Liturgia AMBROSIANA

MISA : LUNES 2 después de PENTECOSTÉS

AÑO I

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
Moisés y Aarón ante el faraón.
Éx. 5. 1-9. 19-23:

1 Inmediatamente, Moisés y Aarón fueron a decir al Faraón: “Así habla el Señor, el Dios de Israel: Deja partir a mi pueblo, para que celebre en el desierto una fiesta en mi honor”. 2 Pero el Faraón respondió: “¿Y quién es el Señor para que yo le obedezca dejando partir a Israel? Yo no conozco al Señor y no dejaré partir a Israel”. 3 Ellos dijeron: “El Dios de los hebreos vino a nuestro encuentro, y ahora tenemos que realizar una marcha de tres días por el desierto, para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios. De lo contrario él nos castigará con la peste o la espada”. 4 El rey de Egipto les respondió: “¿Por qué ustedes, Moisés y Aarón, se empeñan en apartar al pueblo de sus tareas? Vuelvan al trabajo que les ha sido impuesto”. 5 Él pensaba así: “Ellos son ahora más numerosos que los nativos del país, ¿y todavía debo tolerarles que interrumpan sus trabajos?”.

6 Ese mismo día, el Faraón dio a los capataces y a los inspectores del pueblo las siguientes instrucciones: 7 “No sigan entregando a esa gente la paja para hacer los ladrillos, como lo hicieron hasta ahora. Que vayan a juntarla ellos mismos. 8 Pero exíjanles la misma cantidad de ladrillos que fabricaban antes, sin descontarles ni uno solo, porque son unos holgazanes. Por eso gritan: ‘¡Déjanos ir a ofrecer sacrificios a nuestro Dios!’. 9 Háganlos trabajar más duramente y que estén siempre ocupados; así no prestarán atención a esas patrañas”.

19 Cuando les anunciaron que no debían disminuir la producción de ladrillos establecida para cada día, los inspectores israelitas se vieron en un grave aprieto. 20 Y al encontrarse con Moisés y Aarón que los estaban esperando a la salida, 21 les dijeron: “Que el Señor fije su mirada en ustedes y juzgue. Porque nos han hecho odiosos al Faraón y a sus servidores, y han puesto en sus manos una espada para que nos maten”.

22 Moisés se volvió al Señor, diciendo: “Señor, ¿por qué maltratas a este pueblo? ¿Para esto me has enviado? 23 Desde que me presenté ante el Faraón para hablarle en tu nombre, él no ha cesado de maltratar a este pueblo, y tú no haces nada para librar a tu pueblo”.
Éx. 6. 1:

1 El Señor le respondió: “¡Ahora verás lo que haré al Faraón! Tendrá que dejarlos partir por la fuerza, e incluso, se verá obligado a expulsarlos de su país”.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. Tiembla, oh Tierra, delante del Señor.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 113A. 1-2:

1 Cuando Israel salió de Egipto, la familia de Jacob, de un pueblo extranjero, 2 Judá se convirtió en su Santuario, la tierra de Israel fue su dominio.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 113B. 1-3. 9. 12-13:

1 No nos glorifiques a nosotros, Señor: glorifica solamente a tu Nombre, por tu amor y tu fidelidad. 2 ¿Por qué han de decir las naciones: “Dónde está su Dios”?

3 Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra, él hace todo lo que quiere.

9 Pueblo de Israel, confía en el Señor: él es tu ayuda y tu escudo;

12 Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga: bendiga al pueblo de Israel, bendiga a la familia de Aarón, 13 bendiga a los que temen al Señor, a los pequeños y a los grandes.

AÑO II

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
Las leyes de la Pascua.
Éx. 12. 43-51:

43 El Señor dijo a Moisés y a Aarón: “Estas son las disposiciones relativas a la Pascua. No deberá comerla ningún extranjero. 44 En cambio, podrá hacerlo todo esclavo adquirido con dinero, con tal que antes lo hayas circuncidado. 45 Tampoco la comerán el huésped ni el mercenario. 46 Todos la comerán en una misma casa. No saques fuera de la casa ningún pedazo de carne y no quiebres los huesos de la víctima. 47 Toda la comunidad de Israel celebrará la Pascua. 48 Si un extranjero ha fijado su residencia junto a ti y quiere celebrar la Pascua en honor del Señor, antes deberán ser circuncidados todos los varones de su casa: sólo así podrá acercarse a celebrarla, porque será como el nacido en el país. Pero no la comerá ningún incircunciso. 49 La misma ley regirá para el nativo y para el extranjero que resida entre ustedes”.

50 Así lo hicieron los israelitas, exactamente como el Señor lo había ordenado a Moisés. 51 Y aquel mismo día, el Señor hizo salir de Egipto a los israelitas, distribuidos en grupos.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. Narraremos las maravillas del Señor a la próxima generación.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 77. 3-7. 12-13. 52:

3 Lo que hemos oído y aprendido, lo que nos contaron nuestros padres, 4 no queremos ocultarlo a nuestros hijos, lo narraremos a la próxima generación: son las glorias del Señor y su poder, las maravillas que él realizó.

5 El Señor dio una norma a Jacob, estableció una ley en Israel, y ordenó a nuestros padres enseñar estas cosas a sus hijos.

6 Así las aprenderán las generaciones futuras y los hijos que nacerán después; y podrán contarlas a sus propios hijos, 7 para que pongan su confianza en Dios, para que no se olviden de sus proezas y observen sus mandamientos.

12 El Señor hizo prodigios a la vista de sus padres, en la tierra de Egipto, en los campos de Tanis; 13 abrió el Mar para darles paso y contuvo las aguas como un dique;

52 sacó a su pueblo como a un rebaño, y los guió como a ovejas por el desierto:
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO [Año o Ciclo Ferial: I y II]
I. Leccionario [No oficial]:

¡Qué grandes son tus obras, Señor, qué profundos son tus pensamientos!

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 91. 6:

6 ¡Qué grandes son tus obras, Señor, qué profundos tus designios!
+ EVANGELIO [Año o Ciclo Ferial: I y II]
«Navega mar adentro, y echen las redes» *
Lc. 5. 1-6:

1 En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. 2 Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. 3 Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca.

4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes». 5 Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes». 6 Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse.

Palabra del Señor.