Liturgia ANGLICANA

ORACIÓN MATUTINA [Día Vigésinmo quinto]

Salmo 119: II: He Legem pone

***

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 119. 33-72:

He 33 Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos, y yo los cumpliré a la perfección. 34 Instrúyeme, para que observe tu ley y la cumpla de todo corazón. 35 Condúceme por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo puesta mi alegría. 36 Inclina mi corazón hacia tus prescripciones y no hacia la codicia.

37 Aparta mi vista de las cosas vanas; vivifícame con tu palabra. 38 Cumple conmigo tu promesa, la que hiciste a tus fieles. 39 Aparta de mí el oprobio que temo, porque tus juicios son benignos. 40 Yo deseo tus mandamientos: vivifícame por tu justicia.

Vau 41 Que llegue hasta mí tu misericordia, Señor, y tu salvación conforme a tu promesa. 42 Así responderé a los que me insultan, porque confío en tu palabra. 43 No quites de mi boca la palabra verdadera, porque puse mi esperanza en tus juicios. 44 Yo cumpliré fielmente tu ley: lo haré siempre, eternamente.

45 Y caminaré por un camino espacioso, porque busco tus preceptos. 46 Hablaré de tus prescripciones delante de los reyes, y no quedaré confundido. 47 Me deleitaré en tus mandamientos, que yo amo tanto. 48 Elevaré mis manos hacia tus mandamientos y meditaré en tus preceptos.

Zain 49 Acuérdate de la palabra que me diste, con la que alentaste mi esperanza. 50 Lo que me consuela en la aflicción es que tu palabra me da la vida. 51 Los orgullosos se burlan de mí como quieren, pero yo no me desvío de tu ley. 52 Me acuerdo, Señor, de tus antiguos juicios, y eso me sirve de consuelo.

53 Me lleno de indignación ante los pecadores, ante los que abandonan tu ley. 54 Tus preceptos son para mí como canciones, mientras vivo en el destierro. 55 Por la noche, Señor, me acuerdo de tu Nombre, y quiero cumplir tu ley. 56 Esto me ha sucedido porque he observado tus mandamientos.

Jet 57 El Señor es mi herencia: yo he decidido cumplir tus palabras. 58 Procuro de todo corazón que me mires con bondad; ten piedad de mí, conforme a tu promesa. 59 Examino atentamente mis caminos, y dirijo mis pasos hacia tus prescripciones. 60 Me apresuro, sin titubear, a cumplir tus mandamientos.

61 Los lazos de los malvados me rodean, pero yo no me olvido de tu ley. 62 Me levanto a medianoche para alabarte por tus justas decisiones. 63 Soy amigo de todos tus fieles, de los que cumplen tus leyes. 64 La tierra, Señor, está llena de tu amor; enséñame tus preceptos.

Tet 65 Tú fuiste bueno con tu servidor, de acuerdo con tu palabra, Señor. 66 Enséñame la discreción y la sabiduría, porque confío en tus mandamientos. 67 Antes de ser afligido, estaba descarriado; pero ahora cumplo tu palabra. 68 Tú eres bueno y haces el bien: enséñame tus mandamientos.

69 Los orgullosos traman engaños contra mí: pero yo observo tus preceptos. 70 Ellos tienen el corazón endurecido, yo, en cambio, me regocijo en tu ley. 71 Me hizo bien sufrir la humillación, porque así aprendí tus preceptos. 72 Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.