Liturgia AMBROSIANA

OFICIO de LECTURAS : MARTES 11 - TdP

PRIMERA LECTURA
Lectura, año I: Ef. 5. 8-21
CAMINEN COMO HIJOS DE LA LUZ
Ef. 5. 8-21:

8 Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz. 9 Ahora bien, el fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad. 10 Sepan discernir lo que agrada al Señor, 11 y no participen de las obras estériles de las tinieblas; al contrario, pónganlas en evidencia. 12 Es verdad que resulta vergonzoso aun mencionar las cosas que esa gente hace ocultamente. 13 Pero cuando se las pone de manifiesto, aparecen iluminadas por la luz, 14 porque todo lo que se pone de manifiesto es luz. Por eso se dice: Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.

15 Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, sino como personas sensatas 16 que saben aprovechar bien el momento presente, porque estos tiempos son malos. 17 No sean irresponsables, sino traten de saber cuál es la voluntad del Señor. 18 No abusen del vino que lleva al libertinaje; más bien, llénense del Espíritu Santo. 19 Cuando se reúnan, reciten salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y celebrando al Señor de todo corazón. 20 Siempre y por cualquier motivo, den gracias a Dios, nuestro Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.

21 * Sométanse los unos a los otros por consideración a Cristo:

Responsorio [ Ef. 5. 2; Sal. 35. 10 ]

Ef. 5. 2:

2 * Practiquen el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 35. 10:

10 En ti está la fuente de la vida, y por tu luz vemos la luz.
Lectura, año II: 1 Rey. 22. 1-9. 15-23. 29. 34-38
EL PLAN DE DIOS SE MANIFIESTA EN ACAB, EL REY MALVADO
1 Rey. 22. 1-9. 15-23. 29. 34-38:

1 Durante tres años, no hubo guerra entre Arám e Israel. 2 Al tercer año, Josafat, rey de Judá, bajó a visitar al rey de Israel. 3 Este dijo a sus servidores: “Ustedes saben bien que Ramot de Galaad nos pertenece. Sin embargo, nosotros no hacemos nada para quitársela al rey de Arám”. 4 Luego preguntó a Josafat: “¿Irías conmigo a combatir a Ramot de Galaad?”. Josafat respondió al rey de Israel: “Cuenta conmigo como contigo mismo, con mi gente como con la tuya, con mis caballos como con los tuyos”. 5 Pero añadió: “Consulta primero la palabra del Señor”.

6 El rey de Israel reunió a los profetas, unos cuatrocientos hombres, y les preguntó: “¿Puedo ir a combatir contra Ramot de Galaad, o debo desistir?”. Ellos respondieron: “Sube, y el Señor la entregará en manos del rey”. 7 Pero Josafat insistió: “¿No queda por ahí algún profeta del Señor para consultar por medio de él?”. 8 El rey de Israel dijo a Josafat: “Sí, queda todavía un hombre por cuyo intermedio se podría consultar al Señor. Pero yo lo detesto, porque no me vaticina nada bueno, sino sólo desgracias: es Miqueas, hijo de Imlá”. “No hable el rey de esa manera”, replicó Josafat. 9 Entonces el rey de Israel llamó a un eunuco y ordenó: “Que venga en seguida Miqueas, hijo de Imlá”.

15 Cuando se presentó al rey, este le dijo: “Miqueas, ¿podemos ir a combatir contra Ramot de Galaad, o debemos desistir?”. Él le respondió: “Sube y triunfarás; el Señor la entregará en manos del rey”. 16 Pero el rey le dijo: “¿Cuántas veces tendré que conjurarte a que no me digas más que la verdad en nombre del Señor?”. 17 Miqueas dijo entonces: “He visto a todo Israel disperso por las montañas, como ovejas sin pastor. El Señor ha dicho: Estos ya no tienen dueño; vuélvase cada uno a su casa en paz”.

18 El rey de Israel dijo a Josafat: “¿No te había dicho que este no me vaticina el bien, sino sólo desgracias?”. 19 Miqueas siguió diciendo: “Por eso, escucha la palabra del Señor: Yo vi al Señor sentado en su trono, y todo el Ejército de los cielos estaba de pie junto a él, a derecha e izquierda. 20 El Señor preguntó: ‘¿Quién seducirá a Ajab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad?’. Ellos respondieron, uno de una manera y otro de otra. 21 Entonces se adelantó el espíritu y, puesto de pie delante del Señor, dijo: ‘Yo lo seduciré’. ‘¿Cómo?’, preguntó el Señor. 22 Él respondió: ‘Iré y seré un espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas’. Entonces el Señor le dijo: ‘Tú lograrás seducirlo. Ve y obra así’. 23 Ahora, el Señor ha puesto un espíritu de mentira en la boca de todos estos profetas, porque él ha decretado tu ruina”.

29 El rey de Israel y Josafat, rey de Judá, subieron a Ramot de Galaad. 34 Pero un hombre disparó su arco al azar e hirió al rey de Israel por entre las junturas de la coraza. El rey dijo al conductor de su carro: “Vuelve atrás y sácame del campo de batalla, porque estoy malherido”.

35 Aquel día, el combate fue muy encarnizado. El rey debió ser sostenido de pie sobre el carro, frente a los arameos, y murió al atardecer. La sangre de su herida había chorreado hasta el fondo del carro. 36 A la puesta del sol, corrió un grito por el campo de batalla: “¡Cada uno a su ciudad! ¡Cada uno a su tierra! 37 ¡El rey ha muerto!”. Así entraron en Samaría y sepultaron allí al rey. 38 Y cuando lavaron el carro en el estanque de Samaría, los perros lamieron su sangre y las prostitutas se bañaron en ella, conforme a la palabra que había dicho el Señor.

Responsorio [ Sal. 5. 13. 8. 7; ]

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 5. 13. 8. 7:

13 Porque tú, Señor, bendices al justo, como un escudo lo cubre tu favor.

8 Pero yo, por tu inmensa bondad, llego hasta tu Casa, y me postro ante tu santo Templo con profundo temor.

7 y destruyes a los mentirosos. ¡Al hombre sanguinario y traicionero lo abomina el Señor!
SEGUNDA LECTURA
Lectura, año II:
Del tratado sobre «Nabot» de san Ambrosio, obispo
(1-5 passim: CSEL XXXII, 469-471)
La tierra es la mesa en común para todos.