Isaías 45: El Libro del Pueblo de Dios - La Biblia

Ciro, el ungido del Señor [ 1 | 8 ]

1 [bnp] Sal. 2; Sal. 20 [bc] 2 Sam. 5. 3; Éx. 29. 7; 1 Rey. 19. 16; Is. 41. 2; Is. 44. 28

1 Así habla el Señor a su ungido,
a Ciro, a quien tomé de la mano derecha,
para someter ante él a las naciones
y desarmar a los reyes,
para abrir ante él las puertas de las ciudades,
de manera que no puedan cerrarse.

2 [bj] Is. 40. 4; Sal. 107. 16

2 Yo iré delante de ti
y allanaré los cerros;
romperé las puertas de bronce
y haré saltar los cerrojos de hierro.
3 Te daré tesoros secretos
y riquezas escondidas,
para que sepas que yo soy el Señor,
el que te llama por tu nombre,
el Dios de Israel.

4 [bj] Is. 41. 8+

4 Por amor a Jacob, mi servidor,
y a Israel, mi elegido,
yo te llamé por tu nombre,
te di un título insigne,
sin que tú me conocieras.

5 [bj] 2 Sam. 7. 22; Is. 40. 25; Is. 44. 6+ [bnp] Éx. 3. 14

5 Yo soy el Señor, y no hay otro,
no hay ningún Dios fuera de mí.
Yo te hice empuñar las armas,
sin que tú me conocieras,
6 para que se conozca,
desde el Oriente y el Occidente,
que no hay nada fuera de mí.
Yo soy el Señor, y no hay otro.

7 [bj] Am. 4. 13; Am. 3. 6; Jb. 2. 10; Ecli. 11. 14 [bnp] Gn. 1; Ecli. 39. 25 [bc] Is. 40. 28

7 Yo formo la luz y creo las tinieblas,
hago la felicidad y creo la desgracia:
yo, el Señor, soy el que hago todo esto.

8 [bj] Sal. 85. 11-12; Deut. 32. 2; Is. 51. 5; Is. 56. 1; Is. 61. 11 [bc] Os. 2. 21-25

8 ¡Destilen, cielos, desde lo alto,
y que las nubes derramen la justicia!
¡Que se abra la tierra y produzca la salvación,
y que también haga germinar la justicia!
Yo, el Señor, he creado todo esto.

El poder soberano del Señor [ 9 | 13 ]

9 [bj] Is. 29. 16+; Rom. 9. 20 [bnp] Rom. 9. 19-21 [bc] Jer. 18. 6

9 * ¡Ay del que desafía al que lo modela,
siendo sólo un tiesto entre los tiestos de la tierra!
¿Acaso la arcilla dice al alfarero: «¿Qué haces?»
o «Tu obra no tiene asas»?
10 ¡Ay del que dice a un padre:
«¿Qué has engendrado?»,
o a una mujer: «¿Qué has dado a luz?»!

11 [bc] Is. 64. 7

11 Así habla el Señor,
el Santo de Israel, el que lo modela:
¿Acaso van a interrogarme sobre mis hijos
y a darme órdenes sobre la obra de mis manos?
12 Soy yo el que hice la tierra
y he creado al hombre sobre ella;
mis manos extendieron el cielo
y yo dirijo todo su ejército.

13 [bc] Is. 44. 28; Is. 43. 3

13 Yo lo suscité en la justicia
y allanaré todos sus caminos.
Él reconstruirá mi ciudad
y repatriará a mis desterrados,
sin pago ni soborno,
dice el Señor de los ejércitos.

El sometimiento de los enemigos [ 14 | 17 ]

14 [bj] 1 Rey. 10. 1+ [bnp] Sal. 72; Jb. 12. 17-21

14 Así habla el Señor:
Las ganancias de Egipto, las mercancías de Cus,
y los hombres de Sebá, de elevada estatura,
desfilarán ante ti y te pertenecerán;
irán detrás de ti, desfilarán encadenados,
se postrarán ante ti y te dirán suplicantes:
«Sólo en ti está Dios, y no hay otro;
los dioses no son nada».
15 ¡Realmente, tú eres un Dios que se oculta,
Dios de Israel, Salvador!

16 [bc] Is. 42. 17

16 Los fabricantes de ídolos
están avergonzados y confundidos,
se van todos juntos, llenos de confusión.
17 Israel ha sido salvado por el Señor,
con una salvación eterna;
ustedes no quedarán avergonzados ni confundidos
por los siglos de los siglos.

La revelación de los designios divinos [ 18 | 19 ]

18 [bc] Gn. 1. 2; Jer. 4. 23

18 Porque así habla el Señor,
el que creó el cielo y es Dios,
el que modeló la tierra,
la hizo y la afianzó,
y no la creó vacía,
sino que la formó para que fuera habitada:
Yo soy el Señor, y no hay otro.

19 [bj] Jn. 18. 20; Hech. 26. 26; Deut. 30. 11-14 [bnp] Sal. 82. 5

19 Yo no hablé en lo secreto,
en algún lugar de un país tenebroso.
Yo no dije a los descendientes de Jacob:
«Búsquenme en el vacío».
Yo, el Señor, digo lo que es justo,
anuncio lo que es recto.

La conversión de los pueblos [ 20 | 25 ]

20 [bc] Is. 41. 4

20 ¡Reúnanse y vengan,
acérquense todos juntos,
fugitivos de las naciones!
No saben lo que hacen
los que llevan su ídolo de madera,
y suplican a un dios que no puede salvar.

21 [bj] Is. 43. 9-12; Is. 41. 22; Is. 48. 5; Sal. 18. 32; Is. 44. 8 [bnp] Is. 41. 21-24; Sal. 65. 6

21 ¡Declaren, expongan sus pruebas!
¡Sí, deliberen todos juntos!
¿Quién predijo esto antiguamente
y lo anunció en los tiempos pasados?
¿No fui yo, el Señor?
No hay otro Dios fuera de mí;
un Dios justo y salvador,
no lo hay, excepto yo.
22 Vuélvanse a mí, y serán salvados,
todos los confines de la tierra,
porque yo soy Dios, y no hay otro.

23 [bj] Rom. 14. 11; Flp. 2. 10-11

23 Lo he jurado por mí mismo,
de mi boca ha salido la justicia,
una palabra irrevocable:
Ante mí se doblará toda rodilla,
toda lengua jurará por mí,

24 [bj] Is. 41. 11

24 diciendo: Sólo en el Señor
están los actos de justicia y el poder.
Hasta él llegarán avergonzados
todos los que se enfurecieron contra él.
25 En el Señor hallará la justicia y se gloriará
toda la descendencia de Israel.
45 9

Ver Rom. 9. 20

1. Rom. 9. 20:

20 Pero tú, ¿quién eres para discutir con Dios? ¿Puede el objeto modelado decir al que lo modela: Por qué me haces así?