LH Monástica

VIGILIAS *
* NOCTURNO 1 []
|*| El Nocturno 1 equivale a nuestro OFICIO DE LECTURAS: sus salmos anteceden a las LECTURAS BÍBLICAS que, en algunas comunidades monásticas, suelen ser las mismas de los 4 tomos de la LH.

SEMANA ÚNICA (I y II)

1: Sal. 1 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 1

1 ¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, 2 sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche!

3 Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien.

4 No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. 5 Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos; 6 porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal.

|*| [Ir a la antífona]

2: Sal. 2 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 2

1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 2 Los reyes de la tierra se sublevan, y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Ungido: 3 «Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo».

4 El que reina en el cielo se sonríe; el Señor se burla de ellos. 5 Luego los increpa airadamente y los aterra con su furor: 6 «Yo mismo establecí a mi Rey en Sión, mi santa Montaña».

7 Voy a proclamar el decreto del Señor: 7 Él me ha dicho: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. 8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra. 9 Los quebrarás con un cetro de hierro, los destrozarás como a un vaso de arcilla».

10 Por eso, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra. 11 Sirvan al Señor con temor; 12 temblando, ríndanle homenaje, no sea que se irrite y vayan a la ruina, porque su enojo se enciende en un instante. ¡Felices los que se refugian en él!

|*| [Ir a la antífona]

3: Sal. 8 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 8

1 Del maestro de coro. Con la cítara de Gat. Salmo de David.

2 ¡Señor, nuestro Dios, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! Quiero adorar tu majestad sobre el cielo: 3 con la alabanza de los niños y de los más pequeños, erigiste una fortaleza contra tus adversarios para reprimir al enemigo y al rebelde.

4 Al ver el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado: 5 ¿qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides?

6 Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y esplendor; 7 le diste dominio sobre la obra de tus manos, todo lo pusiste bajo sus pies:

8 todos los rebaños y ganados, y hasta los animales salvajes; 9 las aves del cielo, los peces del mar y cuanto surca los senderos de las aguas.

10 ¡Señor, nuestro Dios, qué admirable es tu Nombre en toda la tierra!

|*| [Ir a la antífona]

4: Sal. 15 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 15

1 Mictán de David. Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti. 2 Yo digo al Señor: "Señor, tú eres mi bien, no hay nada superior a ti".

3 Ellos, en cambio, dicen a los dioses de la tierra: "Mis príncipes, ustedes son toda mi alegría". 4 Multiplican sus ídolos y corren tras ellos, pero yo no les ofreceré libaciones de sangre, ni mis labios pronunciarán sus nombres.

5 El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡tú decides mi suerte! 6 Me ha tocado un lugar de delicias, estoy contento con mi herencia.

7 Bendeciré al Señor que me aconseja, ¡hasta de noche me instruye mi conciencia! 8 Tengo siempre presente al Señor: él está a mi lado, nunca vacilaré.

9 Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro: 10 porque no me entregarás a la Muerte ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro.

11 Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha.

|*| [Ir a la antífona]

5: Sal. 23 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 23

1 Salmo de David. Canto inicial Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, 2 porque él la fundó sobre los mares, él la afirmó sobre las corrientes del océano.

3 ¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado?

4 El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente: 5 él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. 6 Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob

7 ¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria!

8 ¿Y quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor, el fuerte, el poderoso, el Señor poderoso en los combates.

9 ¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria!

10 ¿Y quién es ese Rey de la gloria? El Rey de la gloria es el Señor de los ejércitos.

|*| [Ir a la antífona]

6: Sal. 27 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 1 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 27

1 De David. Yo te invoco, Señor; tú eres mi Roca, no te quedes callado, porque si no me respondes, seré como los que bajan al sepulcro.

2 Oye la voz de mi plegaria, cuando clamo hacia ti, cuando elevo mis manos hacia tu Santuario.

3 No me arrastres con los malvados ni con los que hacen el mal: con los que hablan de paz a su prójimo, mientras su corazón está lleno de maldad.

4 Trátalos conforme a sus acciones, como corresponde a su mala conducta; trátalos según la obra de sus manos, págales su merecido.

5 Ellos no valoran lo que hace el Señor ni la obra de sus manos: por eso él los derribará y no volverá a edificarlos.

6 Bendito sea el Señor, porque oyó la voz de mi plegaria; 7 el Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón confía en él. Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: por eso le daré gracias con mi canto.

