Liturgia AMBROSIANA

VÍSPERAS : 31 de MAYO

RITO de la LUZ
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 17. 29. 30a:

29 tú eres mi lámpara, Señor: Dios mío, tu iluminas mis tinieblas.

30 Contigo puedo asaltar una muralla; con mi Dios, puedo escalar cualquier muralla.
SALMODIA
I. Salmo 112
ANTÍFONAS:
Ant. A ti la alabanza, Virgen, porque que en tu vientre santo * has traído al Salvador del mundo. Aleluya
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 112:

1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor, alaben el nombre del Señor. 2 Bendito sea el nombre del Señor, desde ahora y para siempre. 3 Desde la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el nombre del Señor.

4 El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo. 5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que tiene su morada en las alturas, 6 y se inclina para contemplar el cielo y la tierra?

7 Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, 8 para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo; 9 él honra a la mujer estéril en su hogar, haciendo de ella una madre feliz.
II. Salmo 133
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 133:

1 Canto de peregrinación. Bendigan al Señor, ustedes, que son sus servidores, los que pasan en la Casa del Señor las horas de la noche.

2 Eleven las manos al Santuario y bendigan al Señor.

3 El Señor que hizo el cielo y la tierra los bendiga desde Sión.
III. Salmo 116
SALMOS RESPONSORIALES Sal. 116:

1 ¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos!

2 Porque es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. ¡Aleluya!
ANTÍFONAS:
Ant. A ti la alabanza, Virgen, porque que en tu vientre santo * has traído al Salvador del mundo. Aleluya
CÁNTICO EVANGÉLICO: Magníficat
Ant.: "Todos los pueblos me dirán bendita, * porque el Señor miró la humildad de su servidora". Aleluya
Lc. 1. 48:

48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz,
Lc. 1. 46-55:

46 María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, 47 y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, 48 porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, 49 porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! 50 Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. 52 Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. 53 Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, 55 como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre».