Liturgia AMBROSIANA

MISA : LUNES 9 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
David es reconocido como rey en Hebrón y conquista Jerusalén.
2 Sam. 5. 1-12:

1 Todas las tribus de Israel se presentaron a David en Hebrón y le dijeron: “¡Nosotros somos de tu misma sangre! 2 Hace ya mucho tiempo, cuando aún teníamos como rey a Saúl, eras tú el que conducía a Israel. Y el Señor te ha dicho: ‘Tú apacentarás a mi pueblo Israel y tú serás el jefe de Israel’”.

3 Todos los ancianos de Israel se presentaron ante el rey en Hebrón. El rey estableció con ellos un pacto en Hebrón, delante del Señor, y ellos ungieron a David como rey de Israel.

4 David tenía treinta años cuando comenzó a reinar y reinó cuarenta años. 5 En Hebrón reinó siete años y seis meses sobre Judá, y en Jerusalén, treinta y tres años sobre todo Israel y Judá.

6 El rey avanzó con sus hombres sobre Jerusalén, contra los jebuseos que habitaban en el país. Pero estos dijeron a David: “Tú no entrarás aquí. Los ciegos y los inválidos bastarán para impedírtelo”. Con esto querían decir: “David nunca podrá entrar aquí”. 7 Sin embargo, David conquistó la fortaleza de Sión, es decir, la Ciudad de David. 8 Aquel día, él había dicho: “El que quiera derrotar a los jebuseos, que se meta por el canal. En cuanto a los ciegos y a los inválidos, David siente aversión por ellos”. Por eso se dice: “El ciego y el lisiado no entrarán en la Casa”.

9 David se instaló en la fortaleza, y la llamó Ciudad de David. Luego construyó la ciudad en derredor, desde el Terraplén hacia el interior. 10 Así David se iba engrandeciendo cada vez más, y el Señor, el Dios de los ejércitos, estaba con él.

11 Jirám, rey de Tiro, envió una embajada a David, con madera de cedro, carpinteros y talladores de piedra, para que le edificaran una casa. 12 David reconoció entonces que el Señor lo había confirmado como rey de Israel y que había enaltecido su realeza por amor a su pueblo Israel.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. Dios es fiel y protege a su siervo.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 88. 20-22. 25-26:

20 Tú hablaste una vez en una visión y dijiste a tus amigos: “Impuse la corona a un valiente, exalté a un guerrero del pueblo.

21 Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, 22 para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso.

25 Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: 26 extenderé su mano sobre el mar y su derecha sobre los ríos.
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
David, reconocido rey en Hebrón, se muda a Jerusalén y conquista la ciudadela de Sión.
1 Crón. 11. 1-9:

1 Todo Israel se congregó junto a David en Hebrón y le dijeron: “¡Nosotros somos de tu misma sangre! 2 Ya desde antes, incluso cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú el que conducía a Israel. Y ahora el Señor te ha dicho: ‘¡Tu apacentarás a mi pueblo Israel, tu serás el jefe de mi pueblo Israel!’”. 3 Todos los ancianos de Israel fueron a Hebrón, donde estaba el rey: David estableció una alianza con ellos en Hebrón, en presencia del Señor, y ellos lo ungieron como rey sobre Israel, conforme el Señor lo había anunciado por medio de Samuel.

4 David, con todo Israel, avanzó sobre Jerusalén –es decir, Jebús– donde estaban los jebuseos, que habitaban el país, 5 pero estos le dijeron: “¡Aquí no podrás entrar!”. A pesar de eso, David conquistó la fortaleza de Sión, que es la Ciudad de David. 6 David había dicho: “El primero que mate a un jebuseo será comandante en jefe”. Joab, hijo de Seruiá, fue el primero en subir y se convirtió en jefe. 7 David se instaló en la fortaleza, y por eso la llamaron “Ciudad de David”. 8 Luego construyó la ciudad en derredor, desde el Miló hasta los alrededores, y Joab restauró el resto de la ciudad. 9 Así David se iba engrandeciendo cada vez más, y el Señor de los ejércitos estaba con él.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. Dios es fiel y protege a su siervo.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 88. 20-22. 25-26:

20 Tú hablaste una vez en una visión y dijiste a tus amigos: “Impuse la corona a un valiente, exalté a un guerrero del pueblo.

21 Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, 22 para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso.

25 Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: 26 extenderé su mano sobre el mar y su derecha sobre los ríos.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abba, Padre!

Cfr. Gál. 4. 6:
6 Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abba!, es decir, ¡Padre!
+ EVANGELIO
Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino. *
Lc. 11. 1-4:

1 Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos». 2 Él les dijo entonces: «Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; 3 danos cada día nuestro pan cotidiano; 4 perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación».

Palabra del Señor.