Liturgia ANGLICANA

ORACIÓN MATUTINA [Día Duodécimo]

Salmo 62: Nonne Deo?

***

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 62:

1 Del maestro de coro. Al estilo de Iedutún. Salmo de David.

2 Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la salvación. 3 Sólo él es mi Roca salvadora, él es mi baluarte: nunca vacilaré.

4 ¿Hasta cuándo se ensañarán con un hombre para derribarlo entre todos, como si fuera un muro inclinado o un cerco que está por derrumbarse?

5 Sólo piensan en menoscabar mi dignidad y se complacen en la mentira; bendicen con la boca y maldicen con el corazón.

6 Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la esperanza. 7 Sólo él es mi Roca salvadora, él es mi baluarte: nunca vacilaré.

8 Mi salvación y mi gloria están en Dios: él es mi Roca firme, en Dios está mi refugio.

9 Confíen en Dios constantemente, ustedes, que son su pueblo; desahoguen en él su corazón, porque Dios es nuestro refugio.

10 Los hombres no son más que un soplo, los poderosos son sólo una ficción: puestos todos juntos en una balanza, pesarían menos que el viento.

11 No se fíen de la violencia, ni se ilusionen con lo robado; aunque se acrecienten las riquezas, no pongan el corazón en ellas.

12 Dios ha dicho una cosa, dos cosas yo escuché: que el poder pertenece a Dios, 13 y a ti, Señor, la misericordia. Porque tú retribuyes a cada uno según sus acciones.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Salmo 63: Deus, Deus meus

***

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 63:

1 Salmo de David. Cuando estaba en el desierto de Judá.

2 Señor, tú eres mi Dios, yo te busco ardientemente; mi alma tiene sed de ti, por ti suspira mi carne como tierra sedienta, reseca y sin agua.

3 Sí, yo te contemplé en el Santuario para ver tu poder y tu gloria. 4 Porque tu amor vale más que la vida, mis labios te alabarán. 5 Así te bendeciré mientras viva y alzaré mis manos en tu Nombre.

6 Mi alma quedará saciada como con un manjar delicioso, y mi boca te alabará con júbilo en los labios.

7 Mientras me acuerdo de ti en mi lecho y en las horas de la noche medito en ti, 8 veo que has sido mi ayuda y soy feliz a la sombra de tus alas. 9 Mi alma está unida a ti, tu mano me sostiene.

10 Que caigan en lo más profundo de la tierra los que buscan mi perdición; 11 que sean pasados al filo de la espada y arrojados como presa a los chacales.

12 Pero el rey se alegrará en el Señor; y los que juran por él se gloriarán, cuando se haga callar a los traidores.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Salmo 64: Exaudi, Deus

***

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 64:

1 Del maestro de coro. Salmo de David.

2 Dios mío, escucha la voz de mi lamento, protégeme del enemigo temible. 3 Apártame de la conjuración de los malvados, de la agitación de los que hacen el mal.

4 Ellos afilan su lengua como una espada y apuntan como flechas sus palabras venenosas, 5 para disparar a escondidas contra el inocente, tirando de sorpresa y sin ningún temor.

6 Se obstinan en sus malos propósitos y esconden sus trampas con astucia, pensando: “¿Quién podrá verlo?”. 7 Proyectan maldades y disimulan sus proyectos: su interior es un abismo impenetrable.

8 Pero Dios los acribilla a flechazos y quedan heridos de improviso; 9 su misma lengua los lleva a la ruina, y aquellos que los ven mueven la cabeza.

10 Por eso, todos los hombres sentirán temor: proclamarán esta obra de Dios y reconocerán lo que él hizo. 11 El justo se alegrará en el Señor y encontrará un refugio en él; y se gloriarán todos los rectos de corazón.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.