Liturgia AMBROSIANA

MISA : JUEVES 12 - TdP

LECCIONARIO

LECTURA [Año o Ciclo Ferial: I]
Disposiciones de Darío para la reconstrucción del templo.
Esd. 6. 1-18:

1 Entonces, por orden del rey Darío, se hicieron investigaciones en los archivos de la tesorería de Babilonia, 2 y se encontró en Ecbátana, la fortaleza situada en la provincia de los medos, un rollo redactado en estos términos: “Memorándum:

3 El primer año de su reinado, el rey Ciro dio esta orden acerca de la Casa de Dios en Jerusalén. La Casa será reconstruida como lugar en el que se ofrecen sacrificios, y serán puestos sus cimientos. Tendrá treinta metros de alto por treinta de ancho, 4 y habrá tres hileras de bloques de piedra y una de madera. Los gastos correrán por cuenta de la casa real. 5 Además, serán restituidos los utensilios de oro y de plata de la Casa de Dios, que Nabucodonosor sacó del Templo de Jerusalén y llevó a Babilonia, para que todo vuelva a ocupar su lugar en el Templo de Jerusalén y sea depositado nuevamente en la Casa de Dios”.

6 ”Por lo tanto, ustedes, Tatnai, gobernador de la región del otro lado del Éufrates, Setar Boznai y todos sus colegas, los legados de la región del otro lado del Éufrates, no intervengan en este asunto. 7 Dejen trabajar en esa Casa de Dios al comisionado de Judea y a los ancianos de los judíos. Que se reconstruya esa Casa de Dios en el mismo sitio. 8 Estas son mis órdenes acerca de la conducta que ustedes deben observar frente a los ancianos de los judíos, para la reconstrucción de esa Casa de Dios: los gastos que ellos hagan serán pagados totalmente y sin interrupción de los fondos reales, utilizando los impuestos percibidos en la región del otro lado del Éufrates. 9 También se les entregará sin falta, cada día, lo necesario para los holocaustos del Dios del Cielo - novillos, carneros, corderos, trigo, sal, vino y aceite - según las indicaciones de los sacerdotes de Jerusalén, 10 para que ellos ofrezcan al Dios del cielo sacrificios de aroma agradable y rueguen por la vida del rey y de sus hijos. 11 Yo ordeno asimismo: Si alguien no cumple este edicto, se arrancará una viga de su casa y se lo ajusticiará sobre ella. Luego, se reducirá su casa a un montón de escombros, a causa de este delito. 12 ¡Que el Dios que ha establecido allí su Nombre destruya a cualquier rey o pueblo que intente transgredir esta orden, destruyendo esa Casa de Dios que está en Jerusalén! Yo, Darío, he promulgado este decreto. Que sea cumplido estrictamente”.

13 Entonces Tatnai, gobernador de la región del otro lado del Éufrates, Setar Boznai y sus colegas, cumplieron estrictamente las instrucciones enviadas por el rey Darío. 14 Los ancianos de los judíos llevaron adelante la obra, bajo el impulso del profeta Ageo y de Zacarías, hijo de Idó. Así terminaron la construcción, conforme a la orden del Dios de Israel y a los decretos de Ciro y Darío. 15 La Casa fue concluida el día veintitrés del mes de Adar, en el sexto año del reinado de Darío. 16 Todos los israelitas - los sacerdotes, los levitas, y el resto de los repatriados - celebraron alegremente la Dedicación de esta Casa de Dios. 17 Para su Dedicación, ofrecieron cien novillos, doscientos carneros y cuatrocientos corderos. Además, ofrecieron doce chivos, según el número de las tribus de Israel, como sacrificio por el pecado de todo el pueblo. 18 Después establecieron a los sacerdotes según sus categorías y a los levitas según sus clases, para el servicio de Dios en Jerusalén, como está escrito en el libro de Moisés.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: I]
Ant. Bendigamos al Señor, Dios de Israel. ( Lc. 1. 68* )
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 67. 2-3. 25-30. 33. 36:

2 ¡Se alza el Señor! Sus enemigos se dispersan y sus adversarios huyen delante de él.

3 Tú los disipas como se disipa el humo; como se derrite la cera ante el fuego, así desaparecen los impíos delante del Señor.

25 Ya apareció tu cortejo, Señor, el cortejo de mi Rey y mi Dios hacia el Santuario: 26 los cantores van al frente, los músicos, detrás; las jóvenes, en medio, van tocando el tamboril.

27 ¡Bendigan al Señor en medio de la asamblea! ¡Bendigan al Señor desde la fuente de Israel!

28 Allí Benjamín, el más pequeño, abre la marcha con los príncipes de Judá, vestidos de brocado, con los príncipes de Zabulón y los príncipes de Neftalí.

29 Tu Dios ha desplegado tu poder: ¡sé fuerte, Dios, tú que has actuado por nosotros! 30 A causa de tu Templo, que está en Jerusalén, los reyes te presentarán tributo.

33 ¡Canten al Señor, reinos de la tierra, entonen un himno al Señor,

36 Tú eres temible, Señor, desde tus santuarios. El Dios de Israel concede a su pueblo el poder y la fuerza. ¡Bendito sea Dios!
LECTURA [Año o Ciclo Ferial: II]
La solidaridad activa de las personas involucradas en la reconstrucción.
Neh. 5. 1-13:

1 Entre la gente del pueblo y sus mujeres se levantó una gran protesta contra sus hermanos judíos. 2 Había algunos que decían: "Tenemos que entregar en prenda a nuestros hijos y nuestras hijas para conseguir trigo con qué comer y vivir". 3 Otros decían: "Tenemos que empeñar nuestros campos y nuestras viñas para obtener trigo en medio de la escasez". 4 Y había otros que decían: "Hemos tenido que hipotecar nuestros campos y nuestras viñas para pagar el tributo al rey. 5 Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, nuestros hijos son como los de ellos. Sin embargo, nosotros tenemos que someter a esclavitud a nuestros hijos y nuestras hijas, y algunas de nuestras hijas ya han sido sometidas. Y no podemos hacer nada, porque nuestros campos y nuestras viñas pertenecen a otros".

6 Yo sentí una gran indignación al oír su queja y esas palabras. 7 Y después de haber deliberado conmigo mismo, dirigí un reproche a los notables y a los magistrados, diciéndoles: "Ustedes imponen una carga a sus hermanos". Luego convoqué contra ellos una gran asamblea, 8 y les dije: "Nosotros, en la medida de nuestros recursos, hemos comprado a nuestros hermanos judíos que habían sido vendidos a las naciones. ¡Y ahora son ustedes los que venden a sus hermanos, y ellos son vendidos a nosotros mismos!". Todos se quedaron callados, sin encontrar qué responder.

9 Yo seguí diciendo: "Lo que ustedes hacen no está bien. ¿No deberían vivir en el temor de nuestro Dios, para evitar el desprecio de los paganos, nuestros enemigos? 10 También yo, mis hermanos y mi gente les hemos prestado dinero y trigo. Condonemos esa deuda. 11 Devuélvanles hoy mismo sus campos, sus viñas, sus olivares y sus casas, y anulen la deuda de la plata, el trigo, el vino y el aceite que ustedes les prestaron". 12 Ellos respondieron: "Restituiremos todo, sin reclamarles nada; haremos como tú dices". Entonces llamé a los sacerdotes e hice jurar a la gente que obrarían conforme a esta palabra. 13 Luego sacudí el pliegue de mi manto y dije: "Así sacuda Dios, fuera de su casa y de sus bienes, a todo aquel que no cumpla esta palabra; que así sea sacudido y dejado sin nada". Toda la asamblea respondió: "¡Amén!" y alabó al Señor. El pueblo obró conforme a esta palabra.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL [Año o Ciclo Ferial: II]
Ant. Mi salvación y mi gloria están en Dios. ( Sal. 61. 8 )
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 61. 6-11:

6 Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la esperanza. 7 Sólo él es mi Roca salvadora, él es mi baluarte: nunca vacilaré.

8 Mi salvación y mi gloria están en Dios: él es mi Roca firme, en Dios está mi refugio.

9 Confíen en Dios constantemente, ustedes, que son su pueblo; desahoguen en él su corazón, porque Dios es nuestro refugio.

10 Los hombres no son más que un soplo, los poderosos son sólo una ficción: puestos todos juntos en una balanza, pesarían menos que el viento.

11 No se fíen de la violencia, ni se ilusionen con lo robado; aunque se acrecienten las riquezas, no pongan el corazón en ellas.
CANTO o ACLAMACIÓN antes del EVANGELIO
I. Leccionario [No oficial]:

Ya el hacha se coloca en la raíz de los árboles; por lo tanto, haz un fruto digno de conversión.

Mt. 3. 10. 8:
10 El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles: el árbol que no produce buen fruto será cortado y arrojado al fuego. 8 Produzcan el fruto de una sincera conversión,
+ EVANGELIO
Si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. (v. 3)*
Lc. 12. 57-59:

57 ¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo? 58 Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel. 59 Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo».
Lc. 13. 1-5:

1 En ese momento se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. 2 Él les respondió: «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? 3 Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. 4 ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? 5 Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera».

Palabra del Señor.