Liturgia AMBROSIANA

VÍSPERAS : MIÉRCOLES III

RITO de la LUZ
Is. 58. 10. 8:
10 si ofreces tu pan al hambriento y sacias al que vive en la penuria, tu luz se alzará en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía.

8 Entonces despuntará tu luz como la aurora y tu llaga no tardará en cicatrizar; delante de ti avanzará tu justicia y detrás de ti irá la gloria del Señor.

1. V: La luz brillará en el mundo oscuro, si vives en el amor.
R: No habrá oscuridad, tu noche brillará como el sol.

2. V: Te iluminará la justicia como una aurora radiante.
R: No habrá oscuridad, tu noche brillará como el sol.

3=1. V: La luz brillará en el mundo oscuro, si vives en el amor.
R: No habrá oscuridad, tu noche brillará como el sol.

HIMNO

Iam ter quatérnis tráhitur = Rapido il tempo è fuggito

SALMODIA
I. Salmo 125
ANTÍFONAS:
Ant. 1 [Durante el año] A su regreso vendrán con alegría, * trayendo sus gavillas. (v. 6)
Ant. 2 [Cuaresma] Devuelve a nuestros cautivos, Señor * como los torrentes del Négueb. (v. 4)
Si comparten nuestras tribulaciones, también compartirán nuestro consuelo.
7 Por eso, tenemos una esperanza bien fundada con respecto a ustedes, sabiendo que si comparten nuestras tribulaciones, también compartirán nuestro consuelo.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 125:

1 Canto de peregrinación. Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía que soñábamos: 2 nuestra boca se llenó de risas y nuestros labios, de canciones. Hasta los mismos paganos decían: "¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!". 3 ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría!

4 ¡Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Négueb! 5 Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones.

6 El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas.
II. Salmo 126
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] Si tú, Señor, no nos proteges, * nuestros ojos vigilan en vano.
9 Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 126:

1 Canto de peregrinación. De Salomón. Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles; si el Señor no custodia la ciudad, en vano vigila el centinela.

2 Es inútil que ustedes madruguen; es inútil que velen hasta muy tarde y se desvivan por ganar el pan: ¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

3 Los hijos son un regalo del Señor, el fruto del vientre es una recompensa; 4 como flechas en la mano de un guerrero son los hijos de la juventud.

5 ¡Feliz el hombre que llena con ellos su aljaba! No será humillado al discutir con sus enemigos en la puerta de la ciudad.
CÁNTICO EVANGÉLICO: Magníficat
Ant.: Él miró mi pequeñez * e hizo grandes cosas en mi, el Señor omnipotente. (Alleluia)
Lc. 1. 48-49:

48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo!
Lc. 1. 46-55:

46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».