Liturgia AMBROSIANA

OFICIO de LECTURAS : DOMINGO 12 - TdP

PRIMERA LECTURA
Lectura, año II: 2 Rey. 4. 38-44; 2 Rey. 6. 1-7
2 Rey. 4. 38-44:

38 Eliseo volvió a Guilgal, cuando el hambre se hacía sentir en la región. Mientras la comunidad de profetas estaba sentada delante de él, dijo a su servidor: “Coloca sobre el fuego la olla grande y prepara un caldo para la comunidad de profetas”. 39 Uno de ellos salió al campo para recoger algunas hierbas. Encontró una especie de viña silvestre, de la que recogió los frutos salvajes hasta llenar su manto. Al volver, los cortó en pedazos y los echó a la olla del caldo, porque nadie sabía lo que eran. 40 Luego sirvieron la comida a los hombres, pero apenas probaron el caldo, se pusieron a gritar: “¡La muerte está en esa olla, hombre de Dios!”. Y no pudieron comer. 41 Eliseo dijo: “Traigan harina”. Él la arrojó en la olla y agregó: “Sírvele a esta gente, para que coman”. Y ya no había nada malo en la olla.

42 Llegó un hombre de Baal Salisá, trayendo al hombre de Dios pan de los primeros frutos: veinte panes de cebada y grano recién cortado, en una alforja. Eliseo dijo: “Dáselo a la gente para que coman”. 43 Pero su servidor respondió: “¿Cómo voy a servir esto a cien personas?”. “Dáselo a la gente para que coman, replicó él, porque así habla el Señor: Comerán y sobrará”. 44 El servidor se lo sirvió; todos comieron y sobró, conforme a la palabra del Señor.
2 Rey. 6. 1-7:

1 La comunidad de profetas dijo a Eliseo: “La sala donde nos reunimos a escucharte es demasiado estrecha para nosotros. 2 Vayamos hasta el Jordán; allí tomaremos cada uno un poste y haremos una sala donde podremos sentarnos”. Él respondió: “Vayan”. 3 Pero uno de ellos dijo: “Por favor, accede a venir con tus servidores”. “Iré”, respondió él, 4 y se fue con ellos. Cuando llegaron al Jordán, se pusieron a cortar los árboles. 5 Pero a uno de ellos, al derribar un poste, se le cayó el hacha al agua. Entonces lanzó un grito, diciendo: “¡Ay, mi señor, el hacha era prestada!”. 6 El hombre de Dios dijo: “¿Dónde cayó?”. Él le mostró el lugar, y Eliseo partió un pedazo de madera; lo arrojó allí, y el hacha salió a flote. 7 Luego dijo: “Levántala”. El discípulo extendió la mano y la recogió.

Responsorio [ Sal. 90. 1. 15; Mc. 16. 18 ]

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 90. 1. 15:

1 Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso,

15 me invocará, y yo le responderé. Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré;
Mc. 16. 18:

18 podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán».
SEGUNDA LECTURA
Lectura, año II:
Del «Breviloquio» de san Buenaventura, obispo.
(Prologo: Opera omnia, 5, 201-202)
  • Del conocimiento de Jesucristo uno tiene la comprensión de todas las Sagradas Escrituras.