Liturgia AMBROSIANA

LÁUDES : SÁBADO 1

CÁNTICO EVANGÉLICO: Benedictus
Ant.: Ilumina, oh Señor, a los que yacen en la oscuridad * y en la sombra de la muerte.
Lc. 1. 79:

79 para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por el camino de la paz».
Lc. 1. 68-79:

68 «Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su Pueblo, 69 y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de David, su servidor, 70 como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca de sus santos profetas, 71 para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odian. 72 Así tuvo misericordia de nuestros padres y se acordó de su santa Alianza, 73 del juramento que hizo a nuestro padre Abraham 74 de concedernos que, libres de temor, arrancados de las manos de nuestros enemigos, 75 lo sirvamos en santidad y justicia bajo su mirada, durante toda nuestra vida. 76 Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor preparando sus caminos, 77 para hacer conocer a su Pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados; 78 gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente, 79 para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por el camino de la paz».
SALMODIA
I. Cántico del AT: SABIDURÍA 19
ANTÍFONAS:
Ant. 1 [Durante el año] La tierra seca fue vista, * y un camino libre se abrió en el Mar Rojo. (Aleluia)
Ant. 2 [Cuaresma] Si el peso de nuestros pecados nos oprime, * nos haga revivir tu mano derecha.
4 bajo el peso de sus culpas: nuestras faltas nos abruman, pero tú las perdonas.

CANTO DE VICTORIA DEL NUEVO ÉXODO

Sab. 19. 6-12. 22:

6 Porque la creación entera, obedeciendo a tus órdenes, adquiría nuevas formas en su propia naturaleza, para que tus hijos fueran preservados incólumes.

7 Se vio a la nube cubrir el campamento con su sombra y emerger la tierra seca de lo que antes era agua; apareció en el Mar Rojo un camino despejado y una verde llanura, entre las olas impetuosas:

8 por allí paso todo un pueblo, protegido por tu mano, contemplando prodigios admirables.

9 Eran como caballos en un pastizal y retozaban como corderos, alabándote a ti, Señor, su liberador.

10 Todavía recordaban lo que había sucedido en su destierro: cómo los mosquitos, en lugar de reproducirse naturalmente, fueron producidos por la tierra, y cómo las ranas, en lugar de nacer de otros animales acuáticos, fueron vomitadas por el Río en gran cantidad.

11 Más tarde, vieron también un nuevo modo de nacer las aves: cuando, excitados por la gula, ellos reclamaron manjares delicados,

12 para reconfortarlos, subieron codornices desde el mar.

22 Por todos los medios, Señor, tú has engrandecido y glorificado a tu pueblo, y no has dejado de asistirlo en todo tiempo y lugar.
II. SALMOS LAUDATIVOS o SALMOS DE ALABANZA:
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] La verdad del Señor * permanece para siempre. (Aleluia)

8 La hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.

25 pero la Palabra del Señor permanece para siempre. Esta es la Palabra que les ha sido anunciada, la Buena Noticia.

1. HIMNO A LA PROVIDENCIA DE DIOS

Todo ha sido hecho por medio del Verbo.

3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 32. 1-11:

1 Aclamen, justos, al Señor: es propio de los buenos alabarlo. 2 Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas; 3 entonen para él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones.

4 Porque la palabra del Señor es recta y él obra siempre con lealtad; 5 él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor.

6 La palabra del Señor hizo el cielo, y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales; 7 él encierra en un cántaro las aguas del mar y pone en un depósito las olas del océano.

8 Que toda la tierra tema al Señor, y tiemblen ante él los habitantes del mundo; 9 porque él lo dijo, y el mundo existió, él dio una orden, y todo subsiste.

10 El Señor frustra el designio de las naciones y deshace los planes de los pueblos, 11 pero el designio del Señor permanece para siempre, y sus planes, a lo largo de las generaciones.

2. SALMO 116: Invitación universal a la alabanza a Dios

SALMOS RESPONSORIALES Sal. 116:

1 ¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos!

2 Porque es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. ¡Aleluya!
ANTÍFONAS:
Ant. [Durante el año] La verdad del Señor * permanece para siempre. (Aleluia)

8 La hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.

25 pero la Palabra del Señor permanece para siempre. Esta es la Palabra que les ha sido anunciada, la Buena Noticia.
III. SALMO DIRECTO: 94

Invitación a alabar a Dios

Anímense todos los días, mientras dure este "hoy".
13 Antes bien, anímense mutuamente cada día mientras dure este hoy, a fin de que nadie se endurezca, seducido por el pecado.
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 94:

1 ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! 2 ¡Lleguemos hasta él dándole gracias, aclamemos con música al Señor!

3 Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses: 4 en su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas; 5 suyo es el mar, porque él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos.

6 ¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! 7 Porque él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que él apacienta, las ovejas conducidas por su mano.

7 Ojalá hoy escuchen la voz del Señor: 8 «No endurezcan su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el desierto, 9 cuando sus padres me tentaron y provocaron, aunque habían visto mis obras.

10 Cuarenta años me disgustó esa generación, 10 hasta que dije: 'Es un pueblo de corazón extraviado, que no conoce mis caminos'. 11 Por eso juré en mi indignación: Jamás entrarán en mi Reposo».
HIMNOS

Sol ecce surgít ígneus: (LHR: LA-JU-IyIII)

ACLAMACIONES A CRISTO, EL SEÑOR
Apoc. 1. 8:

8 Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso.
Apoc. 2. 23:
23 y haré morir a sus hijos. Así sabrán todas las Iglesias que yo conozco íntimamente los sentimientos y las intenciones. Y retribuiré a cada uno según sus obras.
Apoc. 3. 14. 19. 20. 21:

14 Escribe al Ángel de la Iglesia de Laodicea: «El que es el Amén, el Testigo fiel y verídico, el Principio de las obras de Dios, afirma: 19 Yo corrijo y reprendo a los que amo. ¡Reanima tu fervor y arrepiéntete! 20 Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos. 21 Al vencedor lo haré sentar conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono”.

Invitación: A Cristo, el Cordero sacrificado, que ahora vive en la gloria del Padre y recibe la alabanza y el honor de todas las creaturas, se eleva nuestra voz.

Ant.: Kyrie Eléison

1. Jesús, Tú que eres el Amén, el Testigo fiel, el Principio de la creación de Dios, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison

2. Tú que eres el Alfa y el Omèga, el que es, quién era y quién es, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison

3. Tú, que escudriñas los afectos y pensamientos de los hombres, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison

4. Tú, que regañas y corriges a los que amas, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison

5. Tú, que estás a nuestra puerta y llamas, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison

6. Tú, que has vencido y te has sentado en el trono junto al Padre, Kyrie eleison.

|>>| Kyrie Eléison