Liturgia AMBROSIANA

MISA : MARTES 11 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
Los samaritanos.
2 Rey. 17. 24-29. 33-34:

24 El rey de Asiria hizo venir gente de Babilonia, de Cut, de Avá, de Jamat y de Sefarvaim, y la estableció en las ciudades de Samaría, en lugar de los israelitas. Ellos tomaron posesión de Samaría y ocuparon sus ciudades. 25 Pero cuando comenzaron a establecerse en ese lugar, no veneraban al Señor, y el Señor envió contra ellos leones, que hicieron una masacre. 26 Entonces dijeron al rey de Asiria: “La gente que has deportado y establecido en las ciudades de Samaría no conoce la manera de honrar al dios de ese país, y él les envió unos leones que los hicieron morir, porque ellos no conocían la manera de honrar al dios de ese país”. 27 El rey de Asiria impartió esta orden: “Manden allí a uno de los sacerdotes de Samaría que yo he deportado; que vaya a establecerse allí y les enseñe la manera de honrar al dios de ese país”. 28 Uno de los sacerdotes deportados de Samaría fue entonces a establecerse en Betel, y les enseñaba cómo se debía venerar al Dios de Israel.

29 Pero la gente de cada nación se hizo su propio dios y los instalaron en los templos de los lugares altos que habían construido los samaritanos. Cada una de las naciones obró así en la ciudad donde residía: 33 Así, aunque veneraban al Señor, servían al mismo tiempo a sus propios dioses, según el rito de las naciones de donde habían sido deportados.

34 Hasta el día de hoy, ellos practican los ritos antiguos: no temen al Señor ni practican los preceptos, los ritos, la Ley y los mandamientos que dictó el Señor a los hijos de Jacob, a quien dio el nombre de Israel.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. No nos culpes, Señor, por los pecados de nuestros padres.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 78. 1b. 2. 4-7. 9-10:

1 Salmo de Asaf. La destrucción de la Ciudad santa Señor, los paganos invadieron tu herencia, profanaron tu santo Templo, hicieron de Jerusalén un montón de ruinas; 2 dieron los cadáveres de tus servidores como pasto a las aves del cielo, y la carne de tus amigos, a las fieras de la tierra. 4 Fuimos el escarnio de nuestros vecinos, la irrisión y la burla de los que nos rodean.

5 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Estarás enojado para siempre? ¿Arderán tus celos como un fuego?

6 Derrama tu furor sobre las naciones que no te reconocen, y sobre los reinos que no invocan tu Nombre, 7 porque han devorado a Jacob, y han devastado su dominio.

9 Ayúdanos, Dios salvador nuestro, por el honor de tu Nombre; líbranos y perdona nuestros pecados, a causa de tu Nombre.

10 ¿Por qué han de decir los paganos: “¿Dónde está su Dios?”. Que se ponga de manifiesto entre las naciones, ante nuestros propios ojos, cómo has vengado la sangre de tus servidores, que ha sido derramada.
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
Los pecados de Acaz, rey de Judá.
2 Crón. 28. 16-18. 19-25:

16 En ese tiempo, el rey Ajaz mandó a pedir auxilio a los reyes de Asiria. 17 Porque los edomitas habían invadido de nuevo y derrotado a Judá, llevándose algunos prisioneros. 18 Los filisteos habían saqueado las ciudades de la Sefelá y del Négueb de Judá, se habían apoderado de Bet Semes, Aialón y Gederot, y también de Socó, Timná y Guimzó, con sus respectivos poblados, estableciéndose en ellas. 19 Así el Señor humillaba a Judá por culpa de Ajaz, rey de Judá, que había fomentado el desenfreno en Judá y se había rebelado contra el Señor.

20 Tiglat Piléser, rey de Asiria, en lugar de apoyarlo, lo atacó y lo sitió. 21 Ajaz tuvo que despojar la Casa del Señor, el palacio real y las casas de los príncipes, y le entregó todo al rey de Asiria; pero esto no le sirvió de nada.

22 Incluso durante el asedio, el rey Ajaz persistió en su rebeldía contra el Señor. 23 Él mismo ofreció sacrificios a los dioses de Damasco que lo habían derrotado, diciendo: “Ya que estos dioses ayudan a los reyes de Arám, yo les ofreceré sacrificios para que me ayuden también a mí”. Pero ellos causaron su ruina y la de todo Israel. 24 Ajaz juntó los utensilios de la Casa de Dios y los hizo pedazos, cerró las puertas de la Casa del Señor y se edificó altares en todos los rincones de Jerusalén; 25 y en cada una de las ciudades de Judá erigió lugares altos para quemar incienso a los dioses extranjeros, provocando así la indignación del Señor, el Dios de sus padres.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. No nos culpes, Señor, por los pecados de nuestros padres.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 78. 1b. 2. 4-7. 9-10:

1 Salmo de Asaf. La destrucción de la Ciudad santa Señor, los paganos invadieron tu herencia, profanaron tu santo Templo, hicieron de Jerusalén un montón de ruinas; 2 dieron los cadáveres de tus servidores como pasto a las aves del cielo, y la carne de tus amigos, a las fieras de la tierra. 4 Fuimos el escarnio de nuestros vecinos, la irrisión y la burla de los que nos rodean.

5 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Estarás enojado para siempre? ¿Arderán tus celos como un fuego?

6 Derrama tu furor sobre las naciones que no te reconocen, y sobre los reinos que no invocan tu Nombre, 7 porque han devorado a Jacob, y han devastado su dominio.

9 Ayúdanos, Dios salvador nuestro, por el honor de tu Nombre; líbranos y perdona nuestros pecados, a causa de tu Nombre.

10 ¿Por qué han de decir los paganos: “¿Dónde está su Dios?”. Que se ponga de manifiesto entre las naciones, ante nuestros propios ojos, cómo has vengado la sangre de tus servidores, que ha sido derramada.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Busca el Reino de Dios y su justicia; el resto se les dará por añadidura.

Cfr. :

33 Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.
+ EVANGELIO
No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más. (v. 4) *
Lc. 12. 4-7:

4 A ustedes, mis amigos, les digo: No teman a los que matan el cuerpo y después no pueden hacer nada más. 5 Yo les indicaré a quién deben temer: teman a aquel que, después de matar, tiene el poder de arrojar a la Gehena. Sí, les repito, teman a ese. 6 ¿No se venden acaso cinco pájaros por dos monedas? Sin embargo, Dios no olvida a ninguno de ellos. 7 Ustedes tienen contados todos sus cabellos: no teman, porque valen más que muchos pájaros.

Palabra del Señor.