Liturgia AMBROSIANA

MISA : MARTES 7 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
Muerte de Josué y sepultura en Siquém de los huesos de José.
Jos. 24. 29-32:

29 Después de un tiempo, Josué, hijo de Nun, el servidor del Señor, murió a la edad de ciento diez años. 30 Lo enterraron en el territorio que había recibido en herencia, en Timnat Séraj, en la montaña de Efraím, al norte del monte Gaás.

31 Israel sirvió al Señor mientras vivió Josué, y durante toda la vida de los ancianos que le sobrevivieron y que habían experimentado las obras del Señor en favor de Israel.

32 Los huesos de José, que los israelitas trasladaron desde Egipto, fueron enterrados en Siquém, en la parcela de campo que Jacob había comprado a los hijos de Jamor, padre de Siquém, por cien monedas de plata, y que había pasado a ser propiedad de los hijos de José.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. Bendito eres tú, Señor, Dios de nuestros padres.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 33. 2-3. 16. 18. 20-21:

Alef 2 Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Bet 3 Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren.

Ain 16 Los ojos del Señor miran al justo y sus oídos escuchan su clamor;

Sade 18 Cuando ellos claman, el Señor los escucha y los libra de todas sus angustias.

Res 20 El justo padece muchos males, pero el Señor lo libra de ellos. Sin 21 Él cuida todos sus huesos, no se quebrará ni uno solo.
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
La asamblea de Siquém y la fidelidad confirmada a la alianza.
Jos. 24. 1-16:

1 Josué reunió en Siquém a todas las tribus de Israel, y convocó a los ancianos de Israel, a sus jefes, a sus jueces y a sus escribas, y ellos se presentaron delante del Señor. 2 Entonces Josué dijo a todo el pueblo: “Así habla el Señor, el Dios de Israel: Sus antepasados, Téraj, el padre de Abraham y de Najor, vivían desde tiempos antiguos al otro lado del Río, y servían a otros dioses. 3 Pero yo tomé a Abraham, el padre de ustedes, del otro lado del Río, y le hice recorrer todo el país de Canaán. Multipliqué su descendencia, y le di como hijo a Isaac. 4 A Isaac lo hice padre de Jacob y de Esaú. A Esaú le di en posesión la montaña de Seir, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto. 5 Luego envié a Moisés y a Aarón, y castigué a Egipto con los prodigios que realicé en medio de ellos. Después los hice salir de Egipto, a ustedes 6 y a sus padres, y ustedes llegaron al mar. Los egipcios persiguieron a sus padres, con carros y guerreros, hasta el Mar Rojo. 7 Pero ellos pidieron auxilio al Señor: él interpuso una densa oscuridad entre ustedes y los egipcios, y envió contra ellos el mar, que los cubrió. Ustedes vieron con sus propios ojos lo que hice en Egipto. Luego permanecieron en el desierto durante largo tiempo, 8 y después los introduje en el país de los amorreos, que habitaban al otro lado del Jordán. Cuando ellos les hicieron la guerra, yo los entregué en sus manos, y así pudieron tomar posesión de su país, porque los exterminé delante de ustedes. 9 Entonces Balac –hijo de Sipor, rey de Moab– se levantó para combatir contra Israel, y mandó llamar a Balaam, hijo de Beor, para que los maldijera. 10 Pero yo no quise escuchar a Balaam, y él tuvo que bendecirlos. Así los libré de su mano.

11 Después ustedes cruzaron el Jordán y llegaron a Jericó. La gente de Jericó les hizo la guerra, y lo mismo hicieron los amorreos, los perizitas, los cananeos, los hititas, los guirgasitas, los jivitas y los jebuseos; pero yo los entregué en sus manos. 12 Hice cundir delante de ustedes el pánico, que puso en fuga a toda esa gente y a los dos reyes amorreos. Esto no se lo debes ni a tu espada ni a tu arco. 13 Así les di una tierra que no cultivaron, y ciudades que no edificaron, donde ahora habitan; y ustedes comen los frutos de viñas y olivares que no plantaron.

14 Por lo tanto, teman al Señor y sírvanlo con integridad y lealtad; dejen de lado a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del Río y en Egipto, y sirvan al Señor. 15 Y si no están dispuestos a servir al Señor, elijan hoy a quién quieren servir: si a los dioses a quienes sirvieron sus antepasados al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos, en cuyo país ustedes ahora habitan. Yo y mi familia serviremos al Señor”.

16 El pueblo respondió: “Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a otros dioses.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. El Señor se fiel a su Alianza.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 123. 1-7:

1 Canto de peregrinación. De David. Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte – que lo diga Israel – 2 si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, cuando los hombres se alzaron contra nosotros, 3 nos habrían devorado vivos. Cuando ardió su furor contra nosotros, 4 las aguas nos habrían inundado, un torrente nos habría sumergido, 5 nos habrían sumergido las aguas turbulentas.

6 ¡Bendito sea el Señor, que no nos entregó como presa de sus dientes! 7 Nuestra vida se salvó como un pájaro de la trampa del cazador: la trampa se rompió y nosotros escapamos.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

En el nombre de Jesús, toda rodilla se doble y toda lengua proclame que Jesucristo es el Señor.

Flp. 2. 10-11: Cfr. .

10 para que al nombre de Jesús, doble la rodilla 10 todo lo que hay en el cielo, en la tierra y en los abismos, 11 y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre: “Jesucristo es el Señor”.
+ EVANGELIO
El más pequeño de ustedes, ese es el más grande. (v. 48)
Lc. 9. 46-50:

46 Entonces se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande. 47 Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo, 48 les dijo: «El que recibe a este niño en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, recibe a aquel que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ese es el más grande».

49 Juan, dirigiéndose a Jesús, le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros». 50 Pero Jesús le dijo: «No se lo impidan, porque el que no está contra ustedes, está con ustedes».

Palabra del Señor.