Liturgia AMBROSIANA

OFICIO de LECTURAS : DOMINGO 6 - TdP

HIMNOS

I. Ætérne rerum Cónditor,

I. Lucis creátor óptime,

I. LECTURA BÍBLICA
1 Sam. 5. 6-12:

6 La mano del Señor se hizo sentir pesadamente sobre los asdoditas y los devastó, hiriéndolos con tumores por todo el territorio de Asdod. 7 Al ver lo que sucedía, los asdoditas dijeron: “Que el Arca del Señor no se quede entre nosotros, porque su mano es dura contra nosotros y contra Dagón, nuestro dios”. 8 Entonces invitaron a todos los príncipes de los filisteos a reunirse con ellos, y dijeron: “¿Qué podemos hacer con el Arca del Dios de Israel?”. Ellos respondieron: “Hay que trasladarla a Gat”. Así trasladaron el Arca del Dios de Israel.

9 Pero una vez que fue trasladada, la mano del Señor se hizo sentir sobre la ciudad y cundió un pánico terrible, porque el Señor hirió a la gente de la ciudad, del más pequeño al más grande, y les brotaron tumores. 10 Entonces enviaron el Arca de Dios a Ecrón. Pero apenas el Arca llegó a Ecrón, los ecronitas gritaron: “Han trasladado aquí el Arca del Dios de Israel, para hacerme morir a mí y a mi pueblo”. 11 Luego invitaron a reunirse a todos los príncipes de los filisteos, y estos decían: “Devuelvan el Arca del Dios de Israel; que regrese al lugar donde estaba, y no me haga morir a mí y a mi pueblo”. Porque reinaba un pánico mortal en toda la ciudad, tal era el peso con que se hacía sentir la mano del Señor. 12 A los que no morían les brotaban tumores, y el clamor de la ciudad subía hasta el cielo.
1 Sam. 6. 1-5. 10-12. 19-21:

1 El Arca del Señor permaneció siete meses en territorio filisteo. 2 Luego los filisteos convocaron a los sacerdotes y adivinos, y les preguntaron: “¿Qué haremos con el Arca del Señor? Indíquennos cómo podemos enviarla al lugar donde estaba”. 3 Ellos respondieron: “Si devuelven el Arca del Dios de Israel, no la envíen sin nada, sino que deberán ofrecerle una reparación. Si así logran curarse, sabrán por qué su mano no se apartaba de ustedes”. 4 “¿Qué reparación debemos ofrecerle?”, preguntaron los filisteos. Ellos respondieron: “Cinco tumores de oro y cinco ratones de oro, uno por cada uno de los príncipes filisteos. Porque la misma plaga la han padecido ustedes y ellos. 5 Hagan unas imágenes de los tumores y de los ratones que devastan el país, y den gloria al Dios de Israel. Tal vez así su mano no pese tanto sobre ustedes, sobre sus dioses y sobre su país.

10 Así lo hicieron: tomaron dos vacas que estaban criando y las ataron al carro, pero encerraron a sus crías en el establo. 11 Luego pusieron sobre el carro el Arca del Señor y el cofre con los ratones de oro y las imágenes de los tumores. 12 Las vacas se fueron derecho por el camino de Bet Semes; iban mugiendo, siempre por el mismo sendero, sin desviarse ni a la derecha ni a la izquierda. Y los príncipes de los filisteos las siguieron hasta la frontera de Bet Semes.

19 El Señor castigó a la gente de Bet Semes, porque habían mirado el Arca del Señor. Como él hirió a setenta hombres, el pueblo estuvo de duelo porque el Señor les había infligido un castigo tan grande. 20 Los hombres de Bet Semes dijeron: “¿Quién podrá resistir en la presencia del Señor, este Dios tan santo? ¿A quién enviársela, para que esté lejos de nosotros?”. 21 En seguida mandaron unos mensajeros a los habitantes de Quiriat Iearím, para decirles: “Los filisteos han devuelto el Arca del Señor. Bajen y súbanla con ustedes”.
1 Sam. 7. 1:

1 Entonces llegaron los de Quiriat Iearím y se llevaron el Arca del Señor. La introdujeron en la casa de Abinadab, sobre la colina, y consagraron a su hijo Eliezer para que la cuidara.
Responsorio:
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 131. 8-9: Cfr. .
8 ¡Levántate, Señor, entra en el lugar de tu Reposo, tú y tu Arca poderosa!

9 Que tus sacerdotes se revistan de justicia y tus fieles griten de alegría.
1 Sam. 6. 20:
20 Los hombres de Bet Semes dijeron: “¿Quién podrá resistir en la presencia del Señor, este Dios tan santo? ¿A quién enviársela, para que esté lejos de nosotros?”.
II. LECTURA PATRÍSTICA
  • Del Tratado Contra los herejes, de San Ireneo de Lyón, obispo.
  • (Libro IV, 18, 1-2. 4. 5: SC 100, 596-598, 606. 610-612)
  • La ofrenda pura de la Iglesia.