Liturgia AMBROSIANA

MISA : LUNES DESPUES DE PENTECOSTÉS

AÑO I

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
La teofanía en el Sinaí.
Éx. 19. 16b-19:

16 Al amanecer del tercer día, hubo truenos y relámpagos, una densa nube cubrió la montaña y se oyó un fuerte sonido de trompeta. Todo el pueblo que estaba en el campamento se estremeció de temor. 17 Moisés hizo salir al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y todos se detuvieron al pie de la montaña. 18 La montaña del Sinaí estaba cubierta de humo, porque el Señor había bajado a ella en el fuego. El humo se elevaba como el de un horno, y toda la montaña temblaba violentamente. 19 El sonido de la trompeta se hacía cada vez más fuerte. Moisés hablaba, y el Señor le respondía con el fragor del trueno.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. El Señor es el Altísimo, él es el rey de la gloria.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 28. 1-2. 4. 7-8a. 10-11:

1 Salmo de David. ¡Aclamen al Señor, hijos de Dios, aclamen la gloria y el poder del Señor! 2 ¡Aclamen la gloria del nombre del Señor, adórenlo al manifestarse su santidad!

4 ¡La voz del Señor es potente, la voz del Señor es majestuosa!

7 La voz del Señor lanza llamas de fuego; 8 la voz del Señor hace temblar el desierto, el Señor hace temblar el desierto de Cades.

10 El Señor tiene su trono sobre las aguas celestiales, el Señor se sienta en su trono de Rey eterno. 11 El Señor fortalece a su pueblo, él bendice a su pueblo con la paz.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Tú eres mi Hijo, te daré en posesión los pueblos, y en dominio los confines de la tierra.

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 2. 7c. 8bc:

7 Voy a proclamar el decreto del Señor: 7 Él me ha dicho: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy.

8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra.
+ EVANGELIO
Una voz del cielo: "Lo he glorificado".
Jn. 12. 27-32:

27 Mi alma ahora está turbada. ¿Y qué diré: "Padre, líbrame de esta hora"? ¡Si para eso he llegado a esta hora! 28 ¡Padre, glorifica tu Nombre!». Entonces se oyó una voz del cielo: «Ya lo he glorificado y lo volveré a glorificar».

29 La multitud que estaba presente y oyó estas palabras, pensaba que era un trueno. Otros decían: «Le ha hablado un ángel». 30 Jesús respondió: «Esta voz no se oyó por mí, sino por ustedes. 31 Ahora ha llegado el juicio de este mundo, ahora el Príncipe de este mundo será arrojado afuera; 32 y cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí».

Palabra del Señor.

AÑO II

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
La fiesta de las Semanas.
Deut. 16. 9-12:

9 Cuenta siete semanas a partir del momento en que empieces a cosechar, 10 y al término de ellas celebrarás la fiesta de las Semanas en honor del Señor, tu Dios, llevando tus ofrendas voluntarias, en la medida en que el Señor, tu Dios, te bendiga. 11 Te alegrarás en la presencia del Señor, tu Dios –en el lugar que él elija para constituirlo morada de su Nombre– junto con tu hijo y tu hija, con tu esclavo y tu esclava, con el levita que viva en tu ciudad, y con el extranjero, el huérfano y la viuda que estén contigo. 12 Recuerda que fuiste esclavo en Egipto y observa fielmente estas prescripciones.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. Exulta en Dios, nuestra fuerza.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 80, 2-6a. 9a. 11ab:

2 ¡Canten con júbilo al Señor, nuestra fuerza, aclamen al Dios de Jacob! 3 Entonen un canto, toquen el tambor, y la cítara armoniosa, junto con el arpa.

4 Toquen la trompeta al salir la luna nueva, y el día de luna llena, el día de nuestra fiesta. 5 Porque esta es una ley para Israel, un precepto del Dios de Jacob: 6 él se la impuso como norma a José, cuando salió de la tierra de Egipto. Oráculo de Dios Oigo una voz desconocida que dice:

9 Oye, pueblo mío, yo atestiguo contra ti, ¡ojalá me escucharas, Israel! 11 yo, el Señor, soy tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Los hijos de Israel llevan la ofrenda a la Casa del Señor en un recipiente puro.

Is. 66. 20:

20 Ellos traerán a todos los hermanos de ustedes, como una ofrenda al Señor, hasta mi Montaña santa de Jerusalén. Los traerán en caballos, carros y literas, a lomo de mulas y en dromedarios –dice el Señor– como los israelitas llevan la ofrenda a la Casa del Señor en un recipiente puro.
+ EVANGELIO
Esta pobre viuda dio todo lo que tenía para vivir.
Lc. 21. 1-4:

1 Después, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo. 2 Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, 3 y dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie. 4 Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir».

Palabra del Señor.