[687] CATIC: CATECISMO de la IGLESIA CATÓLICA

PARTES: 1234<<<686<<<>>>688>>> * PARALELOS: 1243
687“Nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1 Cor. 2, 11). Pues bien, su Espíritu que lo revela nos hace conocer a Cristo, su Verbo, su Palabra viva, pero no se revela a sí mismo. El que “habló por los profetas” (Symbolum Nicaenum-Constantinopolitanum: DS 150) nos hace oír la Palabra del Padre. Pero a él no le oímos. No le conocemos sino en la obra mediante la cual nos revela al Verbo y nos dispone a recibir al Verbo en la fe. El Espíritu de verdad que nos “desvela” a Cristo “no habla de sí mismo” (Cf. Jn. 16, 13). Un ocultamiento tan discreto, propiamente divino, explica por qué “el mundo no puede recibirle, porque no le ve ni le conoce”, mientras que los que creen en Cristo le conocen porque él mora en ellos (Jn. 14, 17).
Textos bíblicos de: 687.

♪♫ * 1 Cor. 2, 11
11 ¿Quién puede conocer lo más íntimo del hombre, sino el espíritu del mismo hombre? De la misma manera, nadie conoce los secretos de Dios, sino el Espíritu de Dios.
* * *
♪♫ * Jn. 16, 13

13 Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.
* * *
♪♫ * Jn. 14, 17
17 el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.
* * *
PARTES: 1234<<<686<<<>>>688>>>