Liturgia AMBROSIANA

VÍSPERAS : Viernes 2

LUCERNARIO: RITO DE LA LUZ
Mt. 5. 14a. 15. 16a:

14 Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña.

15 Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa.

16 Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo.
SALMODIA
I. Salmo 114
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] Todos los días invocaré al Señor. (Aleluia)
Ant. [Cuaresma] Oprimido por la tristeza y la angustia, te invocamos todos los días, Señor: * Ten piedad de nosotros.
21 Después de haber evangelizado esta ciudad y haber hecho numerosos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía de Pisidia.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 114:

1 No nos glorifiques a nosotros, Señor: glorifica solamente a tu Nombre, por tu amor y tu fidelidad. 2 ¿Por qué han de decir las naciones: “Dónde está su Dios”?

3 Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra, él hace todo lo que quiere. 4 Los ídolos, en cambio, son plata y oro, obra de las manos de los hombres.

5 Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven; 6 tienen orejas, pero no oyen, tienen nariz, pero no huelen.

7 Tienen manos, pero no palpan, tienen pies, pero no caminan; ni un solo sonido sale de su garganta. 8 Como ellos serán los que los fabrican, los que ponen en ellos su confianza.

9 Pueblo de Israel, confía en el Señor: él es tu ayuda y tu escudo; 10 familia de Aarón, confía en el Señor: él es tu ayuda y tu escudo; 11 confíen en el Señor todos los que lo temen: él es su ayuda y su escudo.

12 Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga: bendiga al pueblo de Israel, bendiga a la familia de Aarón, 13 bendiga a los que temen al Señor, a los pequeños y a los grandes.

14 Que el Señor los multiplique, a ustedes y a sus hijos; 15 y sean bendecidos por el Señor, que hizo el cielo y la tierra.

16 El cielo pertenece al Señor, y la tierra la entregó a los hombres.

17 Los muertos ya no alaban al Señor, ni tampoco los que bajaron al sepulcro. 18 Nosotros, los vivientes, bendecimos al Señor, desde ahora y para siempre. ¡Aleluya!
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] Todos los días invocaré al Señor. (Aleluia)
Ant. [Cuaresma] Oprimido por la tristeza y la angustia, te invocamos todos los días, Señor: * Ten piedad de nosotros.
II. Salmo 120
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] Nuestra ayuda viene de ti, oh Dios, * que hiciste el cielo y la tierra. (Aleluia)
Ant. [Cuaresma] Tu diestra, Señor, venga en nuestra ayuda.

16 Sus restos fueron trasladados a Siquém y sepultados en la tumba que Abraham había comprado por una suma de dinero a los hijos de Emor, que habitaban en Siquém.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 120:

1 Canto de peregrinación. Levanto mis ojos a las montañas: ¿de dónde me vendrá la ayuda? 2 La ayuda me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

3 Él no dejará que resbale tu pie: ¡tu guardián no duerme! 4 No, no duerme ni dormita él guardián de Israel.

5 El Señor es tu guardián, es la sombra protectora a tu derecha: 6 de día, no te dañará el sol, ni la luna de noche.

7 El Señor te protegerá de todo mal y cuidará tu vida. 8 Él te protegerá en la partida y el regreso, ahora y para siempre.
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] Nuestra ayuda viene de ti, oh Dios, * que hiciste el cielo y la tierra. (Aleluia)
Ant. [Cuaresma] Tu diestra, Señor, venga en nuestra ayuda.