Liturgia AMBROSIANA

MISA : VIERNES 2 de PASCUA

LECCIONARIO

LECTURA
Hech. 4. 23-31:

23 Una vez en libertad, los Apóstoles regresaron adonde estaban sus hermanos, y les contaron todo lo que les habían dicho los sumos sacerdotes y los ancianos. 24 Al oírlos, todos levantaron la voz y oraron a Dios unánimemente: «Señor, tú hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos; 25 tú, por medio del Espíritu Santo, pusiste estas palabras en labios de nuestro padre David, tu servidor: ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 26 Los reyes de la tierra se rebelaron y los príncipes se aliaron contra el Señor y contra su Ungido.

27 Porque realmente se aliaron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato con las naciones paganas y los pueblos de Israel, contra tu santo servidor Jesús, a quien tú has ungido. 28 Así ellos cumplieron todo lo que tu poder y tu sabiduría habían determinado de antemano. 29 Ahora, Señor, mira sus amenazas, y permite a tus servidores anunciar tu Palabra con toda libertad: 30 extiende tu mano para que se realicen curaciones, signos y prodigios en el nombre de tu santo servidor Jesús». 31 Cuando terminaron de orar, tembló el lugar donde estaban reunidos; todos quedaron llenos del Espíritu Santo y anunciaban decididamente la Palabra de Dios.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Ant.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 2:

1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 2 Los reyes de la tierra se sublevan, y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Ungido: 3 «Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo».

4 El que reina en el cielo se sonríe; el Señor se burla de ellos. 5 Luego los increpa airadamente y los aterra con su furor: 6 «Yo mismo establecí a mi Rey en Sión, mi santa Montaña».

7 Voy a proclamar el decreto del Señor: 7 Él me ha dicho: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy. 8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra. 9 Los quebrarás con un cetro de hierro, los destrozarás como a un vaso de arcilla».

10 Por eso, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra. 11 Sirvan al Señor con temor; 12 temblando, ríndanle homenaje, no sea que se irrite y vayan a la ruina, porque su enojo se enciende en un instante. ¡Felices los que se refugian en él!
+ EVANGELIO
Jn. 3. 22-30:

22 Después de esto, Jesús fue con sus discípulos a Judea. Permaneció allí con ellos y bautizaba. 23 Juan seguía bautizando en Enón, cerca de Salim, porque había mucha agua en ese lugar y la gente acudía para hacerse bautizar. 24 Juan no había sido encarcelado todavía. 25 Se originó entonces una discusión entre los discípulos de Juan y un judío, acerca de la purificación. 26 Fueron a buscar a Juan y le dijeron: «Maestro, el que estaba contigo al otro lado del Jordán y del que tú has dado testimonio, también bautiza y todos acuden a él». 27 Juan respondió: «Nadie puede atribuirse nada que no haya recibido del cielo.

28 Ustedes mismos son testigos de que he dicho: "Yo no soy el Mesías, pero he sido enviado delante de él".

29 En las bodas, el que se casa es el esposo; pero el amigo del esposo, que esta allí y lo escucha, se llena de alegría al oír su voz. Por eso mi gozo es ahora perfecto.

30 Es necesario que él crezca y que yo disminuya.

Palabra del Señor.