Liturgia AMBROSIANA

MISA : LUNES 6 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
Promesa de Dios a Josué.
Jos. 1. 1-5:

1 Después de la muerte de Moisés, el servidor del Señor, el Señor dijo a Josué, hijo de Nun y ayudante de Moisés: 2 “Mi servidor Moisés ha muerto. Ahora levántate y cruza el Jordán con todo este pueblo, para ir hacia la tierra que yo daré a los israelitas. 3 Yo les entrego todos los lugares donde ustedes pondrán la planta de sus pies, como se lo prometí a Moisés. 4 El territorio de ustedes se extenderá desde el desierto y desde el Líbano hasta el Gran Río, el río Éufrates, y hasta el Gran Mar, al occidente. 5 Mientras vivas, nadie resistirá delante de ti; yo estaré contigo como estuve con Moisés: no te dejaré ni te abandonaré.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! (v. 1)
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 135. 1-4. 16-18. 21-22. 26:

1 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! 2 ¡Den gracias al Dios de los dioses, porque es eterno su amor! 3 ¡Den gracias al Señor de los señores, porque es eterno su amor!

4 Al único que hace maravillas, ¡porque es eterno su amor!

16 Al que guió a su pueblo por el desierto, ¡porque es eterno su amor! 17 al que derrotó a reyes poderosos, ¡porque es eterno su amor! 18 y dio muerte a reyes temibles, ¡porque es eterno su amor!

21 Al que dio sus territorios en herencia, ¡porque es eterno su amor! 22 en herencia a Israel, su servidor, ¡porque es eterno su amor!

26 ¡Den gracias al Señor del cielo, porque es eterno su amor!
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
La Promesa de Dios a Josué.
Jos. 1. 1. 6-9:

1 Después de la muerte de Moisés, el servidor del Señor, el Señor dijo a Josué, hijo de Nun y ayudante de Moisés: 6 Sé valiente y firme: tú vas a poner a este pueblo en posesión del país que yo les daré, porque así lo juré a sus padres. 7 Basta que seas fuerte y valiente, para obrar en todo según la Ley que te dio Moisés, mi servidor. No te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todas tus empresas. 8 Que el libro de esta Ley nunca se aparte de ti: medítalo día y noche, para obrar fielmente en todo conforme a lo que está escrito en él. Así harás prosperar tus empresas y tendrás éxito. 9 ¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. El Señor es la fuerza de su pueblo. (v. 8a)
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 27. 6-9:

6 Bendito sea el Señor, porque oyó la voz de mi plegaria; 7 el Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón confía en él. Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: por eso le daré gracias con mi canto.

8 El Señor es la fuerza de su pueblo, el baluarte de salvación para su Ungido. 9 Salva a tu pueblo y bendice a tu herencia; apaciéntalos y sé su guía para siempre.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Dame la alegría de tu salvación, y mi boca proclamará tu alabanza.

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 50. 14. 17:

14 Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga:

17 Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza.
+ EVANGELIO
«Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho por ti».
Lc. 8. 34-39:

34 Al ver lo que había pasado, los cuidadores huyeron y difundieron la noticia en la ciudad y en los poblados. 35 En seguida la gente fue a ver lo que había sucedido. Cuando llegaron adonde estaba Jesús, vieron sentado a sus pies, vestido y en su sano juicio, al hombre del que habían salido los demonios, y se llenaron de temor. 36 Los que habían presenciado el hecho les contaron cómo había sido curado el endemoniado. 37 Todos los gerasenos pidieron a Jesús que se alejara de allí, porque estaban atemorizados; y él, subiendo a la barca, regresó.

38 El hombre del que salieron los demonios le rogaba que lo llevara con él, pero Jesús lo despidió, diciéndole: 39 «Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho por ti». Él se fue y proclamó en toda la ciudad lo que Jesús había hecho por él.

Palabra del Señor.