Liturgia AMBROSIANA

MISA : MARTES 6 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
El Jordán se detiene ante la llegada del Arca de la Alianza.
Jos. 3. 7-17:

7 Entonces el Señor dijo a Josué: “Hoy empezaré a engrandecerte a los ojos de todo Israel, para que sepan que yo estoy contigo como estuve con Moisés. 8 Ahora ordena a los sacerdotes que llevan el Arca de la Alianza: ‘Cuando lleguen al borde del Jordán, deténganse junto al río’”. 9 Josué dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen las palabras del Señor, su Dios”. 10 Y añadió: “En esto conocerán que el Dios viviente está en medio ustedes, y que él expulsará delante de ustedes a los cananeos, los hititas, los jivitas, los perizitas, los guirgazitas, los amorreos y los jebuseos: 11 el Arca de la Alianza del Señor de toda la tierra va a cruzar el Jordán delante de ustedes. 12 Ahora elijan a doce hombres entre las tribus de Israel, uno por cada tribu. 13 Y apenas los sacerdotes que llevan el Arca del Señor de toda la tierra apoyen sus pies sobre las aguas del Jordán, estas se abrirán, y las aguas que vienen de arriba se detendrán como contenidas por un dique”.

14 Cuando el pueblo levantó sus carpas para cruzar el Jordán, los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza iban al frente de él. 15 Apenas llegaron al Jordán y sus pies tocaron el borde de las aguas –el Jordán se desborda por sus dos orillas durante todo el tiempo de la cosecha– 16 las aguas detuvieron su curso: las que venían de arriba se amontonaron a una gran distancia, cerca de Adam, la ciudad que está junto a Sartán; y las que bajaban hacia el mar de la Arabá –el mar de la Sal– quedaron completamente cortadas. Así el pueblo cruzó a la altura de Jericó. 17 Los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza del Señor permanecían inmóviles en medio del Jordán, sobre el suelo seco, mientras todo Israel iba pasando por el cauce seco, hasta que todo el pueblo terminó de cruzar el Jordán.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. El Dios viviente está en medio de nosotros; Señor es su nombre.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 113a. 1-3. 5. 7-8:

1 Cuando Israel salió de Egipto, la familia de Jacob, de un pueblo extranjero, 2 Judá se convirtió en su Santuario, la tierra de Israel fue su dominio.

3 El Mar, al verlos, huyó, el Jordán se volvió atrás;

5 ¿Qué tienes, Mar? ¿Por qué huyes? Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás?

7 Tiembla, tierra, delante del Señor, ante el rostro del Dios de Jacob, 8 el que convierte las rocas en estanques, y los peñascos en manantiales.
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
Rajab.
Jos. 2. 1-15:

1 Josué, hijo de Nun, envió clandestinamente desde Sitím a dos espías, con la siguiente consigna: “Vayan a observar el terreno”. Ellos partieron y, al llegar a Jericó, entraron en casa de una prostituta llamada Rajab, donde se alojaron. 2 Cuando se notificó al rey de Jericó que unos hombres israelitas habían llegado durante la noche para observar el terreno, 3 mandó decir a Rajab: “Saca afuera a esos hombres que vinieron a verte, los que entraron en tu casa, porque han venido únicamente para observar todo el país”. 4 Pero la mujer tomó a los dos hombres, los escondió y declaró: “Es verdad que esos hombres vinieron aquí, pero yo no sabía de dónde eran. 5 Se fueron al caer la noche, cuando estaban por cerrarse las puertas de la ciudad, y no sé adónde habrán ido. Salgan en seguida detrás de ellos, porque todavía pueden alcanzarlos”. 6 En realidad, los había hecho subir a la terraza, ocultándolos entre unos haces de lino extendidos allí. 7 Entonces unos hombres salieron a perseguirlos en dirección al Jordán, hacia los vados; e inmediatamente después que los perseguidores salieron detrás de ellos, se cerraron las puertas de la ciudad.