8 El Señor es la fuerza de su pueblo, el baluarte de salvación para su Ungido. 9 Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; apaciéntalos y sé su guía para siempre.

|*| [Ir a la antífona]

* NOCTURNO 2 []
|*| El NOCTURNO 2 es la vigilia donde, luego de los salmos, y de una brevísima lectura bíblica, se leen las LECTURAS PATRISTICAS, equivalentes a nuestras SEGUNDAS LECTURAS del Oficio.

SEMANA ÚNICA (I y II)

1: Sal. 29 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 29

1 Salmo. Canto para la Dedicación del Templo. De David. 2 Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí. 3 Señor, Dios mío, clamé a ti y tú me sanaste.

4 Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro.

5 Canten al Señor, sus fieles; den gracias a su santo Nombre, 6 porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría.

7 Yo pensaba muy confiado: "Nada me hará vacilar". 8 Pero eras tú, Señor, con tu gracia, el que me afirmaba sobre fuertes montañas, y apenas ocultaste tu rostro, quedé conturbado.

9 Entonces te invoqué, Señor, e imploré tu bondad: 10 "¿Qué se ganará con mi muerte o con que yo baje al sepulcro? ¿Acaso el polvo te alabará o proclamará tu fidelidad? 11 Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor".

12 Tú convertiste mi lamento en júbilo, me quitaste el luto y me vestiste de fiesta, 13 para que mi corazón te cante sin cesar. ¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente!

|*| [Ir a la antífona]

2: Sal. 63 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 63

1 Del maestro de coro. Salmo de David.

2 Dios mío, escucha la voz de mi lamento, protégeme del enemigo temible. 3 Apártame de la conjuración de los malvados, de la agitación de los que hacen el mal.

4 Ellos afilan su lengua como una espada y apuntan como flechas sus palabras venenosas, 5 para disparar a escondidas contra el inocente, tirando de sorpresa y sin ningún temor.

6 Se obstinan en sus malos propósitos y esconden sus trampas con astucia, pensando: “¿Quién podrá verlo?”. 7 Proyectan maldades y disimulan sus proyectos: su interior es un abismo impenetrable.

8 Pero Dios los acribilla a flechazos y quedan heridos de improviso; 9 su misma lengua los lleva a la ruina, y aquellos que los ven mueven la cabeza.

10 Por eso, todos los hombres sentirán temor: proclamarán esta obra de Dios y reconocerán lo que él hizo. 11 El justo se alegrará en el Señor y encontrará un refugio en él; y se gloriarán todos los rectos de corazón.

|*| [Ir a la antífona]

3: Sal. 65 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 65

1 Del maestro de coro. Canto. Salmo. Invitación a la alabanza ¡Aclame al Señor toda la tierra! 2 ¡Canten la gloria de su Nombre! Tribútenle una alabanza gloriosa, 3 digan al Señor: “¡Qué admirables son tus obras!”. Por la inmensidad de tu poder, tus enemigos te rinden pleitesía; 4 toda la tierra se postra ante ti, y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.

5 Vengan a ver las obras del Señor, las cosas admirables que hizo por los hombres: 6 él convirtió el Mar en tierra firme, a pie atravesaron el Río. Por eso, alegrémonos en él, 7 que gobierna eternamente con su fuerza; sus ojos vigilan a las naciones, y los rebeldes no pueden sublevarse.

8 Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, hagan oír bien alto su alabanza: 9 él nos concedió la vida y no dejó que vacilaran nuestros pies.

10 Porque tú nos probaste, Señor, nos purificaste como se purifica la plata; 11 nos hiciste caer en una red, cargaste un fardo sobre nuestras espaldas.

12 Dejaste que cabalgaran sobre nuestras cabezas, pasamos por el fuego y por el agua, ¡hasta que al fin nos diste un respiro!

13 Yo vengo a tu Casa a ofrecerte holocaustos, para cumplir los votos que te hice: 14 los votos que pronunciaron mis labios y que mi boca prometió en el peligro.

15 Te ofreceré en holocausto animales cebados, junto con el humo de carneros; te sacrificaré bueyes y cabras.

16 Los que temen al Señor, vengan a escuchar, yo les contaré lo que hizo por mí: 17 apenas mi boca clamó hacia él, mi lengua comenzó a alabarlo.

18 Si hubiera tenido malas intenciones, el Señor no me habría escuchado; 19 pero Dios me escuchó y atendió al clamor de mi plegaria.

20 Bendito sea Dios, que no rechazó mi oración ni apartó de mí su misericordia.

|*| [Ir a la antífona]

4: Sal. 75 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 75

1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo de Asaf. Canto.

