Liturgia AMBROSIANA

OFICIO de LECTURAS : JUEVES 3

HIMNOS

1) Vita di tutti, Cristo Redentore, = O sator rerum, reparátor ævi,

2) Al quinto giorno tutto ciò che vive = Magnæ Deus poténtiæ,

Dios dijo: "Las aguas pululen de seres vivos y los pájaros vuelen sobre la tierra "(Gn 1, 20).
Gn. 1. 20:

20 Dios dijo: «Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo».
CÁNTICO DEL AT: de los 3 jóvenes
Dn gr. 3. 52-56:

52 “Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, alabado y exaltado eternamente. Bendito sea tu santo y glorioso Nombre, alabado y exaltado eternamente.

53 Bendito seas en el Templo de tu santa gloria, aclamado y glorificado eternamente por encima de todo.

54 Bendito seas en el trono de tu reino, aclamado por encima de todo y exaltado eternamente.

55 Bendito seas tú, que sondeas los abismos y te sientas sobre los querubines, alabado y exaltado eternamente por encima de todo.

56 Bendito seas en el firmamento del cielo, aclamado y glorificado eternamente.
SALMODIA
I. SALMO 88 IV
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año, post Pentecostés] No hagas triunfar la mano derecha de nuestros enemigos, oh Señor.

43 Alzaste la mano de sus adversarios, llenaste de alegría a sus enemigos;
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 88. 39-46:

39 Pero tú te has irritado contra tu Ungido, lo has rechazado y despreciado; 40 desdeñaste la alianza con tu servidor, profanaste por tierra su insignia real.

41 Abriste brechas en todas sus murallas, redujiste a escombros todas sus fortalezas; 42 los que pasan por el camino lo despojan, y es la burla de todos sus vecinos.

43 Alzaste la mano de sus adversarios, llenaste de alegría a sus enemigos; 44 mellaste el filo de su espada y no lo sostuviste en el combate.

45 Le quitaste su cetro glorioso y derribaste por tierra su trono; 46 abreviaste los días de su juventud y lo cubriste de vergüenza.
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año, post Pentecostés] No hagas triunfar la mano derecha de nuestros enemigos, oh Señor.

43 Alzaste la mano de sus adversarios, llenaste de alegría a sus enemigos;
II. SALMO 88 V
ANTÍFONAS:
Ant. [Despues de Pentecostés] Recuerda, oh Señor, tu gracia de otros tiempos *, que por tu fidelidad has jurado a David.

50 ¿Dónde está, Señor, tu amor de otro tiempo, el que juraste a David por tu fidelidad?
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 88. 47-53:

47 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Te ocultarás para siempre? ¿Arderá tu furor como el fuego? 48 Recuerda, Señor, qué corta es mi vida y qué efímeros creaste a los hombres.

49 ¿Quién vivirá sin ver la muerte? ¿Quién se librará de las garras del Abismo? 50 ¿Dónde está, Señor, tu amor de otro tiempo, el que juraste a David por tu fidelidad?

51 Recuerda, Señor, las afrentas de tu servidor: yo tengo que soportar los insultos de los pueblos. 52 ¡Cómo afrentan, Señor, tus enemigos, cómo afrentan las huellas de tu Ungido!

53 ¡Bendito sea el Señor eternamente! ¡Amén! ¡Amén!
ANTÍFONAS:
Ant. [Despues de Pentecostés] Recuerda, oh Señor, tu gracia de otros tiempos *, que por tu fidelidad has jurado a David.

50 ¿Dónde está, Señor, tu amor de otro tiempo, el que juraste a David por tu fidelidad?
III. SALMO 89
ANTÍFONAS:
Ant. [Despúes de Pentecostés] Que se manifieste a tus servidores, * tu obra, oh Señor.

16 Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 89:

1 Oración de Moisés, hombre de Dios. Señor, tú has sido nuestro refugio a lo largo de las generaciones.

2 Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre, tú eres Dios.

3 Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: “Vuelvan, seres humanos”. 4 Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche.

5 Tú los arrebatas, y son como un sueño, como la hierba que brota de mañana: 6 por la mañana brota y florece, y por la tarde se seca y se marchita.

7 ¡Estamos consumidos por tu ira y consternados por tu indignación! 8 Pusiste nuestras culpas delante de tus ojos, y nuestros secretos a la luz de tu mirada.

9 Nuestros días transcurren bajo el peso de tu enojo, y nuestros años se acaban como un suspiro.

10 Nuestra vida dura apenas setenta años, y ochenta, si tenemos más vigor: en su mayor parte son fatiga y miseria, porque pasan pronto, y nosotros nos vamos.

11 ¿Quién puede conocer la violencia de tu enojo y ver el fondo de tu indignación? 12 Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría.

13 ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo...? Ten compasión de tus servidores. 14 Sácianos en seguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida.

15 Alégranos por los días en que nos afligiste, por los años en que soportamos la desgracia. 16 Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos.

17 Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor; que el Señor, nuestro Dios, haga prosperar la obra de nuestras manos.
ANTÍFONAS:
Ant. [Despúes de Pentecostés] Que se manifieste a tus servidores, * tu obra, oh Señor.

16 Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos.