectamente: aquel celebra las perfecciones divinas y su obra redentora; este describe la felicidad que proviene de servir a un Dios tan bueno y poderoso.

ELOGIO DEL HOMBRE JUSTO

1 * ¡Aleluya!
Feliz el hombre que teme al Señor
y se complace en sus mandamientos.
Guímel2 Su descendencia será fuerte en la tierra:
la posteridad de los justos es bendecida.
He3 * En su casa habrá abundancia y riqueza,
su generosidad permanecerá para siempre.
Zain4 Para los buenos brilla una luz en las tinieblas:
es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo.
Tet5 Dichoso el que se compadece y da prestado,
y administra sus negocios con rectitud.
Caf6 El justo no vacilará jamás,
su recuerdo permanecerá para siempre.
Mem7 No tendrá que temer malas noticias:
su corazón está firme, confiado en el Señor.
Sámec8 Su ánimo está seguro, y no temerá,
hasta que vea la derrota de sus enemigos.
Pe9 Él da abundantemente a los pobres:
su generosidad permanecerá para siempre,
y alzará su frente con dignidad.
Res10 El malvado, al verlo, se enfurece,
rechinan sus dientes y se consume;
pero la ambición de los malvados se frustrará.
3

La palabra traducida por “generosidad” expresa propiamente la actitud del que cumple fielmente sus deberes para con el prójimo. Ver 15. 2-5.