8 Cuando Rajab subió a la terraza, donde estaban los espías, estos aún no se habían acostado. 9 Ella les dijo: “Yo sé que el Señor les ha entregado este país, porque el terror que ustedes inspiran se ha apoderado de nosotros, y todos los habitantes han quedado espantados a la vista de ustedes. 10 Nosotros hemos oído cómo el Señor secó las aguas del Mar Rojo cuando ustedes salían de Egipto, y cómo ustedes trataron a Sijón y a Og, los dos reyes amorreos que estaban al otro lado del Jordán y que ustedes condenaron al exterminio. 11 Al enterarnos de eso, nuestro corazón desfalleció, y ya no hay nadie que tenga ánimo para oponerles resistencia, porque el Señor, su Dios, es Dios allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra. 12 Por eso, júrenme ahora mismo por el Señor, que así como yo los traté con bondad, ustedes tratarán de la misma manera a mi familia. Denme una señal segura 13 de que dejarán con vida a mi padre, a mi madre, a mis hermanos y a mis hermanas, y a todo cuanto les pertenece, y que nos librarán de la muerte”. 14 Los hombres le respondieron: “Nosotros responderemos por ustedes con nuestra vida, con tal que no nos delates. Cuando el Señor nos entregue este país, te trataremos con bondad y lealtad”. 15 Entonces la mujer los descolgó por la ventana con una cuerda, porque su casa daba contra el muro de la ciudad, y ella vivía junto a él.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. Alabado sea el Dios del cielo, ¡porque es eterno su amor!
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 135. 13-14. 16. 18-23:

13 Al que abrió en dos partes el Mar Rojo, ¡porque es eterno su amor! 14 al que hizo pasar por el medio a Israel, ¡porque es eterno su amor!

16 Al que guió a su pueblo por el desierto, ¡porque es eterno su amor!

18 y dio muerte a reyes temibles, ¡porque es eterno su amor! 19 a Sijón, rey de los amorreos, ¡porque es eterno su amor! 20 y a Og, rey de Basán, ¡porque es eterno su amor!

21 Al que dio sus territorios en herencia, ¡porque es eterno su amor! 22 en herencia a Israel, su servidor, ¡porque es eterno su amor! 23 al que en nuestra humillación se acordó de nosotros, ¡porque es eterno su amor!
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

El Señor dijo: Talità kum, que significa: Niña, Yo te digo, ¡levántate!

Mc. 5. 41: Cfr..

41 La tomó de la mano y le dijo: «Talitá kum» , que significa: «¡Niña, yo te lo ordeno, levántate».
+ EVANGELIO
«No temas, basta que creas y se salvará». (v. 50)
Lc. 8. 40-42a. 49-56:

40 A su regreso, Jesús fue recibido por la multitud, porque todos lo estaban esperando. 41 De pronto, se presentó un hombre llamado Jairo, que era jefe de la sinagoga, y cayendo a los pies de Jesús, le suplicó que fuera a su casa, 42 porque su única hija, que tenía unos doce años, se estaba muriendo. Mientras iba, la multitud lo apretaba hasta sofocarlo.

49 Todavía estaba hablando, cuando llegó alguien de la casa del jefe de la sinagoga y le dijo: «Tu hija ha muerto, no molestes más al Maestro». 50 Pero Jesús, que había oído, respondió: «No temas, basta que creas y se salvará». 51 Cuando llegó a la casa no permitió que nadie entrara con él, sino Pedro, Juan y Santiago, junto con el padre y la madre de la niña. 52 Todos lloraban y se lamentaban. «No lloren, dijo Jesús, no está muerta, sino que duerme». 53 Y se burlaban de él, porque sabían que la niña estaba muerta. 54 Pero Jesús la tomó de la mano y la llamó, diciendo: «Niña, levántate». 55 Ella recuperó el aliento y se levantó en el acto. Después Jesús ordenó que le dieran de comer. 56 Sus padres se quedaron asombrados, pero él les prohibió contar lo que había sucedido.

Palabra del Señor.