2 Dios es bien conocido en Judá, su Nombre es grande en Israel. 3 En Jerusalén está su Tienda de campaña, en Sión se levanta su Morada. 4 Allí quebró las flechas fulgurantes del arco, el escudo, la espada y las armas de guerra.

5 ¡Tú eres resplandeciente, majestuoso! 6 Montañas de botín fueron arrebatadas a los valientes, que ya duermen el sueño de la muerte: a los guerreros no les respondieron los brazos. 7 Por tu amenaza, Dios de Jacob, quedaron inmóviles los carros de guerra y los caballos.

8 Sólo tú eres temible: ¿quién podrá resistir delante de ti al ímpetu de tu ira? 9 Desde el cielo proclamas la sentencia: la tierra tiembla y enmudece, 10 cuando te alzas para el juicio, Señor, para salvar a los humildes de la tierra.

11 Sí, el furor de los hombres tendrá que alabarte, los que sobrevivan al castigo te festejarán. 12 Hagan votos al Señor, su Dios, y cúmplanlos; los que están a su alrededor, traigan regalos al Temible, 13 al que deja sin aliento a los príncipes y es temible para los reyes de la tierra.

|*| [Ir a la antífona]

5: Sal. 87 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 87

1 Canto. Salmo de los hijos de Coré. Del maestro de coro. Para la enfermedad. Para la aflicción. Poema de Hemán, el Aborigen.

2 ¡Señor, mi Dios y mi salvador, día y noche estoy clamando ante ti: 3 que mi plegaria llegue a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor!

4 Porque estoy saturado de infortunios, y mi vida está al borde del Abismo; 5 me cuento entre los que bajaron a la tumba, y soy como un hombre sin fuerzas.

6 Yo tengo mi lecho entre los muertos, como los caídos que yacen en el sepulcro, como aquellos en los que tú ya ni piensas, porque fueron arrancados de tu mano.

7 Me has puesto en lo más hondo de la fosa, en las regiones oscuras y profundas; 8 tu indignación pesa sobre mí, y me estás ahogando con tu oleaje.

9 Apartaste de mí a mis conocidos, me hiciste despreciable a sus ojos; estoy prisionero, sin poder salir, 10 y mis ojos se debilitan por la aflicción. Yo te invoco, Señor, todo el día, con las manos tendidas hacia ti. 11 ¿Acaso haces prodigios por los muertos, o se alzan los difuntos para darte gracias?

12 ¿Se proclama tu amor en el sepulcro, o tu fidelidad en el reino de la muerte? 13 ¿Se anuncian tus maravillas en las tinieblas, o tu justicia en la tierra del olvido?

14 Yo invoco tu ayuda, Señor, desde temprano te llega mi plegaria: 15 ¿Por qué me rechazas, Señor? ¿Por qué me ocultas tu rostro?

16 Estoy afligido y enfermo desde niño, extenuado bajo el peso de tus desgracias; 17 tus enojos pasaron sobre mí, me consumieron tus terribles aflicciones.

18 Me rodean todo el día como una correntada, me envuelven todos a la vez. 19 Tú me separaste de mis parientes y amigos, y las tinieblas son mis confidentes.

|*| [Ir a la antífona]

6: Sal. 107 [ |*| VIGILIAS | NOCTURNO 2 | SEMANA ÚNICA (I y II) ]

***

Sal. 107

1 Canto. Salmo de David.

2 Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme. Voy a cantar al son de instrumentos: ¡despierta, alma mía! 3 ¡Despierten, arpa y cítara, para que yo despierte a la aurora!

4 Te alabaré en medio de los pueblos, Señor, te cantaré entre las naciones, 5 porque tu misericordia se eleva hasta el cielo y tu fidelidad hasta las nubes.

6 ¡Levántate, Dios, por encima del cielo, y que tu gloria cubra toda la tierra! 7 ¡Sálvanos con tu poder, respóndenos, para que se pongan a salvo tus predilectos!

8 El Señor habló desde su Santuario: “Yo repartiré triunfalmente a Siquém y distribuiré el valle de Sucot.

9 Mío es Galaad, Manasés me pertenece, Efraím es mi yelmo, mi cetro es Judá. 10 Moab es la vasija donde yo me lavo; plantaré mis sandalias en Edóm y cantaré victoria sobre Filistea”.

11 ¿Quién me llevará hasta la ciudad fortificada, quién me conducirá hasta Edóm, 12 si tú, Señor, nos has rechazado y ya no sales con nuestro ejército?

13 Danos tu ayuda contra el adversario, porque es inútil el auxilio de los hombres. 14 Con Dios alcanzaremos la victoria, y él aplastará a nuestros enemigos.

|*| [Ir a la antífona]